Interés simple e interés compuesto

Tiempo de lectura: 2'

Interés simple e interés compuesto

En este post vamos a explicar los conceptos de  interés simple e interés compuesto. Es muy importante comprender sus efectos sobre las finanzas personales para mejorar nuestra situación financiera.

Con ¨interés simple¨ hacemos referencia a una deuda que genera unos intereses que, cuando se generan, se pagan. Con ¨interés compuesto¨ hacemos referencia a una deuda que genera unos intereses que no se pagan, sino que se convierten en deuda y se utilizan de nuevo para calcular intereses.

Imagínate que vas al Banco a pedir un préstamo pero les pides que sean flexibles con el plazo de devolución porque andas apretado. El Banco te dice que te va a dar un préstamo de 10.000 euros a 5 años al 5% de interés anual. No obstante,  en vez de devolver el préstamo mes a mes, puedes elegir:

(i) Pagar los intereses una vez al año y los 10.000 euros al final del plazo de 5 años (interés simple).

(ii) Pagar todo, tanto los intereses como los 10.000 euros, al final del plazo de 5 años (interés compuesto).

Fijaros en la diferencia:

Interés simple

Con la opción de interés simple, durante cada uno de los primeros cuatro años pagarás 500 euros en intereses, el 5% de 10.000 euros. El último año pagarás también 500 euros en intereses y devolverás los 10.000 euros. En total, durante los 5 años habrás pagado 2.500 euros en intereses.

Concepto Año 1 Año 2 Año 3 Año 4 Año 5
Interés 500 500 500 500 500
Deuda 10.000 10.000 10.000 10.000 10.000
Pagado 500 500 500 500 10.500
Deuda Pendiente 10.000 10.000 10.000 10.000 0
Interés compuesto

Con la opción de interés compuesto, el primer año se generan intereses de 500 euros pero no los pagaríamos, sino que se convertirían en deuda. Así, al final del primer año no habrías pagado nada, pero deberías 10.500 euros en vez de 10.000 euros.

Vamos ahora con el segundo año. Los intereses serán de 525 euros (en vez de 500) ya que se calcularán como el 5% de 10.500 euros (10.000 euros originales más 500 euros de intereses del primer año).

Los intereses del tercer año serán 551,25 euros, el 5% de 11.025 euros (10.000 euros originales más 500 euros de intereses del primer año más 525 del segundo).

El cuarto año los intereses serán de 578,82 euros de intereses.

Y el quinto año los intereses serán de 607,75 euros en el año 5.

Lo intuitivo sería decir que los intereses serían 2.762,82 euros (la suma de las 5 cantidades que hemos calculado para cada año 500 + 525 + 551,25 + 578,82 + 607,75). ¿No? Pues no. La magia del interés compuesto hace que los intereses sean de 3.262,82 euros. Para que lo entiendas tienes que mirar la tabla que figura debajo. Fíjate que la última línea (Pendiente) es la suma del interés y la deuda. Como los intereses a su vez generan nuevos intereses, el importe es mucho mayor. En el año 5  tendremos que pagar ¡13.262.82 euros!

Concepto Año 1 Año 2 Año 3 Año 4 Año 5
Interés 500 525 551,25 578,82 607,75
Deuda 10.000 10.500 11.525 12.076,25 12.655,07
Pagado 0 0 0 0 13.262,82
Pendiente 10.500 11.525 12.076,25 12.655,07 0

Yo hace años que sé la diferencia pero confieso que, cada vez que la explico, me asombra.  😯

Nota:  Este ejemplo no ocurrirá en la vida real pero nos permite explicar los conceptos con facilidad. Los préstamos reales utilizan el interés simple con pago de principal cada mes, no al todo al final. Lo explicamos en este post.

¨La mayor fuerza del Universo es el interés compuesto¨. Frase atribuida a Albert Einstein.

Interés compuesto