Los tres tipos de riqueza de Chris Martenson

Tiempo de lectura: 2'

En este post me gustaría introducir los tres tipos de riqueza que explica el autor norteamericano Chris Martenson en su libro The Crash Course (link de afiliado).

Esta clasificación puede resultar útil a la hora de diseñar nuestra estrategia de inversión. Veamos los tres tipos:

Riqueza primaria

Se trataría de los recursos naturales tales como el agua, las tierras de cultivo, los bosques, las canteras o los yacimientos metalíferos. Es decir, cosas que tienen valor en sí mismas.

Los bienes inmuebles encajarían también en esta categoría ya que tienen valor en sí mismos al satisfacer una necesidad básica de los seres humanos: la vivienda.

En la antigüedad ésta era prácticamente la única clase de riqueza que existía: las personas más ricas eran las que poseían la tierra.

Riqueza

Riqueza secundaria

Nos referimos ahora a todo aquello que permite transformar la riqueza primaria. Antiguamente, la principal forma de transformar la materia prima era el trabajo humano o animal (a salvo de excepciones, como los molinos). Con la revolución industrial todo cambia.

Así ejemplos que encajarían en esta categoría serían un aserradero que permite transformar la madera de los árboles en vigas o muebles, o una fábrica que permita producir ropa a partir de algodón.

Fijaros que una clave de la riqueza secundaria es que no puede existir sin que exista antes riqueza primaria, de la que deriva.

Riqueza terciaria

Sería aquélla que representa un ¨derecho¨ sobre la riqueza primaria o la riqueza secundaria:  las acciones representan una parte del capital de una sociedad. A su vez, la sociedad puede ser dueña de riqueza primaria (viviendas) o de riqueza secundaria (una fábrica).

También encajaría en esta categoría el propio dinero que no tiene valor en sí mismo, pero que permite comprar riqueza primaria, secundaria o terciaria.

Según el autor, la principal peculiariedad de la riqueza terciaria es que, cuando se producen crisis financiera, es la que más sufre.

Después de una crisis siguen existiendo los mismos bosques y las mismas minas. O las mismas factorías y las mismas casas (aunque su valor haya disminuido). Pero gran parte de la riqueza terciaria desaparece.

Otros tipos de riqueza

En mi opinión la clasificación que hace Chris no es exhaustiva ya que existen otros  que surgen como resultado de la actuación del hombre pero que no requieren la existencia de riqueza primaria.

La primera es el arte. Para que el arte tenga valor requiere una actuación humana tanto en el momento de su producción como en el de su apreciación pero no requiere riqueza primaria (más allá de los propios materiales que hagan falta). No hay duda de un cuadro de Picasso es riqueza, pero no produce nada más allá de un sentimiento de satisfacción cuando se observa.

Pero es que en la actualidad, tenemos otra categoría que se podría denominar cuaternaria: la información y la tecnología. Algunos ejemplos serían el algoritmo de búsqueda de Google. O los derechos de propiedad industrial o intelectual. O las páginas web.

¿Y las criptomonedas? Pues no sé qué deciros, francamente. Las criptomonedas en sí quizás sean terciaria pero la tecnología subyacente sería cuaternaria.

Riqueza

Conclusión

Con independencia de lo completa que sea la clasificación de Chris Martenson, la lección a extraer es clara: hay ciertos tipos de riqueza (primaria y secundaria) que aguanta mejor las crisis financieras que otros (terciaria). Así que quizás sea prudente no tenerlo todo en activos financieros.

¨El que pierde la riqueza pierde mucho, y el que pierde un amigo pierde más, pero el que pierda su valor, lo pierde todo¨. Miguel de Cervantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.