La trampa de liquidez

Tiempo de lectura: 5'

Esta semana vamos a analizar en qué consiste la trampa de liquidez, un concepto desarrollado por la teoría económica keynesiana y que se da en la actualidad en muchos países.

La trampa de liquidez: concepto, causas y efectos

Una trampa de liquidez es una situación en la que las personas y las empresas acumulan el capital en vez de gastárselo o invertirlo.

Recordemos que la función del dinero es que nos lo gastemos por lo que cuando se acumula demasiado, se crean tensiones deflacionarias (bajada de precios) y de estancamiento o recesión (la economía no crece o se reduce).

Los motivos por los que se produce una trampa de liquidez son en muchos casos psicológicos. Las familias y las empresas tienen miedo de gastarse el dinero por lo que pueda pasar o tienen expectativas de crecimiento tan bajas que deciden no asumir el riesgo de invertir. Las trampas de liquidez que se producen por motivos psicológicos suelen ocurrir después de una recesión.

Pero también se puede producir una trampa de liquidez cuando los tipos de interés se encuentran muy bajos (o en negativo). En ese contexto, las personas y las empresas prefieren guardarse el dinero e invertirlo más adelante cuando suban los tipos de interés.

Los principales efectos de la trampa de liquidez son que las herramientas de política monetaria expansiva (esto es, fundamentalmente, la creación de dinero nuevo o la bajada de tipos de interés) pierden efectividad.

En concreto, la creación de dinero nuevo no genera inflación y la bajada de tipos de interés no hace que aumente significativamente el crédito. Como resultado, los bancos centrales no pueden impulsar el crecimiento económico.

Nota: Si no recuerdas el proceso de creación del dinero lo explicamos en detalle aquí.

Principales señales de la existencia de una trampa de liquidez

Las principales señales de que existe una trampa de liquidez ya las hemos dejado entrever pero, por sistemática, las enumeramos a continuación:

1.- Los tipos de interés son bajos y la expectativa es que suban pronto

Esto hace que la demanda de bonos sea menor de la habitual (cuando sube el tipo de interés, el precio de los bonos baja) así que mejor esperar a que suban los tipos antes de invertir.

2.- Las empresas no invierten

No es necesario invertir en aumentar capacidad de producción ya que no se espera que en el futuro la demanda sea mayor. Cierto es que los tipos de interés bajos permiten que las empresas se endeuden fácilmente pero como los proyectos reales tienen expectativas bajas, es mejor recomprar acciones de la propia empresa para que suba su precio o directamente adquirir otros negocios mediante compras apalancadas. Esto impulsa el mercado de valores pero no necesariamente la economía.

3.- Las empresas no contratan nuevos empleados

No hace falta contratar a más personal y, por tanto, los salarios tienden a permanecer estancados. Como resultado, las personas se hacen más prudentes y tienden a aumentar lo que ahorran.

4.- Casi no hay inflación o incluso hay deflación

Como resultado, las personas prefieren esperarse a que hayan descuento antes de realizar sus compras (por ejemplo, te esperas a las rebajas de toda la vida, al Black Friday importado de america o al día de los solteros importado de China…).

5.- No aumenta el volumen de préstamos

El hecho de que los préstamos sean más baratos no quiere decir que las personas se vayan a lanzar a comprar casas o coches o las empresas es vayan a poner a invertir en nuevas plantas (porque las expectativas futuras no son buenas).

El dinero nuevo que se crea es destinado por los bancos bien a crear nuevas reservas (voluntariamente o porque lo exigen las reformas posteriores a una crisis) o a prestar dinero a las personas y empresas más solventes (que son las que menos lo necesitan).

Trampa de liquidez

Un ejemplo: Japón

Un ejemplo de trampa de liquidez es la economía de Japón. Los tipos de interés son negativos (-0,10 a fecha de este post) y a pesar de que el gobierno se endeuda para gastar e impulsar la economía (Japón tiene un ratio de endeudamiento del 235% del PIB, el mayor del mundo, muy por delante de países como Grecia o Italia) el crecimiento es muy bajo.

¿Cómo salir de una trampa de liquidez?

Pues hay una serie de medidas que se pueden adoptar para salir de una trampa de liquidez:

1.- Aumentar tipos de interés

Al aumentar los tipos de interés, las personas y las empresas tienen más incentivo para invertir su dinero en vez de acumularlo. Y también incentiva a los bancos a prestar, ya que obtendrán un mayor rendimiento. El problema es que esto no se puede hacer si el nivel de endeudamiento es muy alto, ya que se corre el riesgo de llevar a la quiebra a muchas empresas, familias o incluso estados.

2.- El gobierno aumenta el gasto público para incentivar la economía

Provoca crecimiento, crea empleo y confianza. Sin embargo, hay dos problemas para implementar esta solución. Uno es que, para aumentar el gasto público, es necesario que el gobierno se endeude. Y otro es que parece ser que hay un punto a partir del cual, a mayor endeudamiento del estado, menor es el crecimiento que el gasto público genera en la economía (lo que se conoce como la curva de Rahn https://en.wikipedia.org/wiki/Rahn_curve).

3.- Se bajan impuestos para incentivar el consumo privado

El problema con esta medida es que se reducen los ingresos del estado. Salvo que se reduzcan los gastos del estado (algo nada habitual), se que crea un déficit que hay que financiar y, por tanto, aumenta el endeudamiento por lo que no siempre es una opción.

4.- Se produce una innovación que crea un mercado completamente nuevo

Esto es lo que sucedió con el auge de internet en 1999. Se realizan nuevas inversiones y genera nuevos empleos.

5.- Se produce una guerra

La guerra genera un aumento de inversión en armamento que se destruye durante la propia guerra. Lo sé, es una opción terrible pero hay que explicarla.

Conclusión

Es muy complicado lidiar con las trampas de liquidez ya que su origen tiende a ser psicológico y las medidas a adoptar para salir de ellas deben ser adoptadas por gobiernos que muchas veces se encuentran maniatados por los altos niveles de endeudamiento.

En un post futuro veremos en qué podemos invertir si nos encontramos en una trampa de liquidez.

¨No hay opciones exentas de riesgo cuando se trata de política monetaria¨. Jerome Powell, actual presidente de la Reserva Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.