La mentalidad de los millonarios

Tiempo de lectura: 3'

Una de las claves para alcanzar la libertad financiera es tener la actitud mental adecuada. Ya vimos en otro post los 5 hábitos de los millonarios. En esta ocasión nos centraremos en analizar la mentalidad que comparten los millonarios para ayudarnos en nuestro camino. ¡Vamos allá!

 Los millonarios piensan a lo grande

La mayor parte de las personas normales piensan de forma realista. Son razonables a la hora de fijarse objetivos y mantienen bajas sus expectativas para evitar la decepción del fracaso. Y, si bien ese mecanismo nos ayuda a estar satisfechos, lo cierto es que no nos motiva para hacer grandes cosas.

La mentalidad de los millonarios es justo la contraria. Suelen ser extremadamente optimistas (a veces ridículamente optimistas) y fijarse objetivos muy ambiciosos. Y, por ello, tienen que enfrentarse a la decepción del fracaso en muchas ocasiones.

Pero, incluso aunque no consigan alcanzar sus objetivos y se queden a medio camino, como el objetivo de partida era ambicioso, consiguen resultados superiores a la media.

Jugando pequeño y seguro, es poco probable que llegues a ser millonario.

Los millonarios se centran en las oportunidades

Seguro que más de una vez te has encontrado trabajando con una persona que solamente ve obstáculos por todas partes: no podemos hacer eso porque no lo permite el procedimiento, no hay demanda en el mercado, los competidores lo hacen mejor… La verdad es que yo me convierto en esa persona muchas veces cuando estoy desmotivado o llevo una muy mala racha.

Y no se trata de que los millonarios ignoren los obstáculos, sino que se centran en que, una vez superados, se abrirá un nuevo elenco de oportunidades.

¿Te imaginas que Steve Jobs se hubiese centrado en lo poderosa que eran las grandes empresas que fabricaban ordenadores cuando cofundó Apple? ¡Probablemente estarías leyendo esto con otro ordenador u otro móvil!

La mentalidad de los millonarios

La mentalidad de los millonarios implica admirar a otros millonarios

Es habitual que haya personas que tienden a minusvalorar o a despreciar a los millonarios sobre la base de argumentos muchas veces ficticios. Pero, lo cierto, es que la mayor parte de millonarios (al menos los que se han hecho millonarios, no tanto los que han heredado) han llegado a donde han llegado gracias al esfuerzo, el trabajo duro y la ambición.

Y por eso los millonarios admiran a otros millonarios, porque los reconocen como duros trabajadores que han estado dispuesto a perseguir sus sueños superando las adversidades que se han encontrado por el camino.

Sí, vale, es probable que también hayan tenido un poco de suerte. Pero la suerte se da cuando la oportunidad se encuentra con la preparación. ¿Quizás es hora de crear tu propia buena suerte?

Los millonarios persiguen ser cada vez mejores

Si tienes la mentalidad de un millonario estás dispuesto a trabajar para aprender, para adquirir nuevas habilidades, para crecer como persona. Porque sabes que tu valía personal es uno de los principales factores que determina el éxito y que, para tener una vida mejor, tienes que convertirte en una persona mejor.

Por el contrario, las personas normales simplemente quieren trabajar a cambio de un salario y no salir de su zona de confort. Están bien donde están y no necesitan esforzarse para conseguir nada más. Y, como no se esfuerzan, y están bien donde están, pues se van a quedar en el mismo sitio toda la vida.

Y ojo que eso no es malo. Hay muchos caminos hacia la felicidad. ¡Pero estamos hablando de pensar como un millonario!

Los millonarios saben que tienen que gestionar su dinero

Por suerte o por desgracia, en el mundo en el que vivimos el dinero es un instrumento que nos permite adquirir bienes y servicios. El millonario tiene objetivos que alcanzar, persigue sus sueños. Y sabe que el dinero le va a servir de ayuda por lo que tiene que gestionarlo (o encargarle a otro que lo gestione). Y en el largo plazo, eso hace una gran diferencia.

Por el contrario, la mayor parte de las personas no presta atención a la gestión de su dinero y lo malgasta. O no ahorra o no invierte. No pone su dinero a trabajar así que todo el trabajo le toca hacerlo a él o ella. Todos conocemos a gente muy honrada y muy trabajadora que no saben gestionar su dinero y tienen una vida muy dura.

Por eso, aprender a gestionar tu dinero es uno de los aspectos claves de la mentalidad de los millonarios, y en este blog queremos ayudarte en todo lo que sea posible. ¿A qué estás esperando?

¨Lo que hagas hoy puede mejorar todos tus mañanas¨. Ralph Marston, escritor norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.