Historias de motivación: Tony Robbins

Tiempo de lectura: 2'

Es muy probable que hayas oído hablar de Tony Robbins, de sus seminarios de crecimiento personal o de sus libros best sellers. Pero es muy probable que no conozcas su propia historia de superación…

Una infancia muy complicada

Tony nació el 29 de febrero de 1960 (año bisiesto, sí) en California y su nombre original era Anthony J. Mahavorick. Sus padres se divorciaron cuando él tenía 7 años y su madre se volvería a casar hasta tres veces, siendo uno de sus maridos Jim Robbins, un jugador de béisbol semi-profesional (que fue lo que motivó que Tony cambiase su apellido original por Robbins).

Como es fácil de imaginar, las inestables relaciones sentimentales de su madre así como su constante consumo de alcohol y drogas crearon un entorno caótico para Tony y para sus dos hermanos menores (Marcus y Tara).

Como hermano mayor, Robbins tuvo que madurar a marchas forzadas para encargarse de muchas de las tareas de las que nadie se encargaba en su desestructurada familia.

Por ejemplo, Robbins tendría que encargarse de hacer la compra todas las semanas para asegurarse de que hubiese comida en casa. También tenía que preparar la comida cuando volvía el colegio, porque si no ni él ni sus hermanos comían.

Llegó un momento en el que Robbins tuvo que trabajar en varios sitios a la vez para pagar facturas… y sin ni tan siquiera tener coche para poder desplazarse de un trabajo a otro, tenía que pasar largos períodos en autobus.

La edad adulta: un comienzo traumático

A los 17 años las diferencias entre Tony y su madre desembocaron en que su madre le echase de la casa. Aún así, Robbins se mudó a un apartamento cercano para poder ayudar a sus hermanos.

En esa situación no es sorprendente que Tony Robbins no fuese a la universidad, sino que tuviese que trabajar en distintos empleos no cualificados y sobrevivir como pudiese.

Con 19 años, Robbins se encontró con sobrepeso, sin dinero y atrapado en una relación que no quería tener pero que necesitaba para poder salir adelante financieramente.

Ese fue el momento de tocar fondo que necesitaba para coger tomar medidas y cambiar su vida.

Llegó a la conclusión de que la única forma de salir de esa situación era por sí mismo y, tras escuchar la historia de un amigo de su padre, Robbins ahorró el salario de una semana entera y se apuntó a un seminario de Jim Rohn.

Durante el evento, Robbins se acercó a Rohn para preguntarle si podría trabajar para él. Y quiso la suerte que Jim aceptase.

Tony Robbins

Un camino fulgurante

Tony comenzó a dedicarse con pasión a vender seminarios de Jim Rohn y, tras ganarse su confianza, incluso a ser el organizador de muchos de sus eventos.

Expuesto a dichos eventos y gracias a su trabajo, Tony llegaría a ser millonario a los 26 años. Impresionante, ¿no crees? Y poco después, se separará para crear su propia marca individual

Y, desde entonces, Tony Robbins ha creado múltiples negocios y programas y publicado multitud de libros que han sido un éxito de masas. Ha tenido la oportunidad de trabajar con líderes como Oprah Winfrey, Nelson Mandela, Gorbachov, tres presidentes de los Estados Unidos e incluso la Madre Teresa.

A fecha de este post, se estima que su fortuna ronda los 600 millones de dólares. Nada mal para un niño nacido en una familia humilde y disfuncional que tuvo que encontrar su propio camino. ¡Bravo por ti, Tony!

Si quieres leer más sobre Tony, puedes leer otro post aquí.

¨Nuestras creencias tienen el poder de crear y de destruir. Los seres humanos tenemos la increíble habilidad de darle significado a nuestras experiencias de tal modo que pueden hundirnos o pueden salvarnos¨. Tony Robbins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.