Tipos de activos

Tiempo de lectura: 11'

En este post vamos a enumerar las clases de activos en los que podemos invertir y sus principales ventajas e inconvenientes. De este modo, tendréis una idea de en qué tipo de activo os gustaría especializaros.

Activos financieros

Por activos financieros nos referimos a aquéllos activos que no tienen valor en sí mismo, sino que tienen valor por lo que representan (lo que se denomina el activo subyacente). Pongamos un ejemplo, para que se entienda mejor: una casa o una moneda de oro tienen valor en sí mismo, son objetos deseables en sí mismo. Una acción, por el contrario, no tiene valor de por sí, sino porque representa una parte del capital de una empresa. Lo mismo ocurre con un bono o una obligación, tienen valor porque representan una parte de una deuda. Existen multitud de activos financieros (enumeraremos los principales en un post futuro) y sus principales ventajas e inconvenientes son los siguientes:

Ventajas:

(i) Importe pequeño de inversión: Es muy sencillo comenzar a invertir en activos financieros porque hay muchos y algunos son muy baratos. Podemos comprar acciones por unos pocos euros.

(ii) Liquidez: Por liquidez nos referimos a la facilidad que existe para vender un activo. La mayor parte de activos financieros cotizan en mercados regulados (como la bolsa) por lo que venderlos es tan sencillo como darle un click de nuestro ratón.

(iii) Nulo tiempo de dedicación una vez comprados: Puedes comprar un activo financiero y olvidarte totalmente de gestionarlo. El precio seguirá variando y se pagarán los intereses o dividendos tanto si te pones a comprobar el precio del activo como si no.

(iv) Multitud de especialistas de los que aprender: Existen multitud de profesionales y expertos que invierten en activos financieros, con distintos enfoques de inversión y con muchísimos cursos disponibles.

(v) Bajos impuestos: Cuando compres un activo financiero no vas a tener que pagar IVA o AJD como cuando compras bienes inmuebles, por ejemplo. No obstante, ten en cuenta que si luego los vendes ganando dinero, entonces sí tendrás que tributar.

Inconvenientes:

(i) Volatilidad: Por volatilidad nos referimos a la variación del precio en un cierto período. El precio de un activo financiero puede variar mucho de un día para otro, puede subir y bajar muy rápido (especialmente en una crisis). Esta volatilidad hace que muchas veces sea muy complicado mantener el autocontrol y no dejarse llevar por las emociones como, por ejemplo, el pánico ante una gran caída.

(ii) Mercados muy profesionalizados: Como hemos mencionado anteriormente, existen multitud de profesionales cuyo único objetivo es invertir en activos financieros y que cuentan para ello con medios muy sofisticados. Esto implica que la competencia es feroz y, normalmente, es necesario alcanzar un alto grado de especialización para tener éxito.

(iii) Limitada capacidad de apalancamiento y a corto plazo: Es muy difícil obtener financiación para invertir en activos financieros. Además, cuando consigues esa financiación, nunca es por un gran porcentaje de la inversión (normalmente no más del 50%) y se exige que se aporten garantías si el precio baja por debajo de un cierto nivel (lo cual es relativamente frecuente dada la alta volatilidad). Además, los plazos de financiación no son largos.

(iv) Altas comisiones: Normalmente la inversión en activos financieros implica el pago de comisiones por cada operación (cuando compras y cuando vendes) y comisiones de mantenimiento o custodia (comisiones que pagas porque tienes los activos, por el mero hecho de tenerlos).

(v) Ausencia de control sobre el activo: Cuando compras activos financieros como pequeño inversor no tienes control alguno sobre el activo subyacente: eres dueño de una acción pero no controlas la empresa. O eres dueño de un bono pero no controlas lo que se acuerda entre los bonistas y la empresa (o el país). Imagínate que hubieses tenido bonos griegos mientras se negociaba el rescate de Grecia, acciones de Lehman Brothers en 2008 o acciones de Bankia antes del rescate… No hubieras podido hacer nada salvo vender a pérdida o aceptar el acuerdo que alcanzaron otros sin contar contigo.

(vi) Activo que no es “real” o “riesgo de contrapartida”: Ya que el activo financiero no existe en sí mismo a lo que te da derecho es a exigir que alguien haga algo en función de lo que determine la ley o un contrato. Así, por ejemplo, un bono te otorga el derecho a exigir que te paguen un interés y una acción a que se vote de una determinada manera en una junta de accionistas. Si no se cumple, porque alguien no quiere, porque hay un desacuerdo o porque hay un cambio legal, tu única alternativa es poner una demanda.

Activos Financieros

Bienes inmuebles (o bienes raíces)

Por bienes inmuebles nos referiremos a apartamentos, estudios, casas, plazas de garaje, terrenos… Existen diferencias entre unos y otros pero todos tienen ciertas ventajas e inconvenientes:

Ventajas:

(i) Menor volatilidad: Por comparación con los activos financieros, la volatilidad (como decíamos, lo que cambian los precios en un cierto período) de los bienes inmuebles es mucho menor. Si piensas en la crisis inmobiliaria que tuvo lugar en España a partir de 2007, los precios cayeron en torno a un 30% o un 35% y eso a lo largo de varios años. La mayor caída de la historia del IBEX 35 (el principal indicador bursátil de España) tuvo lugar el 24 de junio de 2016 (día después del Brexit) en el que la bolsa cayó un 12,35% ¡en un sólo día!

(ii) Necesidad básica: Una gran parte de los bienes inmuebles están destinados a satisfacer una necesidad básica (la de vivienda habitual en el caso de apartamentos o casas y la de producción agrícola o pecuaria en el caso de terrenos). Esto implica que siempre habrá un mínimo de demanda.

(iii) Alta capacidad de apalancamiento y a largo plazo: Cumpliendo unas condiciones mínimas es relativamente sencillo obtener una hipoteca por un importe del 80% del precio de compra y plazos de hasta 30 años. De hecho, a fecha de este post en España, existe la posibilidad de comprar apartamentos que pertenecen a los bancos con hipotecas de hasta el 90% del precio de compra y plazos de 40 años.  😛

(iv) Control: Si eres dueño de un bien inmueble y pasa algo, tienes una amplia capacidad de maniobra. Si tienes una casa alquilada y se te va el inquilino, puedes poner la casa en alquiler a un precio inferior, hacer mejoras para intentar alquilarlo a un precio mayor o alquilarlo por días, por ejemplo.

(v) Activo real: Un bien inmueble es un bien tangible, que existe. Por supuesto eso no quiere decir que no te lo puedan embargar o que el país no se pueda volver comunista de un día para otro, pero sabes que, en general, el bien seguirá siendo tuyo sin que nadie tenga que cumplir su parte del trato (como en los activos financieros).

Inconvenientes:

(i) Muy alto importe de inversión: El principal inconveniente de estos activos es su alto precio, que es muy superior a, por ejemplo, el de los activos financieros. Esto hace que comprar un bien inmueble sea mucho más difícil que comprar una acción o un bono.

(ii) Poca liquidez: Vender un bien inmueble es un procedimiento que lleva tiempo, no es algo inmediato, ya que el comprador no tiene (normalmente) todo el dinero que necesita para pagarte el precio de venta y necesita obtener una hipoteca. Y hay que firmar ante Notario e inscribirlo en el Registro de la Propiedad. Todo ello lleva tiempo. Y puede resultar especialmente difícil en períodos en los que los bancos no otorgan financiación.

(iii) Altos impuestos y costes para la adquisición (y la venta): La compraventa de bienes inmuebles está sujeta a unos impuestos muy altos. Por ejemplo, en España, si compras vivienda nueva tienes que pagar IVA y AJD y si compras una vivienda de segunda mano, pagarías ITP. Si además compras con una hipoteca, también tienes que pagar el AJD. Súmale costes como la tasación, la agencia, etc. Y cuando vendas tendrás que pagar el impuesto de plusvalías. Analizamos todos estos costes con detalle en este post.

(iv) Alto tiempo de gestión: Gestionar un bien inmueble lleva tiempo, no es como comprar una acción, de la que te puedes olvidar. Hay que realizar reparaciones, gestiones, pagar impuestos, surgen pequeños problemas en el día a día.

Inversiones

Negocios

Por negocios nos referimos a ofrecer determinados productos o servicios a los clientes en la forma tradicional (por distinguirlos de los negocios online que vienen a continuación). Las principales ventajas e inconvenientes son los siguientes:

Ventajas:

(i) Control: Al empezar tu propio negocio tienes la capacidad de hacer lo que creas oportuno (siempre que cumplas la ley, ¡claro!). Tu grado de control es altísimo.

(ii) Activo real: En negocio es un activo real, es algo que existe. Una franquicia, una tienda, un restaurante son activos tangibles.

(iii) Mayor capacidad de obtener ganancias: Si miras el último listado de Forbes de las diez personas más ricas del mundo podrás ver que nueve de ellas lo son gracias a que han montado un negocio: Bill Gates (Microsoft), Jeff Bezos (Amazon), Amancio Ortega (Inditex), Mark Zuckerberg (Facebook), Carlos Slim (distintos negocios principalmente telecomunicaciones), Larry Ellison (Oracle), los hermanos David y Charles Koch (Koch Industries) y Michael Bloomberg (Bloomberg). Solamente uno de los diez más ricos del mundo lo ha conseguido con activos financieros (Warren Buffet).

Inconvenientes:

(i) Alto importe de inversión: El importe de inversión dependerá del tipo de negocio pero suele ser un importe elevado (por lo general menor que el de los bienes inmuebles pero muy superior al de los activos financieros o los metales preciosos).

(ii) Alto riesgo: Es común escuchar que de cada 10 negocios que empiezan, 9 fracasan antes del quinto año. Sea como fuere, lo cierto es que para que un negocio funcione bien es necesaria una gran capacidad de gestión y que funcionen muchos aspectos a la vez por lo que el riesgo de hacerlo mal es muy alto.

(iii) Muy poca liquidez: No es fácil vender un negocio ya que es necesario encontrar a otra persona que, o bien esté interesada en desarrollar el mismo negocio, o bien sea un competidor que se quiere expandir o que está muy interesado en algunos aspectos de tu negocio por el motivo que sea. Y el proceso de venta normalmente implica una fase de análisis (due diligence) bastante compleja ya que el comprador necesita entender todos los aspectos antes de realizar la compra.

(iv) Muy alto tiempo de gestión: Sin ningún tipo de duda los negocios son el activo que requieren mayor tiempo de gestión. Tanto que a veces puede decirse que el negocio posee al propietario y no al revés.  😥

(v) Muy limitada capacidad de endeudamiento: Especialmente, en los momentos iniciales, dado el alto nivel de riesgo, resulta muy complicado obtener financiación bancaria, debiendo acudir a otras fuentes de financiación tales como préstamos personales, subvenciones, crowfunding, crowdlending, fondos de capital,  business angels… Y, en particular, estas dos últimas fuentes de financiación, implican una pérdida sustancial de control sobre el negocio ya que nos imponen condiciones.

Negocios online

Nos referimos a los negocios que se desarrollan a través de internet. Por ejemplo, si alguna vez consigo ganar algo de dinero con este blog o vendiendo productos o servicios a través de la web, sería un negocio online. Son básicamente iguales que los negocios pero con la ventaja de que requieren una menor inversión en dinero así que no nos extenderemos mucho más por ahora.

Negocios

Metales preciosos

Por metales preciosos nos referiremos fundamentalmente al oro y a la plata física, monedas y lingotes. Por favor tened en cuenta que los contratos de futuros o derivados sobre negocios o incluso las acciones mineras no son metales preciosos sino activos financieros cuyo activo subyacente son el oro, la plata o una empresa. Es una distinción muy importante. También vamos a dejar fuera otros metales preciosos como el platino o el paladio ya que sus mercados son muy particulares. Las principales ventajas e inconvenientes del oro y la plata física son los siguientes:

Ventajas:

(i) Activo real: El oro y la plata son activos reales con un valor intrínseco reconocido en todo el mundo. Además son activos reales relativamente escasos (la única forma de producir más es extraerlo en minas) y que han jugado el papel de dinero durante gran parte de la historia. Puedes leer un poco sobre su historia en este post.

(ii) Inversión pequeña: Actualmente se puede comprar una moneda de una onza de plata por unos 20 euros. Para una onza de oro sí que tenemos que destinar cantidades más sustanciales (unos 1.200 euros a fecha de este post) pero siempre puedes comprar cantidades menores como una moneda de 1/50 de onza (unos 55 euros).

(iii) Poco grado de dedicación: Una vez que has comprado oro o plata no hay necesidad de hacer nada salvo almacenarlo.

(iv) Transportable: Esta es una de las ventajas del oro y la plata. Si se produce alguna situación dramática, como una guerra, puedes llevarte contigo el oro y la plata (¡siempre que no tengas demasiado claro!) mientras que no puedes llevarte los bienes inmuebles o los negocios por ejemplo.

Inconvenientes:

(i) No es un activo productivo. La inversión en oro y plata no puede ser una inversión productiva. El oro y la plata no producen ni intereses ni rendimiento alguno. Lo único que se puede hacer con ellos es una inversión especulativa o una inversión defensiva. Si quieres saber más sobre los tipos de inversiones, consulta este post.

(ii) Alta propensión a la manipulación: el oro y la plata, por su papel histórico como dinero, juegan un rol relativamente importante. Así, por ejemplo, cuando una moneda se debilita (normalmente por políticas deficitarias o por una gran impresión de dinero), muchos inversores tienden a refugiarse en el oro y, en menor medida, la plata. Dado que, una de la finalidad de los bancos centrales es mantener el poder adquisitivo del dinero, son sensibles a la evaluación del precio de oro (cuanto más caro el oro, más débil es la moneda si bien esto era más importante con el patrón oro o Bretton Woods). Esto puede llevar a intervenciones estatales tales como la prohibición de poseer oro físico que se impuso a los ciudadanos en Estados Unidos en 1933.

(iii) Necesidad de almacenarlo: un gran problema de los metales preciosos es la necesidad de almacenarlo de forma segura. Por ahora no entraremos en detalles pero si te puedo adelantar dos consejos: yo no lo almacenaría en un banco (por cuestiones históricas, ya lo veremos) ni en mi propia casa (por seguridad). Usa tu imaginación.

(iv) Nula capacidad de endeudamiento: Es prácticamente imposible obtener financiación bancaria para comprar oro o plata (salvo que pidas un préstamo personal y lo utilices para eso).

Y recientemente ha surgido un nuevo tipo de activo: las criptomonedas.

El principal problema de los inversores -e incluso su mayor enemigo- suele ser él mismo”. Benjamin Graham