Historias de motivación: Sylvester Stallone

Tiempo de lectura: 5'

En el post de esta semana me gustaría contaros la vida de Sylvester Stallone, confiando en que os sirva de inspiración para cumplir vuestros sueños.

La infancia de Stallone

Michael Sylvester Gardenzio Stallone nació en 1946 en Hell’s Kitchen, un barrio que en aquel entonces estaba habitado mayoritariamente por emigrantes pobres irlandeses. Es hijo de Frank Stallone, un peluquero italiano que había emigrado a Estados Unidos en los años 30, y Jackie Stallone, astróloga, bailarina y promotora de la lucha libre femenina (curiosa pareja, ¿no?).

El nacimiento de Stallone no fue sencillo y fue necesario utilizar un fórceps para sacarle, con el resultado de que un nervio fue severamente dañado y la parte inferior izquierda de su cara quedó paralizada (incluyendo parte de su labio, su lengua y su barbilla) y, en el futuro, su habla fue siempre balbuceante. Sin duda, no fue el mejor comienzo para su futura carrera de actor.

A principio de los 50 su familia se mudó a Washington DC, donde su padre comenzó su propia cadena de salones de belleza. Tanto él como su hermano menor, Frank, se vieron afectados negativamente por la relación hostil de sus padres, que acabó en divorcio en 1957. Stallone incluso pasó algunos años en acogida y fue expulsado de varias escuelas.

Unos años más tarde, Stallone se fue a vivir con su madre y su segundo esposo en Filadelfia. Allí asistió a una escuela secundaria especial para jóvenes con problemas.

Decidido a dedicarse a la actuación, Stallone estudió teatro en el American College en Suiza y luego artes dramáticas en la Universidad de Miami. Pero los estudios no eran lo suyo así que los dejó sin acabar y se mudó a Nueva York para seguir una carrera como actor.

Un comienzo muy difícil

Mientras esperaba a que le llegase una oportunidad, Stallone tuvo que ganarse la vida como pudo, incluso limpiando la jaula de los leones en el zoológico de Central Park  o trabajando de acomodador en un teatro.

Las cosas no le iban bien y acabó durmiendo tres semanas en una terminal de autobuses, sin poder comer algunos días. Tocó fondo cuando tuvo que vender a su único compañero, su perro, a un extraño por 25 dólares. No podía permitirse alimentarlo.

Desesperado, aceptó un papel en una película para adultos por el que le pagaron 200 dólares. Posteriormente actuó también en una obra de teatro erótica. Tuvo que hacer lo que pudo para salir adelante.

Y poco a poco fue consiguiendo papeles menores en algunas películas a partir de 1971 (como Bananas de Woody Allen) y un papel más importante por fin en 1974.

Pero, para complicar más las cosas, en diciembre de 1974, Stallone se casó con su primera esposa, la bellísima Sasha Czack (conocida como la Brigitte Bardot americana), que soñaba con ser actriz y que era la musa de un jovencísimo Andy Warhol que debutaba como director. Pero dejó su carrera por amor y acabó convirtióndose en la secretaria de Stallone.

Sasha y Sylvester tuvieron dos hijos: Sage, que nació en 1976 y Seargeoh que nación en 1979. Volveremos a hablar de ellos.

No solo actor sino también guionista

Inspirado por un combate de Muhammad Ali, Stallone escribió en tan solo tres días un guión sobre un boxeador desconocido que tenía la oportunidad de luchar por el campeonato de los pesos pesados.

A pesar de que su mujer estaba embarazada y no tenían dinero, Stallone se negó a vender el guión (por el que recibió una oferta de 350.000 dólares, muchísimo dinero en esa época) a menos que pudiese interpretar él mismo el papel del boxeador.

Tras mucho perseverar, lo consiguió y en 1976 se estrenó Rocky que, con diez nominaciones a los Oscars (incluyendo la de mejor actor) le catapultó a la fama.

Siguieron éxitos como Rocky II (1976) Escape a la Victoria (1981) y Rambo (1982). Y por supuesto, las secuelas de Rocky y de Rambo.

Sylvester Stallone Rocky Balboa

Sylvester y las mujeres

Si hubo un campo conflictivo, ese fue la relación con las féminas, que fue un desastre absoluto durante más de una década.

En 1985, Stallone y Shasha se divorciaron tras las muchas infidelidades que cometió Stallone.

Uno de estos affairs fue con la que sería su segunda mujer, la altísima Briggite Nilsen con la que se casó en 1985, solo unos pocos meses después de divorciarse de Sasha. Y de la que se separó tan solo dos años después al pillarle siéndole infiel… ¡con otra mujer!

Pero a Sylvester le gustan mucho las mujeres así que, al año siguiente, en 1988, empezó a salir con la que sería su tercera mujer, Jennifer Flavin. Fue una relación muy complicada: en 1994 Stallone terminó la relación vía FedEx (no había Whatsapp!) porque había tenido un affair con la modelo Janice Dickinson y ésta se había quedado embarazada. Así que Sly y Janice estuvieron prometidos y tuvieron una hija llamada Savannah… ¡que luego resultó no ser hija de Stallone!

Se vuelve a prometer casi de inmediato con otra modelo, Angie Everhart, pero en cuanto puede cancela su compromiso y vuelve a los brazos de Jennifer Flavin, con la que por fin se casa en mayo de 1997 y con la que ha tenido tres hijas: Sophia, Sistine, and Scarlet.

Y con ella sigue. Parece que Sylvester es de esos tipos que comete muchos errores, pero que persevera hasta que consigue el éxito. Y eso que los errores todavía le persiguen ya que en noviembre de 2017, una mujer acusó a Stallone de haberle violado durante los 90s…

Lo importante es cuantos golpes puedes encajar

A parte de sus problemas con las mujeres, Stallone ha tenido que sobreponerse a varios golpes muy duros.

El primer golpe serio fue que su segundo hijo, Seargeoh, fuese diagnosticado con autismo, lo que llevó a su madre, Sasha, a decidir dedicarse en cuerpo y alma a su pequeño. Sin duda una dura carga para cualquier padre o madre.

Una sucesión de golpes rápidos comenzón en julio de 2011, cuando su padre falleció de cáncer de próstata. Al año siguiente, en julio de 2012, su hijo primogénito, Sage, murió por sobredosis de droga. Sin duda alguna un golpe demoledor. Y seis semanas después, su hermanastra Toni D’Alto (hija del segundo matrimonio de su madre) murió de cáncer de pulmón en brazos de su madre.

Fue una época horrenda pero Stallone supo aguantar los golpes que le ha dado la vida y se mantiene en pié,.

Espero que su vida os puedan servir de inspiración y sus errores sean prueba de que se puede alcanzar el éxito, aunque sea a trompicones.

¨La vida no se trata de cómo puedes golpear, sino de cuántos golpes puedes encajar y seguir adelante¨. Rocky Balboa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.