Historias de motivación: Ralph Lauren

Tiempo de lectura: 3'

En el post de esta semana vamos a ver la historia de Ralph Lauren, uno de los iconos vivos de la moda. Espero que os sirva de inspiración.

Ralph Lauren: su vida temprana

Nacido en 1939 en el Bronx, Nueva York, hijo de Frank y Frieda Lifshitz, judíos bielorrusos que habían emigrado recientemente a Estados Unidos, Ralph Lifshitz (que así se llamaba) el menor de cuatro hermanos, aprendió a escapar de la pobreza en la que vivía su familia yendo al cine y soñando que algún día sería alguien famoso, como un jugador de la NBA o un renombrado artista.

La adolescencia no fue sencilla para Ralph hasta el punto de que decidió cambiar su apellido de Lipschitz a Lauren después de soportar años de burlas e intimidación. Pero eso no le impidió dejar de soñar y en el anuario de 1957 de su instituto, DeWitt Ralph Lauren escribió «millonario» como uno de sus objetivos en la vida.

Comenzó a estudiar negocios en Nueva York pero la carrera no le convencía así que, tras dos años, dejó sus estudios. Pasó luego un par de años en el ejército, trabajó como empleado en Brooks Brothers y, finalmente, recaló en la empresa del fabricante de corbatas Beau Brummell.

Y entonces, un amigo suyo, Warren Helstein, le invitó a ir a ver un evento deportivo…

Un partido de polo y una línea de corbatas

El evento en cuestión fue un partido de polo donde Ralph y Warren quedaron fascinados por ¨la plata, el cuero, los caballos, las rubias altas y sinuosas que vestían grandes sombreros y la alta sociedad de la que no sabían nada¨.

Tras el partido de polo, Ralph convenció a su jefe para empezar su propia línea de corbatas elegantes, hechas a mano, anchas y coloridas en un momento en que lo que se llevaba eran las corbatas estrechas y sencillas, teniendo que realizar las entregas él mismo.  A esa línea de corbatas la llamó ¨Polo¨.

La línea fue un éxito y vendió más de 500.000 corbatas en tiendas como Paul Stuart, Neiman Marcus o Bloomingsdale’s.

Expansión de la compañía

Ralph no se quedó dormido en los laureles sino que se dedicó a expandir su empresa.

Así, en 1971 lanzó una línea de camisas para mujeres en las que ya apareceía bordado por primera vez el famoso icono del jugador de polo (en la puñeta de la camisa, no en el pecho). En 1972 lanzó los famosos polos que se encuentran en cualquier tienda de ropa de lujo.

Su filosofía, cuando se trataba de nuevas ideas de diseño, fue la de intentar mantener el diseño simple, pero imaginando ropa que pudiese llevar una estrella de cine. Quería que sus clientes pudiesen vestirse como vestía Cary Grant o Audrey Hepburn (por ejemplo).

Ralph Lauren

Ralph en la actualidad

En la actualidad Ralph tiene un patrimonio neto estimado de más de seis billones de dólares según Forbes y se dedica a disfrutar de su vejez con su mujer, Ricky Ann.

Su vida es un ejemplo de éxito y Ralph se ha hecho famoso por contar con una de las colecciónes de automóviles más valiosas del mundo (con más de 100 coches).

Pero no todo en su vida fueron alegrías: en 1986 le detectaron un tumor cerebral que le tuvieron que eliminar con cirugía. Tras la operación en abril de 1987, Ralph no solo volvió a su trabajo con una intensidad renovada, sino que decidió que era el momento de ayudar en la lucha contra el cáncer.

Entre muchas otras contribuciones, en 1989 Ralph creó el Centro Nina Hyde de investigación contra el cáncer de mama, en honor de la editora de la sección de moda del periódico Washington Post (víctima de dicho cáncer).

En 2003 constituyó el centro Ralph Lauren para el tratamiento y prevención del cáncer en Harlem. Y en 2014 el Royal Marsden Ralph Lauren para la investigación del cáncer de mama, inspirado por la difunta Princesa Diana.

Todo un ejemplo de filantropía. Gracias Ralph.

¨La gente se pregunta como un chico judío del Bronx puede diseñar ropa pija. ¿Es que acaso tiene que ver con la clase social o el dinero? Tiene que ver con los sueños¨. Ralph Lauren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.