Negociación de alta frecuencia

Tiempo de lectura: 3'

La negociación de alta frecuencia (o high frequency trading en inglés) consiste en la realización automatizada de millones de operaciones a muy alta velocidad mediante la utilización de algoritmos matemáticos. Aunque el beneficio de cada operación es muy pequeño, los beneficios totales pueden llegar a ser inmensos dado los millones de operaciones que se realizan.

La velocidad en la negociación de alta frecuencia

Para que te hagas una idea de hasta que punto la velocidad resulta esencial, el libro Flash Boys: Una revuelta en Wall Street comienza con un episodio en el que se relata la construcción secreta, en verano de 2009, de un cable con un coste de 300 millones de dólares y una longitud de unas 825 millas (unos 1.328 km) que conecta la Bolsa de Chicago (donde se negocian los futuros) con Nueva Jersey (donde se encuentra la base de datos de Nasdaq) mediante la línea más recta posible.

Este cable permite realizar operaciones de negociación de alta frecuencia para aprovechar las pequeñas diferencias de precio que existen entre los contratos de futuros en Chicago y las acciones subyacentes en el Nasdaq en tan sólo en 12.98 microsegundos  (un microsegundo en la millonésima parte de un segundo o 10-6 segundos).

Pero las velocidades que se alcanzan actualmente son todavía más sorprendentes. Ya no hablamos de microsegundos, sino de nanosegundos, que son la milmillonésima parte de un segundo (10-9 segundos). Coges un segundo y lo divides en mil millones de partes. Pues es posible realizar una operación completa en tan sólo 85 nanosegundos. Ese es el tiempo completo que tardan desde que el programa recibe la información sobre el precio del valor hasta que se ejecuta la orden de compraventa.

Y eso implica que la distancia al servidor del mercado tiene que ser la menor posible pues cada 160 km de distancia podrían añadir un milisegundo y echarlo todo a perder…

Negociación de alta frecuencia

Ventajas e inconvenientes

Fijaos que la negociación de alta frecuencia no se basa ni en el análisis fundamental, ni en el análisis técnico. La información financiera de la empresa o la tendencia del mercado son irrelevantes, lo único que importa es la diferencia de precios para ganar dinero. Evidentemente, esto hace que sea objeto de numerosas críticas.

Los defensores de la negociación de alta frecuencia defienden que aportan liquidez al mercado (lo cual, sin duda, es cierto), abarata los costes de las operaciones y contribuye a eliminar posibles ineficiencias en la formación de precios.

Los críticos con la negociación de alta frecuencia señalan que hace imposible para el inversor normal competir en igualdad de condiciones y que aumenta la volatilidad. Un ejemplo de este aumento de la volatilidad fue el denominado Flash Crash, la caída de más de 1.000 puntos del Dow Jones (un 9%) el 6 de mayo de 2010, para volver a recuperarse unos minutos después.

Y, ¿cómo de extendida está la negociación de alta frecuencia?

Pues depende de a quién le preguntes.

En Estados Unidos es por lo menos el 50% del total de las operaciones en acciones según Nasdaq. Según un estudio de Tabb Group de 2010 citado en varios artículos (que no he leído pero que podéis comprar aquí por 10.000 dólares de nada…) estaría en torno al 56%. El 55% según un estudio preparado en 2016 por el Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos. ¡O el 66% según el documental que podéis encontrar debajo!

En Europa parece que es algo menor pero también nos encontramos en torno al 35% (de nuevo, según el informe ese de 10.000 dólares) o el 40% de las operaciones del mercado de acciones. El porcentaje concreto varía según las bolsas.

Sea como fuere, parece que es una parte muy importante del mercado así que, por favor, ¡tenedlo en cuenta cuando invirtáis en bolsa!

Y como siempre, si os ha gustado el post, por favor dadle a compartir para que pueda llegar a más gente y hacer algún comentario. Sobre todo si he puesto algo mal.

Ah, y si queréis saber más, aquí os dejo un documental de los gabachos (en español). Es un poco sensacionalista, pero merece la pena verlo. 😳

[embedyt] https://www.youtube.com/watch?v=a3pVqMT9DXA[/embedyt]

«Si los supermercados utilizaran programas de HFT, una persona podría completar la lista de la compra de toda una vida en menos de un segundo«. Andrew G. Haldene, director ejecutivo del Banco de Inglaterra.

4 respuestas a «Negociación de alta frecuencia»

  1. El otro día hablaba con un amigo recordando tiempos pasados. Hasta una cierta edad cuando estás con tus amigos te encanta hablar de borracheras y chicas; pero llega un momento que estas historias están tan gastadas que ya no sabes si aquello los has vivido o simplemente lo viste en American pie.
    Con el tiempo lo que recuerdas son esos otros momentos que antes no le diste importancia: conversaciones filosóficas, una noche de cuentos de terror, una partida de cartas memorable, un vaticinio… de esto va esta historia. De profecías.

    Reproduzco parte de la conversación.

    Mi amigo: Recuerdo que una vez me enseñaste un pequeño artículo en una revista de informática (soy informático) que hablaba de una red de comunicaciones y me dijiste: Esta red nos va a conectar a todos, nuestro dni del futuro será una dirección ip. Será algo tan revolucionario como cuando llegó la electricidad a todos los hogares.

    Yo: Esto te dije ¿?

    Mi amigo: Si, si, lo recuerdo cada vez que busco en google. Bueno fallaste en lo del dni. Carcajada.

    Yo: Carcajada

    Mi amigo: ..jada. Quiero pedirte que me hagas otro vaticinio. A día de hoy para que lo recordemos dentro de 25 años.

    Yo: Déjame pensar unos segundos.

    (trago de cerveza)

    Para hacer una profecía del futuro tengo que remontarme al pasado. Waterloo antes de ser una canción de Abba fue una batalla que cambió el rumbo de la Europa del siglo XIX. No me interesa el aspecto geopolítico de la batalla. Me interesa una persona que se hizo rica con esa batalla. O eso dicen, porqué sus herederos se querellaron contra los que publicaron esta historia. Si no e vero e ben trovato. La persona en concreto era Nathan Mayer Rothschild (me suena el apellido). Un hombre listo que tejió una red de informadores y palomas mensajeras por toda Europa con lo cual era el primero en enterarse de cualquier acontecimiento. Fue el primero en enterarse en Londres de que Napoleón había sido derrotado. Lo normal hubiera sido comprar bonos del estado ya que la caída de Napoleón beneficiaba a los ingleses. Pero que hizo, compró ¿? Nooooo. Empezó a vender. Todo el mundo sabía que era el hombre mejor informado de Inglaterra por tanto entraron en pánico y empezaron a vender. Y que hizo Rothschild cuando los bonos estuvieron bien bajos, si, si, si… las compró mediantes testaferros. Llegó la noticia real de que la alianza anglo prusiana había ganado y claro, los bonos subieron. No vamos a criticar a Nathan por ser un buen especulador. Unas cuantas palomas bien adiestradas y un plan de acción rápido le hicieron ganar, dicen, un millón de libras de aquella época. Qué creéis que ha hecho esta familia desde entonces para seguir ganando dinero ¿? Ser los primeros en tener la información y los primeros en actuar. Si les funcionó una vez seguro que les ha funcionado hasta ahora.

    Cuál el futuro ¿? INFORMACIÓN Y ACCIÓN INMEDIATA ANTES QUE ARYA STARK. Lo mismo que en el pasado sólo que ahora no hacen falta palomas mensajeras ni personas para realizar ambas acciones, tenemos algo mejor: software y hardware.

    Veamos como está la información hoy en día. En internet se están almacenando grandes cantidades de datos que mediante diferentes programas informáticos son tratados, formalizados, almacenados y preparados; generando información para tomar decisiones. Es el concepto de BIG DATA. Una empresa puede recabar en minutos toda la información actualizada de sus stakeholders (clientes, proveedores, competencia, empleados,…) y mezclarla con su información histórica para que su CEO tome una decisión a corto o largo plazo. Parece sencillo pero detrás de esto hay cientos de miles de líneas de programación que implementan algoritmos complejos que tienen que ir adaptándose casi a diario (los informáticos tenemos trabajo para unas cuantas generaciones más). Hacia donde va todo esto ¿? Los programas compiten entre ellos para el control de la información y realizan cada vez tareas más complejas. El trading de alta frecuencia es un ejemplo. Las empresas de trading mueven sus equipos cerca de la city de Londres para llegar una mil millonésima antes a realizar una operación corta o larga. Los espías del futuro son programas informáticos que “huelen” toda la información de la red (James Bond ya no eres un buen enlace). Existen ya las monedas virtuales que se crean “minando”: los softwares y hardwares más potentes consiguen más monedas por su prueba de trabajo. Ya están hablando de poner impuestos al trabajo a los robots. Hasta las tareas más manuales del sector primario las realizan cada vez más robots.

    (fin del trago de cerveza)

    Yo: mi profecía es… la tercera guerra mundial. Ruido de truenos y luego un silencio tenso. Una tercera guerra mundial entre plataformas informáticas que compiten por un mismo fin. Estamos condenados a ser substituidos poco a poco por las maquinas. Y estas maquinas no nos harán la guerra a nosotros (lo siento los Terminator no viajarán en el tiempo). Los software empezarán compitiendo, luego empezarán a guerrear y finalmente se destruirán entre ellos. Y todo esto mientras nosotros estamos plácidamente sentados en casa jugando a través de la nueva interfase que reacciona a los impulsos de nuestro cerebro mediante forkbeard.

    1. Manel, antes que nada déjame agradecerte sinceramente el comentario detallado y con referencia a multitud de temas apasionante.

      Con respecto a la historia de Nathan Rothschild, tengo previsto publicar un post al respecto. Parece ser que estudios más recientes (algunos promovidos por la propia familia, con lo cual uno no sabe cuál será su nivel de objetividad) apuntan en la dirección de que la historia es un mito. Te dejo aquí unos enlaces que te pueden interesar: https://www.rothschildarchive.org/materials/nathan_and_waterloo.pdf
      https://www.mises.ca/the-enduring-rothschild-myth
      http://thenewsfromwaterloo.com/rothschild.html

      Con respecto a lo que implica el big data, sin duda alguna nos encaminamos a un mundo en el que la cantidad de información disponible permitirá un grado de control superlativo (dicen que Facebook puede saber que una mujer está embarazada antes que ella misma) y el uso que se hará de esa tecnología dependerá ya de opciones éticas y morales. Aunque es complicado ser positivo, ¡yo lo intento!

      Blockchain es una tecnología que va a cambiar el mundo… pero quizás no tanto. En breve tengo previsto publicar un post sobre Ripple, la criptomoneda al servicio de los bancos que utiliza la tecnología blockchain. En mi opinión es una de las criptomonedas con más futuro, porque no intenta subvertir el sistema financiero, sino que se pone a su servicio.

      Y con respecto al futuro… Es seguro que el mundo cambiará y mucho. Y una tercera guerra mundial parece probable con amenazas como Corea del Norte o Irán (combinadas con Trump!) o Daesh. Lo que es seguro es que los cambios en la sociedad serán drásticos y, probablemente, traumáticos. También pueden ser maravillosos, si ponemos la tecnología al servicio de los seres humanos, y no al servicio de unos pocos seres humanos. Un libro apasionante que te podría interesar es The Rise of Robot. Te dejo aquí un link (no es de afiliado!). https://www.amazon.es/Rise-Robots-Technology-Threat-Jobless/dp/0465097537/ref=sr_1_1?s=foreign-books&ie=UTF8&qid=1508698196&sr=1-1&keywords=the+rise+of+robots
      Unos de los problemas que trata es el de la Unicidad: el desarrollo de una tecnología de IA que mediante al aprendizaje llegue a superar la inteligencia humana y acabe controlándonos o incluso destruyéndonos (ya sea porque nos considere una lacra o porque nos lance a una guerra contra otro programa de IA). Una lectura muy interesante.

      Gracias por tu comentario y no dudes en plantear cualquier sugerencia.

  2. Entiendo que si, por una situación o información concreta, decides comprar acciones, llegarás más tarde que los que usan esa herramienta y, claro, por la demanda creada cuando consigas comprar la acción ya estará más cara, y viceversa si quieres vender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.