4 formas de hacerse millonario siendo un empleado

Tiempo de lectura: 3'

En este blog pretendemos enseñaros a alcanzar la libertad financiera generando ingresos pasivos. Pero hay otros caminos para alcanzar la libertad financiera siendo un empleados. Veamos algunos de ellos para que podamos analizar lo que implica.

¿Cómo ser millonario siendo un empleado?

1.- Conviértete en socio

Si trabajas en una consultora, una auditora o un despacho de abogados es posible que, tras muchos años de duro trabajo y con algo de suerte, consigas llegar a convertirte en socio.

La casuística varía según los países y el sector pero lo habitual es que al llegar a socio seas un socio con menos derechos que los socios más antiguos por lo que debas seguir trabajando muy duro unos cuantos años más. Y cuando llegues a la máxima categoría es muy posible que, tras unos pocos años, te prejubilen.

No obstante, es cierto que al convertirte en socio tus ingresos aumentarán exponencialmente (ojo tus impuestos también) y consigas retirarte a una edad temprana con una posición fantástica.

Yo transité este camino durante casi 6 años y, siendo un camino fascinante, a mí no me compensaba porque el precio a pagar era, en mi opinión, muy alto: durante 25 o 30 años tendrás que anteponer tu trabajo a prácticamente todo.

2.- Consigue que te den stock options

Las stock options consiste en el derecho a recibir acciones de tu empresa como parte de tu salario y son muy habituales en bancos y empresas cotizadas si bien, para que te las ofrezcan, tienes que alcanzar una muy buena posición en la pirámide jerárquica.

Además, tienen un tratamiento fiscal ventajoso y permiten ganar grandes cantidades de dinero si eres capaz de manejar los tiempos del mercado y vender cuando el precio de las acciones es alto.

De este modo, si consigues avanzar en la pirámide jerárquica (lo que suele requerir de nuevo mucho trabajo duro y algo de suerte) y si eres capaz de vender en el momento oportuno, puedes ganar grandes cantidades de dinero.

Formas de ser millonario siendo empleado
3.- Compra la empresa para la que trabajas

Esta opción es factible cuando se trabaja en una pequeña empresa o empresa familiar en la que el fundador, por lo que sea, se retira y no está claro quién va a sucederle.

Para poder comprar la empresa va a ser necesario que cuentes con una posición importante en la misma (ya que, si no, será complicado que te financien por tu falta de conocimientos del sector) y que encuentres a bancos que te financien la operación.

Y una vez que compres la empresa vas a tener que trabajar muy duro para mejorar sus resultados. Gestionar bien una empresa es una de las cosas más difíciles en el mundo, porque las empresas las componen personas y cada persona es de su padre y de su madre…

4.- Monta un negocio alternativo

Si no puedes convertirte en socio, ni recibir stock options ni estás en posición de comprar la empresa para la que trabajas (por ejemplo, porque eres un buen trabajador pero no tienes ese poquito de suerte que hace falta para ascender), entonces el mejor camino para hacerte millonario siendo un empleado es montar un negocio alternativo con el que ganes algo de dinero extra.

Si las cosas van mal, perderás algo de dinero y de tu tiempo pero seguirás teniendo tu empleo, si van bien, te sacaras un dinerito extra y, si van muy bien, podrás llegar a dejar tu trabajo y dedicarte totalmente a ese nuevo negocio.

Fíjate que este camino implica que gradualmente se dejar de ser empleado para convertirse en emprendedor.

Me he hecho millonario siendo empleado. ¿Y ahora qué?

Bueno, pues imagínate que con trabajo duro y las condiciones adecuadas consigues hacerte millonario siendo empleado.

Pero la libertad financiera es la capacidad de mantener tu nivel de vida sin tener que trabajar por lo que, para poder llegar a ese punto, todo ese dinero que has ganado siendo un empleado lo tendrás que invertir…

Es decir, que al final de todo ese trabajo duro y de hacerte millonario todavía te tienes que poner a invertir (aunque teniendo mucho más dinero, y menos tiempo).

Es un camino perfectamente respetable (y muy duro). Pero yo prefiero ponerme a invertir desde que pueda y alcanzar la libertad financiera lo antes posible. Es que en el fondo… ¡soy un vago!

¨El hombre que me dé un empleo, que necesito ya que si no sufriré, ese hombre es mi señor, así que déjame llamarlo como desee¨. Henry George, economista americano del siglo XIX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.