¿Qué son los ETF?

Tiempo de lectura: 2'

Los ETF (Exchange Trade Funds), o Fondos Cotizados en castellano, se han puesto muy de moda en los últimos años, pero ¿en qué consisten exactamente?

Concepto y principales características de un ETF

Básicamente, un ETF es una mezcla entre un fondo de inversión y una acción cotizada (conceptos ambos que explicamos en este post).

Al igual que un fondo de inversión, un ETF es una ¨cesta¨ de activos financieros que replica el comportamiento de un índice, de ciertas materias primas, de un país, de un sector… lo que se nos ocurra.

Así, los hay referenciados al oro, a bonos corporativos, a bonos ajustados a la inflación, a acciones de un sector o a índices. Si, por ejemplo, queremos invertir en metales preciosos y empresas americanas, lo podemos hacer comprando dos ETFs, uno referenciado al oro y la plata y otro referenciado a empresas americanas de capitalización media. Aquí os dejo un ejemplo  de un ETF referenciado a una serie de empresas españolas.

Además, por analogía con las acciones, las participaciones de un ETF cotizan en bolsa permitiendo determinar su precio en cada momento (mientras que en un fondo de inversión el precio se determina únicamente al final de la sesión bursátil).

ETF

Diferencias entre el precio de un ETF y el índice

A veces pueden haber diferencias entre el precio de un ETF y el índice que replica. Por ejemplo, un ETF que replique al Ibex 35 deber tener acciones del Banco Santander. Pero no necesariamente las acciones del Santander que coticen en la bolsa española, sino que puede tener acciones del Santander que coticen en dólares en Estados Unidos. O puede tener un futuro u opciones sobre dichas acciones.

Otro motivo por el que el precio puede ser distinto es lo que ocurra con los dividendos (los ETFs referenciados a acciones van a recibir dividendos). Dependiendo de la política que se haya establecido, dichos dividendos serán reinvertidos o distribuidos y afectará al precio o no.

Un último concepto: el valor liquidativo

El valor liquidativo sería cuánto correspondería a cada titular de un ETF si se vendiesen todos los activos y se distribuyese el dinero. Ya que el precio lo determina el mercado mediante la oferta y la demanda, a veces pueden existir diferencias temporales entre el precio y el valor liquidativo.

No obstante, estas diferencias suelen desaparecer muy rápidamente (por el arbitraje realizado en operaciones de negociación de alta frecuencia, por ejemplo).

Conclusión

Los ETFs son instrumentos que permiten combinar las ventajas de las acciones cotizadas y de los fondos cotizados, otorgando al inversor una gran flexibilidad a la hora de diseñar su cartera de inversión. Son una muy buena opción para los inversores en activos financieros que tengan claro dónde quieren invertir y dónde no.

¨Invertir debería ser como dejar secar la pintura o ver secar el césped. Si quieres emociones, coge tu dinero y vete a Las Vegas¨. Paul Samuelson, economista estadounidense.