Planes de pensiones y planes de ahorro

Tiempo de lectura: 3'

En este post describimos dos activos financieros adicionales a los enumerados en el primer post de tipos de activos financieros: los planes de pensiones y los planes de ahorro.

Planes de pensiones

Los planes de pensiones permiten realizar aportaciones dinerarias que son invertidas y que se recuperarán en el futuro cuando se produzcan determinados acontecimientos.

Los planes de pensiones, al igual que los fondos de inversión descritos en el post anterior, se clasifican en función de los activos en los que se invierte: (a) de renta fija, (b) de renta variable (que invierten más del 75% en renta variable), (c) de renta fija mixta (que como máximo invierten el 30% en renta variable) y (d) de renta variable mixta (que invierten entre el 30% y el 75% en renta variable).

Existen también los planes de pensiones garantizados (que garantizan una rentabilidad mínima), y los planes de pensiones dinámicos (que modifican la cartera de inversión en función de la edad del inversor).

Los acontecimientos que permiten recuperar el dinero invertido (lo que se denomina ¨rescate¨) son la jubilación, el fallecimiento, el paro de larga duración, la invalidez laboral total y permanente para la profesión habitual, la invalidez absoluta y permanente para todo trabajo, la gran invalidez o que hayan transcurridos diez años desde que se comenzó a aportar capital. Antes NO se pueden recuperar.  😥

El rescate se puede realizar mediante un único pago, mediante el cobro de una renta vitalicia o mediante la combinación de ambas. Existen implicaciones fiscales que os recomiendo que verifiquéis con vuestro asesor fiscal.

Una de los principales atractivos de los planes de pensiones en España es que lo que aportes (hasta un máximo de 8.000 euros al año o el 30% del rendimiento neto del trabajo y de actividades económicas, la que sea menor) reduce la base imponible del IRPF (por lo que pagarás menos impuestos).

No obstante, estos impuestos los pagarás cuando rescates el plan de pensiones aunque, lo previsible es que, en ese momento, tengas menos ingresos y los impuestos que pagues serán menores.

Planes de pensiones

Planes de ahorro

Los planes de ahorro son productos financieros de ahorro en virtud de los cuales se aportan determinadas cantidades que son invertidas y que también se recuperarán en el futuro. Es una definición muy parecida a la de los planes de inversión, pero tienen algunas diferencias.

Una de estas diferencias es que los activos en los que se invierte suelen ser activos de renta fija, tales como Letras del Tesoro, Bonos y Obligaciones del Estado. Así, en teoría, son más seguros (y menos rentables) que los planes de pensiones. Otra ventaja es que se garantiza que, como mínimo, se recuperará un 85% de la inversión a vencimiento (aunque, en la práctica, muchas entidades garantizan el 100%)

Las aportaciones pueden realizarse de dos formas: (i) a través de un seguro de vida que se contrata con una aseguradora (denominado Seguros Individuales de Vida a Largo Plazo (SIALP)) o (ii) a través de una cuenta de ahorro abierta con una entidad financiera (denominado Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP)).

Dichas aportaciones están exentas de tributación hasta el límite máximo de 5.000 euros al año siempre y cuando mantengas la inversión durante 5 años. Además, en el caso de los SIALP, al transcurrir el plazo de 5 años, puedes reinvertirlo en un nuevo seguro sin tributar. A diferencia de los planes de pensiones, pueden recuperarse en cualquier momento pero, si los recuperas antes de que hayan transcurrido los 5 años, tributarás por IRPF.

Las cantidades invertidas serán recuperadas mediante un pago único y será necesario tributar por las ganancias obtenidas como rendimiento del capital mobiliario.

Planes de pensiones

Conclusión

Los planes de pensiones y los planes de ahorro son productos financieros similares con pequeñas diferencias fiscales y de rescate que es importante entender. El tema es bastante denso, lo sé, pero merece la pena conocerlo…

¨Las raíces de la educación son amargas, pero sus frutos, son dulces¨. Aristóteles