Puntos a considerar al visitar una casa para comprar

Tiempo de lectura: 4'

Hace poco un amigo me ha preguntado qué debería hacer cuando vaya a visitar una casa que podría interesarle para comprar. Lo cierto es que la respuesta a esa pregunta no es una ciencia exacta pero os voy a contar lo que hago yo y porqué, por si os resulta de utilidad.

Antes de la visita

Antes de visitar una casa es buena idea hacerte una idea de cuáles son los precios medio por metro cuadrado de viviendas similares en esa zona. Si la vivienda es más cara deberá tener mejoras que lo justifiquen. Si es más barata es probable que vayas a tener que realizar algunas obras.

Además, yo suelo ir 15 minutos antes de lo previsto y me doy un paseo explorando el barrio: medios de transporte cercanos, farmacias, supermercados, bares, restaurantes, gimnasio…

Visitar una casa en el momento adecuado

Es importante encontrar el momento adecuado para la visita. Pero… ¿cuál es el momento adecuado?

Pues muchos agentes inmobiliarios el mejor momento para visitar una casa es durante el día para poder valorar el tráfico o el ruido. Pero yo creo que la visita durante el día es la que le conviene a los agentes porque es cuando trabajan y porque hay más luz y se ve todo más bonito.

Yo propongo visitar la vivienda al final del día por dos motivos fundamentales:

1.- Porque la mayor parte del tiempo que vas a pasar en la vivienda no va a ser durante el día

Normalmente durante el día no estarás en casa porque estarás trabajando o haciendo algo en la calle. Es mejor asegurarte de que te gusta la vivienda durante su momento más sombrío.

Esto es especialmente importante para ver si una casa exterior es ruidosa por la noche o una casa interior es de verdad luminosa o no.

2.- Porque verás el barrio en su peor momento

Cuando sales por la mañana a trabajar hay mucha gente por la calle pero… ¿qué va a pasar si vuelves tarde a casa?

A lo mejor hay una discoteca cercana y hay borrachos deambulando alrededor de la casa (o incluso haciendo pis en el portal). O hay un club de señoritas del que no te habías percatado. O simplemente hay gente sospechosa trapicheando. Este punto es especialmente importante si eres una mujer joven que está comprando para vivir sola.

Y también porque es probable que sea por la noche cuando necesites cosas del barrio. El supermercado de la esquina, ¿abre hasta tarde? ¿Y la farmacia?

En cualquier caso, sería aún mejor hacer un par de visitas en momentos distintos del día.

La visita con tiempo y acompañad@

Si de verdad tienes interés en comprar una casa, dedícale tiempo a la visita (o si andas muy apretado visítala por lo menos un par de veces). Si vas a la carrera no vas a tener tiempo de ver los pequeños detalles.

Además, intenta acudir acompañado, si es posible, de alguien del sexo opuesto. Porque cuatro ojos ven más que dos y porque los hombres y las mujeres nos fijamos en cosas distintas. Los hombres suelen estar más preocupados por tener un buen salón con una buena televisión y las mujeres le prestan mucha más atención a un buen baño o a un buen armario.

Visitar una casa

¿Qué preguntar durante la visita?

La visita es el momento oportuno para solicitar información sobre la vivienda. Normalmente, yo pregunto al menos lo siguiente:

1.- Información de carácter financiero

Gastos de comunidad, gastos aproximados de agua, gas y luz e impuestos del año pasado (IBI).

2.- Información de carácter técnico

Cuándo se ha hecho la última reforma de la vivienda y qué se ha reformado (con especial hincapié en las tuberías, calefacción e instalación eléctrica).

También información del edificio: Cuándo ha pasado la última inspección técnica el edificio y si existen derramas pendientes. Mucho ojo aquí si te dicen que ya está casi aprobada la instalación de un ascensor porque suele no ser cierto.

3.- Información particular de la casa

¿Es una casa fría en invierno o muy calurosa en verano? ¿Cuál es su orientación? ¿Es ruidosa? ¿Cuánto hace que la casa está en venta?

Una pregunta fundamental que hay que hacer al visitar una casa es quién vive en el piso de encima.  Si es una persona mayor sola es probable que en unos años muera y sus herederos vendan, con lo que habrá reformas. Una pareja joven es probable que tenga hijos en breve. Un piso de estudiantes va a hacer que las noches sean moviditas. Tenlo en cuenta sobre todo si estás comprando para vivir.

También es importante preguntar si ha habido problemas de seguridad en el edificio, tales como robos.

4.- Información sobre el vendedor

Desde cuánto tiempo hace que tiene la casa y porqué vende. Si es un propietario que compró hace poco y vende rápido puede haber algún problema y si es un heredero puede estar más abierto a negociar el precio.

Es habitual también preguntar si el vendedor está dispuesto a negociar el precio. Yo lo pregunto siempre abiertamente.

Conclusión

En mi opinión, esto son los puntos esenciales a considerar al visitar una casa. Pero si la tras la visita tienes interés en hacer una oferta, todavía tienes que hacer muchos deberes empezando por recabar toda la documentación.

¡Ya lo veremos en otro post!

Algunas personas buscan un lugar hermoso. Otras hacen un lugar hermoso”. Hazrat Inayat Khan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.