Invierte según los principios de Warren Buffet

Tiempo de lectura: 6'

En este post voy a resumir los principios fundamentales de inversión según Warren Buffet (o, mejor dicho, según mi entendimiento de lo que dice Warren Buffet). Conocido como el Sabio de Omaha, Warren Buffet es el inversor más famoso de entre los que utilizan el análisis fundamental como estrategia de inversión. Estos principios pueden servir tanto si queremos invertir en bolsa como si queremos invertir en una pequeña empresa.

1.- Invierte solamente en negocios que puedas entender

Antes de invertir en una empresa, necesitas entender cuál es su modelo de negocio, cómo gana dinero esa empresa. Por ejemplo, imagínate que quieres invertir en Inditex. Su negocio principal es relativamente sencillo: Básicamente, Inditex diseña ropa, la fabrica, la lleva a las distintas tiendas y la vende. Fácil.

Veamos ahora el caso de la empresa Terra, primera empresa española de Internet que salió a la Bolsa y paradigma de la burbuja puntocom en España. Terra salió a Bolsa el 17 de noviembre de 1999 a un precio de 11,81 euros y cerró ese mismo día a 37 euros por acción. Terra era una empresa de nueva creación que prometía beneficios sólo al cabo de tres años y cuyas perspectivas se basaban en el hipotético crecimiento de un sector entonces desconocido.

Pero ¿cómo iba a hacer dinero Terra? Pues no se sabía bien, pero Terra era el mayor portal de la comunidad hispana de Internet e Internet era el futuro. Ya se vería. Publicidad o venta de servicios… Terra acabó muy mal, siendo absorbida por su matriz, Telefónica, y fue un negocio ruinoso para muchos, incluyendo a un buen amigo mío.

Resumiendo, si no entiendes lo que hace la empresa para ganar dinero, no inviertas, no puedes evaluar si lo están haciendo bien o no. Si no lo entiendes, estás apostando.

Y no olvides que no hace falta que un negocio sea sexy para que gane dinero.

2.- Invierte en negocios que tengan buenas perspectivas a largo plazo

¿Qué quiere decir Warren Buffet con esto? Pues que tienes que creer que el negocio al que se dedica la empresa va a seguir existiendo a largo plazo.

Por ejemplo, yo no invertiría ahora mismo en empresas que vendan periódicos de papel ya que tengo la impresión de que cada vez venderán menos. También se prevé que los coches en el futuro sean autónomos, que no tengan conductores, así que quizás no sea buena idea invertir en empresas que se dediquen a formar conductores. El sector del taxi está sufriendo mucho por la existencia de compañías como Uber o Cabify así que yo no compraría ahora una licencia de taxi. Tampoco montaría una agencia de viajes en mi barrio porque cada vez más y más personas organizan sus viajes por Internet.

No obstante, es muy probable que las personas vayan a seguir necesitando vivir en una casa en el futuro por lo que creo que las empresas constructoras seguirán existiendo (aunque probablemente empleando robots para la construcción). También las empresas que fabrican muebles. Es probable que en el futuro tengamos que seguir vistiéndonos, por lo que vamos a necesitar ropa. Y seguiremos necesitando comida (que cada vez tiende a ser más ecológica). Y los ordenadores tienen pinta de ser una herramienta fundamental en el futuro, como los móviles.

Invierte como Warren Buffet

3.- Invierte en empresas que se dediquen a lo suyo

Si una empresa está constantemente dedicándose a fusionarse con otras empresas que tienen modelos de negocios distintos o si está constantemente haciendo adquisiciones para diversificar, aumentan las posibilidades de que algo vaya mal, de que entren en un sector que no conocen y de que metan la pata.

Por ejemplo, podría pensarse que son mercados parecidos pero la verdad es que no tiene mucho que ver el mercado del cobre con el mercado del petróleo, aunque ambos productos sean materias primas. Incluso, en determinados casos, se realizan adquisiciones no por el bien de la empresa sino por el ego (o el bonus) de los directivos de la empresa. Tenlo en cuenta.

Nota: Eso no quiere decir que una empresa no tenga que fusionarse o hacer adquisiciones de vez en cuando, pero que sea una constante no suele ser buena señal.

4.- Invierte en empresas con gestores dedicados y honestos (¡como Warren Buffet!)

La empresa en la que inviertas debería tener gestores que se dediquen en cuerpo y alma a gestionar la empresa. Los business angels no invierten en empresas cuyo equipo de gestión no esté dedicado en exclusiva. ¡Por algo será!

Por ejemplo, y aunque creo que Florentino Pérez es un empresario muy capaz, yo no invertiría ahora mismo en ACS (empresa de la que es Presidente). Y no lo haría no porque Florentino no sea un experto en el sector de la construcción (que no cabe duda de que lo es) sino porque, quiera o no quiera, le tiene que dedicar mucho tiempo a gestionar el Real Madrid.

Además, mi consejo es que inviertas en empresas cuyos gestores no estén involucrados en casos de corrupción o similar. Ni tan siquiera acusados. Para estas cosas mejor andarse con extremo cuidado porque no importa lo bien gestionada que esté una empresa, si los gestores roban, la empresa está destinada al fracaso.

5.- Invierte en empresas que no estén muy endeudadas

Cuando las empresas endeudadas atraviesan situaciones difíciles, los bancos tienden a involucrarse o incluso dirigir la gestión con la finalidad de recuperar el dinero prestado. Que la empresa sobreviva o crezca deja de ser una prioridad. Así, si una empresa está muy endeudada, probablemente lo pasará muy mal en la próxima crisis, no solamente por el deterioro de su negocio sino también por las tensiones financieras.

Por el contrario, si una empresa no está endeudada, si las cosas le van mal, puede centrarse en la gestión de su negocio sin preocuparse demasiado de sus finanzas. O, incluso, se puede endeudar si hace falta para pasar el bache. La diferencia es evidente.

6.- Invierte en empresas que estén baratas

Para poder saber si una empresa está barata, o no, es necesario realizar un análisis de sus estados financieros, un análisis del sector y de los países en los que opera, de sus productos y de su competencia, de las barreras de entradas a potenciales competidores, hacer proyecciones de inversiones y resultados… es bastante complicado.

Pero se puede calcular una serie de ratios financieros con cierta facilidad que nos pueden dar una idea aproximada. En un post futuro detallaremos los ratios más comunes que se utilizan al realizar un análisis fundamental.

7.- Invierte en empresas en las que tengas el control

Por tener el control me refiero a que tengas la capacidad de tomar las decisiones importantes, ya sea porque tienes la mayoría del capital o porque haya un acuerdo entre accionistas que te dé el control.

Este consejo es algo que Warren Buffet se puede permitir ya que gestiona sumas de dinero enormes y puede comprar participaciones mayoritarias. Evidentemente, si vamos a dedicarnos a comprar acciones de grandes empresas cotizadas en bolsa, no vamos a poder tener el control. Pero si vas a invertir en una empresa pequeña, por favor, asegúrate de tener el control o, por lo menos, que no lo tenga otro y que para las grandes decisiones haya que llegar a un acuerdo. Y si no puedes conseguirlo, pues por lo menos asegúrate de que confías ciegamente en las personas que tienen el control. Yo tuve una participación de algo menos del 5% en una empresa y tuve que quedarme cruzado de brazos mientras el socio mayoritario dilapidaba mi dinero. No pude hacer nada. Así que, ¡avisado quedas!

Invierte como Warren Buffet

Intento comprar acciones de negocios que sean tan sencillos que incluso un idiota los pueda gestionar porque, tarde o temprano, algún idiota los gestionará”. Warren Buffet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.