La inversión pecaminosa

Tiempo de lectura: 2'

Vamos a ver en este post la inversión pecaminosa. Un concepto sugerente, ¿no?

¿Qué es la inversión pecaminosa?

La inversión pecaminosa es la inversión en negocios asociados con actividades consideradas poco éticas o inmorales.

Si bien la cuestión de lo que es ético o moral es un concepto subjetivo hay algunos sectores de la economía que generalmente se consideran pecaminosos. Veamos algunos de ellos.

Juegos de azar

Si piensas en Las Vegas o Macao ya te haces una idea de lo que estamos hablando. Hoteles casinos a los que van los millonarios a dilapidar su dinero. Espectáculos, restaurantes caros, limusinas, hipódromos, prostitución… No parece ser un negocio que vaya a acabar pronto.

Pero no te hace falta irte tan lejos. En España han proliferado las casas de apuestas (de hecho, algunos partidos le quieren meter mano) y el número de operadores online se ha multiplicado.

Alcohol

La rentabilidad de la cerveza, el vino y los licores es en general muy alta. Cierto es que la mayoría de los viñedos son privados (aunque en este post vimos algunas excepciones notables), pero empresas cerveceras y fabricantes de bebidas alcohólicas hay muchas.

Tabaco

Da igual las campañas que se hagan para prevenir el tabaquismo y lo que se diga, que la gente sigue fumando. Que si cáncer, impotencia, problemas reproductorios… En España no se puede salir a pasear sin ser fumador pasivo. Y la industria se reinventa, como demuestran los cigarrillos electrónicos.

Sexo

La industria del sexo es tan enorme y tan secreta, que es complicado hacer estimaciones sobre su tamaño. Pero es posible invertir en la industria de la pornografía, la fabricación de condones e incluso fabricantes de medicinas para aumentar la potencia sexual. Y en Internet podemos encontrar desde páginas de pornografía hasta páginas de contactos que promueven que las personas casadas tengan una aventura…

inversión pecaminosa

Armamento

La producción de armamento, tanques, barcos, helicópteros, aviones de combate o misiles es un negocio muy rentable, especialmente durante carreras armamentísticas o guerras.

¿Por qué invertir en estos negocios?

La respuesta simple es por dos motivos: la rentabilidad de la inversión y la resistencia de estos negocios a las crisis. Y es que muchos de estos negocios giran en torno a la adicción.

El juego, el tabaco y el alcohol son productos o actividades que crean hábitos. Los bebedores, los fumadores y los jugadores frecuentes son clientes muy leales. Pero, ¿es ético aceptar apuestas de un jugador aunque tenga un problema grave? ¿Vender cerveza o vino de cartón a un alcohólico que duerme en la calle? Claramente, es una decisión que cada inversor debe tomar personalmente.

¿Y cómo invertir?

Se puede comprar directamente acciones de empresas, Por ejemplo, el sector del juego tienes a las españolas Codere o Cirsa que está previsto que salga pronto a cotizar en bolsa.

En el sector del alcohol la británica Diageo, la francesa Pernord Ricard o la holandesa Heineken.

En el sector del tabaco tenemos a la británica Imperial Brands o a la norteamericana Philip Morris.

En el sector del sexo tienes por ejemplo a la empresa del Grupo Durex o el laboratorio Pfizer que fabrica la viagra.

Y en el sector armamentístico tienes a Airbus o a la española Indra.

Pero es que incluso hay fondos especializados en este tipo de industrias e incluso ETFs.

Conclusión

Hacer una inversión pecaminosa o no es una elección personal. Pero parece claro que las debilidades humanas y el atractivo de los placeres pecaminosos no van a desaparecer pronto.

¨La adicción no es a una sustancia, sino al cambio de humor que te produce el consumo de esa sustancia¨. Susan Cheever, escritora norteamericana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.