El patrón oro clásico: sus ventajas e inconvenientes

Tiempo de lectura: 4'

En este post vamos a ver en qué consistía el sistema del patrón oro clásico, sus principales ventajas y sus inconvenientes.

Concepto

El sistema del patrón oro denominado como clásico tuvo su período de mayor esplendor entre 1870 y 1914 y consistía en un sistema muy simple: Cada gobierno fijaba el valor de su moneda por referencia al oro, se comprometían a cambiar la moneda por oro si se le solicitaba y se permitía la importación y exportación de oro.

Por ejemplo, una onza de oro costaba aproximadamente 4,24 libras esterlinas en Gran Bretaña o 20,67 dólares en Estados Unidos. Cualquier empresa o persona podía acudir al banco, pedir que le cambiasen su moneda por el oro correspondiente y llevárselo a otro país.

Así, si un americano vendía bienes a un británico, el británico le podía pagar en libras esterlinas, el americano iba al Banco de Inglaterra, cambiaba  las libras por oro que se llevaba a Estados Unidos y que cambiaba luego por dólares.

Patrón Oro Clásico

Ventajas del patrón oro clásico

Entre las principales ventajas de este sistema, además de su sencillez como concepto, figuran las siguientes:

1.- Estabilidad internacional de precios

Al fijar el valor de cada moneda por referencia al oro, cada país que adoptaba el patrón oro, fijaba también el precio por referencia a otras monedas que seguían el mismo sistema. Una libra esterlina equivalía a 4,88 dólares, resultado de dividir el precio de una onza en dólares (20,67 dólares) por el precio de una onza en libras (4,24 libras). La certidumbre de precios influía favorablemente en el comercio internacional.

2.- Estabilidad interna de precios en el largo plazo

Al tener que mantener una relación entre el oro y la cantidad de dinero en circulación, los estados no podían imprimir dinero alegremente, por lo que no se creaba artificialmente inflación.

3.- Naturaleza autorreguladora

En teoría, los países que tuviesen más importaciones que exportaciones tendrían que pagar las importaciones con oro por lo que se veían obligados a reducir el dinero en circulación, creando deflación. Esa deflación les hacía más baratos, más competitivos por lo que aumentaban sus exportaciones, corrigiendo el problema.

4.- Menor necesidad de instituciones

En puridad, no era necesario que existiese un Banco Central (la Reserva Federal no fue creada hasta 1913) ni que hubiesen instituciones internacionales del estilo del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional.

Inconvenientes del sistema patrón oro clásico

El sistema también presenta una serie de desventajas como las siguientes:

1.- Inestabilidad interna de precios en el corto plazo

El sistema del patrón oro podía: (i) crear inflación por factores tales como el descubrimiento de nuevas minas de oro o  (ii) crear deflación por el mero avance tecnológico (con los avances tecnológicos se producen más bienes y, al haber más bienes y el mismo dinero en circulación, bajan los precios).

La deflación además, perjudica a los deudores, por lo que el sistema del patrón oro desincentiva el endeudamiento, limitando el crecimiento.

2.- Imposibilidad de adoptar ciertas medidas frente a una crisis

Muchos economistas consideran que las crisis pueden ser mitigadas mediante la impresión de dinero (como ha sido el caso en la reciente crisis de 2007-2008 con medidas como el quantitative easing).

Estas medidas son más complicadas de adoptar bajo el sistema del patrón oro clásico ya que la cantidad de dinero en circulación dependía de las reservas de oro.  Lo que sí se podía hacer era devaluar la moneda frente al oro: si una onza de oro costaba 20,67 dólares se podía adoptar la decisión de que a partir de un determinado momento pasaba a costar 35 dólares por onza (como ocurrió en 1933).

3.- Los pánicos bancarios eran más frecuentes

En caso de que hubiesen rumores sobre la falta de solvencia de un banco, sus clientes acudían al banco para cambiar sus reservas por oro. Una vez que se acababa el oro que un banco tenían en reserva, cundía el pánico y se extendía a otros bancos, repitiéndose el proceso.

En sistemas como el sistema fiat actual, se puede crear dinero y prestárselo al banco en apuros.

4.- Coste de mantener el sistema

Mantener el sistema del patrón oro clásico implica una serie de costes (principalmente, relacionados con el almacenamiento y transporte del oro) que el Premio Nobel Milton Friedman estimó para Estados Unidos en un 2,5% de su Producto Interior Bruto.

Patrón oro clásico

Conclusión

El sistema del patrón oro clásico aportaba fundamentalmente la ventaja de que evitaba que los estados crearan inflación (con los efectos que conlleva) pero producía inestabilidad, privando a los estados de ciertas herramientas. Desde la primera Guerra Mundial, desapareció.

Si queréis saber más sobre el tema, aquí podéis encontrar unos vídeos en inglés de la Reserva Federal de San Luis.

Con esto ya tenéis una buena idea sobre cómo funciona el patrón oro clásico. ¡Tela lo que estamos aprendiendo!  😀

¨En ausencia del patrón oro, no hay forma de proteger los ahorros de la confiscación a través de la inflación.¨ Alan Greenspan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.