Invertir cantidades moderadas en inmuebles: plazas de garaje

Tiempo de lectura: 5'

Comprar plazas de garaje es una de las posibilidades que existen para hacer inversiones inmobiliarias invirtiendo cantidades moderadas. Y ojo que algunos las califican como oro inmobiliario así que prestad atención que puede ser interesante.

A priori es posible pensar en dos tipos de inversiones cuando se compran plazas de garaje: especulativa (comprar para vender más caro) o productiva (comprar para alquilar). Recordar que en este blog recomendamos las inversiones productivas así que nos centraremos en ese tipo de inversión.

Ventajas de comprar plazas de garaje frente a  viviendas

El precio

El precio a pagar por comprar una plaza de garaje es sustancialmente inferior al de comprar una vivienda por lo que resulta más fácil reunir el dinero para hacer la inversión (ya sea ahorrando o con financiación ajena). Además, comprar una plaza de garaje puede ser una forma estupenda para superar el miedo de hacer una primera inversión. Asusta mucho menos gastarse 30.000 euros que 300.000 euros. Y si te compras una plaza de garaje para una moto, el importe es todavía inferior.

La financiación

Como consecuencia de que el precio de una plaza de garaje es inferior al de una vivienda, es posible realizar la adquisición sin tener que endeudarse. Esto resultará positivo para aquellas personas con aversión a asumir deudas (ya sabéis que en mi caso soy un partidario de la deuda buena). Comprando sin deuda perdéis dos de las cinco formas de beneficiarse de las inversiones inmobiliarias, pero aún quedan otras tres.

La liquidez

Las plazas de garaje son mucho más líquidas que las viviendas precisamente por los dos motivos anteriores: el precio es muy inferior, por lo que existen más potenciales compradores y, además, no es estrictamente necesario obtener financiación para comprar una plaza de garaje, así que no tienes que ir pidiendo hipotecas y esperar a ver qué te dicen los bancos.

El mantenimiento

El mantenimiento de una plaza de garaje es básicamente pintar de vez en cuando. No hay que cambiar suelos, reparar electrodomésticos y, si el coche golpea la pared… ¡lo que hay que reparar es el coche, no la plaza!

Y en cuanto a gastos, habrá que pagar Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y los gastos de comunidad aunque, al calcularse ambos en función de los metros cuadrados, ambos serán muy inferiores para las plazas de garaje que para las viviendas. 

Plazas de garaje
Flexibilidad de los contratos

Las plazas de garaje no están sujetas a la Ley de Arrendamientos Urbanos como sí lo están las viviendas, por lo que existe una mayor libertad a la hora de establecer los plazos o rescindir el contrato. Todo ello favorece al propietario que desee cambiar de inquilino, que necesite la plaza de garaje para un familiar o que decida vender por el motivo que sea. 

Factores a tener en cuenta al comprar plazas de garaje

Hay una serie de factores que hay que tener en cuenta al comprar una plaza de garaje, algunos de los cuales son propios de todas las inversiones inmobiliarias y otros específicos:

Ubicación

Evidentemente, a la hora de comprar plazas de garaje, la ubicación es fundamental. Idealmente habría que comprar en zonas consolidadas demográficamente, donde haya abundancia de oficinas y viviendas y donde el estacionamiento en la vía publica sea de pago.  Habría que evitar los barrios nuevos con baja densidad de población, en los que las viviendas tienen plazas de garaje y en los que aparcar en la calle es gratis.

Condiciones del parking y de la plaza de garaje

Debemos prestar atención a las condiciones del parking ya que habrá más gastos en un parking en el que haya un vigilante y en el que la entrada se haga mediante un ascensor que en un garaje sin vigilante con acceso mediante rampa.

También es importante el tamaño del parking ya que, cuanto más plazas de garaje haya en un parking, menor serán los gastos (porque se repartirán entre más propietarios) pero también puede ocurrir que una plaza de garaje concreta sea poco accesible por estar en una planta muy profunda, por ejemplo.

Y tenemos que prestar atención a las condiciones de la plaza garaje: que tenga un tamaño cómodo para aparcar coches grandes, que sea de fácil acceso y que no haya que hacer maniobras extrañas. Nadie quiere arañar su coche. Simplemente, usa tu sentido común.

Tipo de propiedad

Puede no parecer una gran diferencia pero no es lo mismo comprar una plaza de garaje que una concesión ofrecida por un ayuntamiento por un plazo de 50 o 75 años. Las plazas de garaje en concesión suelen ser más baratas de comprar pero también más caras de mantener ya que suele haber vigilante y estar muy cuidadas, con lo que los gastos de comunidad son mayores. Además, transcurrido el plazo de concesión pierdes el derecho de utilizar la plaza de garaje sin recibir nada a cambio (la plaza de garaje revierte a la administración).

Impuestos

Hay que tener en cuenta dos tipos de impuestos:

En primer lugar, los impuestos que aplican cuando compras una plaza de garaje, que son:

(i) Si se trata de una plaza de garaje nueva, el IVA (a fecha de este post, al tipo del 10% si se compra junto con una vivienda, o al 21% si no)  y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) (que oscila entre el 0,5% y el 1,5% según la Comunidad Autónoma).

(ii) Si se trata de una plaza de garaje antigua,  el Impuesto por Transmisiones Patrimoniales o ITP (cuyos tipos difieren según la Comunidad Autónoma).

En segundo lugar, los impuestos que aplican cuando alquilas la plaza de garaje, que son:

(i) El IVA. Aunque seas un particular, deberás emitir una factura cargar IVA cuando alquiles una plaza de garaje (y realizar las correspondientes declaraciones trimestrales y anuales).

(ii) El alquiler constituirá una renta inmobiliaria sujeta a IRPF si eres una persona física o un ingreso que tributará al efecto del Impuesto de Sociedades si eres una empresa.

(iii) En tercer lugar, si alquilas la plaza de garaje a un particular dado de alta como empresario, tendrás que practicar una retención del IRPF. Así que… ¡mejor búscate a un particular!

Esta complicada regulación es uno de los factores que explican que en España haya tantas plazas que se alquilan «en negro».

Plazas de garaje

En cualquier caso,  si quieres comprar una plaza de garaje para alquilar, para tenerlo todo claro (en especial, la fiscalidad) contacta con un agente inmobiliario especializado que se lo sabrá todo de memoria y estará encantado de ayudarte y, además, gratis, ya que sólo cobra cuando se produce la compraventa. Este trabajo de otras personas es conocido como un acelerador de dinero (ya lo explicaremos en otro post).

Por si os sirve de interés, buscando en internet he encontrado esta agencia inmobiliaria  que tiene oficinas en Madrid y Barcelona (y que no he utilizado personalmente, aunque tiene buena pinta, aquí os dejo a su fundador). Pero seguro que hay otras agencias.

Espero que os haya gustado el post. Tenéis que admitir que os estoy dejando sin excusas para no invertir en bienes inmuebles.

¨Los que aseguran que es imposible no deberían interrumpir a los que estamos intentándolo¨. Thomas Edison

4 respuestas a «Invertir cantidades moderadas en inmuebles: plazas de garaje»

  1. Un post muy ilustrativo. Muchas gracias.

    Aquellas plazas de garage situadas cerca de estaciones de tren, estadios o incluso aeropuertos pueden resultar muy atractivas para alquilar por cortos espacios de tiempo: horas, días o semanas.

    En los últimos años han empezado a proliferar plataformas tipo Airbnb que ponen en contacto a conductores y dueños de plazas de garage a cambio, eso si de una comisión.

    Un saludo.

    1. Gracias Julián. Me alegro de que te haya gustado. No sabía que Airbnb también permitía alquilar plazas de garaje. ¡Una fantástica aportación!

  2. El exito de este tipo de inversión, según mi experiencia, esta en localizar el inquilino previo a la compra y saber cuanto esta dispuesto a pagar por la plaza de garaje, teniendo esta información previa, te permitiría realizar la comprar con la rentabilidad que tu determines.

    1. Hola José Antonio y gracias por tu comentario. Sin duda alguna, encontrar al inquilino de un inmueble antes de comprarlo siempre ayuda a disminuir el riesgo y sería lo aconsejable. Pero ten en cuenta que en este tipo de alquileres es habitual que el inquilino pueda terminar el contrato con un preaviso de un mes, por lo que no tienen la misma estabilidad que un alquiler de vivienda habitual. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.