La crisis en Islandia

Una de las crisis soberanas más peculiares que tuvo lugar en 2008 fue la de Islandia. Y fue muy peculiar por varios motivos. Veamos brevemente en este post cuál fue el origen de la crisis, su desarrollo y sus consecuencias.

Origen de la crisis en Islandia

El origen de la crisis en Islandia fue la combinación de, por un lado, la actuación de los principales bancos, y por otro lado, la desregulación financiera.

Así, los bancos islandeses, deseosos de aumentar sus ganancias, se dieron cuenta de que los tipos de interés en Estados Unidos o la UE eran mucho más bajos que en Islandia, por lo que podían emitían enormes cantidades de deuda a corto plazo en moneda extranjera, que luego convertían en coronas islandesas para prestársela a los ciudadanos islandeses.

Esta deuda se destinó a financiar:

    • los sectores económicos tradicionales islandeses: el aluminio y la pesca;
    • el mercado inmobiliario, facilitado por el hecho de que, en 2004, el gobierno islandés autorizó que las hipotecas alcanzasen el 90% del valor de tasación de las propiedades; y
    • el mercado de capitales, en el que los bancos se dedicaron a comprar acciones de otros bancos y a financiar la compra de sus propias acciones.

El resultado inmediato fue la creación de burbujas inmobiliarias y bursátiles de proporciones épicas.

Ejemplo de la burbuja inmobiliaria fue que la deuda doméstica de los ciudadanos islandeses pasó de casi 800 millones de coronas islandesas en 2001 a 1.900 millones en 2008 .

Y ejemplo de la burbuja bursátil fue que, entre 2003 y 2007, la bolsa islandesa multiplicó su valor por 9. Por comparación, la bolsa americana únicamente duplicó su valor en ese período.

Pero hubo otros efectos. En 2006 la familia islandesa media era tres veces más rica de lo que era en 2003. Esto provocó no solo que aumentase la inversión en activo financieros e inmobiliarios, como ya he visto, sino que también disparó el consumo.

Siendo Islandia un país con un tamaño similar a Corea del Sur pero con una población de unos 340.000 habitantes (lo mismo que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en España), los islandeses no tenían más remedio que importar. Así el déficit exterior pasó del 0% en 2003 al 30% del PIB en 2006. Y la deuda externa pasó de 731.698 millones de coronas en 2001 a 9.778.471 millones en 2008, un incremento de 13 veces en un período de solo 7 años.

Crisis en Islandia

Todo esto provocó inflación, con lo que el Banco Central Islandés se vio forzado a realizar fuertes subidas de los tipos de interés (del 9 al 12,75% en 2006).

Para agravar la situación, al ser los tipos de interés tan altos en Islandia, algunos bancos islandeses decidieron captar depósitos en otros países, algo sencillo al poder ofrecer a sus clientes unos tipos de interés mucho mayores que los que podían ofrecer sus bancos locales.

Lehman Brother lo revienta todo

Así pues, mientras funcionaban bien el crédito interbancario, los bancos islandeses no tenían demasiados problemas para renovar sus deudas a corto plazo en moneda extranjera.

Pero, cuando en 2007, comienza la crisis de liquidez, los bancos islandeses no pueden refinanciar sus deudas en divisa extrajera por lo que tienen que pedir coronas al banco central islandés y cambiarlas por euros, dólares y demás, lo cual provoca una depreciación brutal de la corona, hasta el punto de que en marzo de 2008 ésta había perdido el 30% de su valor con respecto al euro.

El banco central islandés continúa aumentando los tipos de interés hasta llegar al 15% en septiembre de 2008 en un intento de controlar la situación. Pero, cuando quiebra Lehman Brothers el 15 de septiembre de 2008, el pánico se extiende por todos los mercados financieros y comienza la debacle.

Glitnir Bank

El tercer mayor banco islandés fue el primero en colapsar. Estaba teniendo problemas para refinanciar su deuda a corto plazo por importe de 1.400 millones de euros y, una vez quebrada Lehman Brothers, la refinanciación se convierte en misión imposible.

El 29 de septiembre de 2008 el gobierno islandés anuncia un plan para nacionalizar el 75% del banco por 600 millones de euros. Pero la nacionalización no tiene lugar porque el banco es intervenido el 8 de octubre para su liquidación.

Landsbanki Bank

Landsbanki Bank era originalmente el Banco Nacional de Islandia, el más antiguo del país y había sido privatizado entre 2001 y 2003.

Entre las actividades de Landsbanski destacaba la captación de depósitos en el Reino Unido a través de la cuenta Icesave. En 2007 sus clientes habían depositado aproximadamente 5.500 millones de libras gracias a sus atractivos tipos de interés.

La nacionalización de Glitnir hizo que cundiese el pánico en el Reino Unido y los clientes comenzaron a retirar sus depósitos en Landsbanki por temor a un contagio. Algo parecido ocurre en los Países Bajos.

El 7 de octubre el gobierno islandés interviene a Landsbanski y declara que darán trato preferencial a los depósitos de los islandeses, rechazándose a pagar a los depositarios extranjeros.

Esto llevó a que el gobierno británico utilizase las disposiciones de la ley antiterrorismo para congelar los activos de Landsbanki en el Reino Unido y a un litigio ante el Tribunal Internacional de La Haya en el que, finalmente, se le dio la razón a Islandia.

Kaupthing Bank

Kaupthing era el mayor banco islandés en 2008, habiendo captado hasta 3.000 millones de libras en depósitos en el Reino Unido a través de su filial, Kaupthing Singer & Friedlander (KSF) que también estaba atravesando problemas financieros.

A la luz de estos problemas, el gobierno británico declaró a KSF en suspensión de pagos, lo que llevó a que el gobierno islandés tuviese que intervenir el banco el día 9 de octubre de 2008.

Como vemos, el gobierno islandés iba a un rescante de banco por día… se estima que, en el momento de la crisis, el tamaño de los tres bancos rescatados representaba 10 veces más que el PIB de todo el país. Un rescate era imposible.

Consecuencias inmediatas

La bolsa islandesa se vio obligada a suspender la cotización de seis entidades financieras el propio 6 de octubre y de toda la bolsa el día 9. Cuando volvió a abrir el 14 de octubre, el principal índice el OMX Iceland 15 había perdido un 77%.

La moneda islandesa sufrió una devaluación épica y pasó de cambiarse 131 coronas por un euro a 340 coronas por un euro. El Banco Central Islandés prohibió la compra de divisa extranjera a partir del 10 de octubre. Sus reservas en divisa extranjera era 32 veces inferior a la deuda externa. La situación era tan grave que incluso se habló de que Islandia adoptase el euro como moneda.

Y es que, en relación con el tamaño de la economía islandesa, la quiebra de los bancos es la mayor experimentada nunca en la historia.

Crisis en Islandia

Salida de la crisis

En noviembre de 2008, el Fondo Monetario Internacional proporciona una línea de crédito extraordinaria por importe de 2.100 millones de dólares (alrededor del 3% de la deuda externa islandesa), que permitía hacer frente a los compromisos de pago en divisa extranjera a corto plazo y estabilizar el valor de la corona. Además se imponen fuertes controles monetarios para evitar la fuga de capitales.

El Producto Interior Bruto cayó casi un 10% entre 2008 y 2010. El paro se triplicó hasta alcanzar el 4%. Hubo disminuciones de salario y también de jornada. Cientos de negocios se fueron a la quiebra.

Pero a partir de 2010 Islandia comenzó a repuntar por dos motivos fundamentales: la devaluación de la corona hizo su economía más competitiva y el turismo se triplicó (favorecido por la depreciación de la corona).

Otro de los aspectos destacable de esta crisis fue que Islandia juzgó a muchos de los banqueros implicados en la crisis e incluso al Primer Ministro Geir Haarde. En total Islandia ha condenado a prisión a 29 banqueros y ha declarado culpable a su Primer Ministro de no haber reunido a su consejo de ministros para asuntos importantes. Una ofensa menor que no conlleva prisión, pero un ejemplo de democracia que no existe en otros países.

Conclusión

La crisis en Islandia fue excepcional por varios motivos:

1.- Por lo rápido que se montó la situación de burbuja (en 5 años, entre 2003 y 2008).

2.- Por la magnitud del problema (el tamaño de los bancos antes de la quiebra era de 10 veces el PIB de todo el país).

3.- Por el hecho de que se dejó quebrar a los bancos en vez de rescatarlo (como se hizo en Irlanda, Grecia o España).

4.- Y porque muchos de los banqueros acabaron en la cárcel.

¨Aunque en el largo plazo la democracia es la forma de gobierno más estable, en el corto plazo es de más frágiles¨. Madeleine Albright.