Cómo la inflación acabó con el Imperio Romano

Tiempo de lectura: 5'

En este post me gustaría contaros de uno de los principales factores que provocaron la caída del Imperio Romano: la inflación.

Es cierto que hubo otros factores como las invasiones de los bárbaros, el cese del flujo de esclavos o la corrupción galopante, pero es probable que la inflación sea el factor más determinante.

El sistema monetario del Imperio Romano

El sistema monetario del Imperio Romano estaba basado en el denario, una moneda de plata que, en sus orígenes, en torno al año 268 a.C., era de plata en un 95-98% De hecho, denario es el origen de la palabra española dinero.

Había otras monedas como los ases de cobre (10 ases eran igual a un denario, de ahí el nombre), el sestercio de plata (4 sestercios eran igual a un denario), el aureus de oro (igual a 25 denarios) y la libra de oro (igual a 40 aureus o 960 denarios).

A lo largo de los siglos los distintos emperadores fueron devaluando el denario para sufragar fundamentalmente los gastos de sus campañas militares y de la construcción de monumentos.

Pero, en aquella época, no existía todavía el dinero fiat o dinero papel por lo que, para devaluar moneda no se le daba a la maquinita de imprimir billetes, sino que se reducía el contenido de plata del denario y se sustituía por otros metales más abundantes.

Así, a principios del siglo I d.C., en tiempos de Octavio Augusto (el sobrino de Julio César), el denario era un 95% plata y un 5% de otros metales. A principios del siglo II, con Trajano, el porcentaje de plata era del 85%. Y ochenta años más tarde, con Marco Aurelio, el último de los conocidos como cinco buenos emperadores, el denario tenía solo un 75% de plata.

Digamos que hasta aquí la inflación había sido bastante moderada (un 25% en dos siglos).

Inflación en el Imperio Romano

La crisis del siglo III

Pero la cosa comenzó a desmadrarse con la llegada al poder de Caracalla (211 d.C.). Un personaje curioso que, tras llegar al poder se cargó a su hermano Geta y se dedicó a construir grandes obras arquitectónicas (como las termas en Roma que llevan su nombre) y a guerrear hasta su muerte en el año 217 d.C… cuando fue asesinado por uno de sus propios guardias.

Para ganarse a sus tropas, Caracalla decidió subirles el sueldo. Y para poder pagarles, devaluó el denario reduciendo su contenido en plata del 75% al 50% (de hecho, introdujo una nueva moneda, llamada el antoniano, cuyo valor nominal era 2 denarios pero su contenido en plata era el de 1,5 denarios). El resultado fue que se disparó la inflación en el Imperio Romano.

Y sus sucesores no lo hicieron mejor desde el punto de vista financiero ya que la mayor parte de los emperadores romanos del siglo III fueron militares que llegaron al poder tras algun golpe militar que otro. Para que os hagáis una idea, durante este siglo hubieron 26 emperadores legítimos y solo uno de ellos murió de muerte natural. El resto murió en combate o fue asesinado.

Y el nuevo emperador que llegaba al poder tenía que pagar una especie de recompensa a los soldados que le habían apoyado así que la devaluación fue la tónica general.

Dioclesiano y Constantino

Dioclesiano

Llegamos así hasta Dioclesiano (año 284 d.C), emperador famoso por sus persecuciones a los cristianos. El denario de plata había desaparecido como tal y consistía en una moneda de bronce bañada en plata. Y claro, los precios disparados.

Esto llevó a Diocleciano a implantar una reforma monetaria que fue un desastre porque el valor real de los metales necesarios para hacer una moneda era mayor que el valor nominal de dicha moneda… Para hacer frente a los gastos del imperio (no olvidemos que en ese entonces ya había dos emperadores y dos césares) y para subsanar lo absurdo del sistema, en el año 301 se vio obligado a realizar otra devaluación del 50%.

Y como la cosa no mejoraba (lógico), un par de meses después Dioclesiano promulga su edicto de precios máximos aduciendo que el problema era la avaricia de los comerciantes (¿os suena de algo?)  y la cosa empeora todavía más.

Dioclesiano abdica en el año 305 d.C. sin haber solucionado el sistema monetario y se retira a disfrutar de la vida en el fabuloso palacio que se había construido en la actual Split, Croacia.

Inflación en el Imperio Romano

Constantino

En el año 311 d.C. llega al poder Constantino, primer emperador cristiano. Lo primero que hace es emitir una moneda de oro denominada el solidus, que equivaldría a 72 denarios de plata.

Y os preguntaréis, ¿de dónde sacó el oro? Pues parece ser que, como buen cristiano, no le gustaban los dioses paganos así que se dedicó a saquear los templos.

Además, crea una serie de nuevos impuestos sobre la tierra de los senadores y la riqueza de los comerciantes y exige que sean pagados en oro. Y también exige a los arrendatarios de tierras imperiales que paguen la renta en oro. Con eso refuerza el nuevo papel de su moneda.

Pero lo cierto es que, aunque Constantino consiguió estabilizar la moneda de oro, el suministro de monedas de plata siguió siendo un caos y comenzaron a aparecer falsificaciones y pequeñas emisiones de moneda local.

Al final, los terratenientes y los mercaderes ricos que tenían oro se vieron protegidos de la inflación. Pero, si no eran lo suficientemente ricos, no podían pagar sus impuestos en oro y acababan perdiendo sus propiedades. La clase media se vio por tanto diezmada.

Conclusiones sobre la inflación en el Imperio Romano

En mi opinión hay dos conclusiones muy interesantes que podemos extraer de la historia de la inflación en el Imperio Romano.

La primera es que el aumento de los gastos militares combinado con los gastos en grandes obras y de una administración pública enorme y la inestabilidad política fueron los principales factores que dieron lugar a la inflación.

Y la segunda es que, el oro, en términos generales, mantuvo su poder adquisitivo. Según el historiador Joseph Peden, durante la época de Diocleciano, una libra romana de oro costaba 50.000 denarios. 37 años después, cuando muere el emperador Constantino, se requerían 20 millones de denarios.

 ¨Me gusta el oro porque es un estabilizador, una póliza de seguros¨. Kevin O´Leary, multimillonario americano famoso por el programa Shark Tank.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.