Cuando Napoleón ganó en Waterloo: información privilegiada

Tiempo de lectura: 2'

En este post vamos a ver en qué consiste la información privilegiada sobre la base de una anécdota histórica.

La batalla de Waterloo

En junio de 1815 las tropas de Napoleón Bonaparte (que acababa de escaparse de la isla de Elba) se enfrentaron a las tropas británicas dirigidas por Wellington y a las tropas prusianas dirigidas por Blücher cerca de un pueblo belga llamado Waterloo.

El resultado de la batalla fue la derrota de Napoleón que acabó desterrado en la isla de Santa Elena, donde moriría en 1821. Pero…

Cuando Napoleón ganó en Waterloo

Al día siguiente de la batalla, en Londres, corrió el rumor de que Napoleón había ganado lo que provocó la caída de los mercados financieros. No olvidemos que nos encontramos en una época en la que las noticias circulaban todavía por mensajeros.

De hecho, no es extraño escuchar que el rumor fue difundido por Nathan Rothschild que había asistido directamente a ver la batalla y que, en cuanto acabó, montó a caballo hasta la costa belga para tomar un barco pesquero que le llevase a Londres, atravesando el Canal de La Mancha en medio de una tormenta, para beneficiarse del caos generado por el rumor y ganar grandes cantidades de dinero.

En la actualidad sabemos que dicha historia es falsa y fue difundida por un panfleto antisemita publicado en torno a 1846. Pero lo cierto es que la historia se popularizó hasta el punto de que la propia familia Rothschild dedicó abundantes recursos para cambiar la creencia popular.

Información privilegiada

Información privilegiada

En cualquier caso, esta anécdota nos permite introducir el concepto de información privilegiada: aquella información relativa a un activo que no es pública y que, si se hiciese pública, afectaría al precio de dicho activo (para una definición más rigurosa ver el artículo 226 del Real Decreto Legislativo 4/2105, de 23 de octubre).

Debido a que la información privilegiada permite a quien la conoce obtener beneficios en los mercados de forma injusta, el uso de este tipo de información está prohibido… en los mercados financieros.

Fijaros sin embargo que el uso de información privilegiada es legal, y habitual, en otros mercados como el mercado inmobiliario (saber que se van a recalificar unos terrenos) o el mercado del arte (un artista va a realizar una exposición en un museo).

Esto quiere decir que, si operas en un mercado donde el uso de información privilegiada es legal y tienes acceso a la misma, resultará más sencillo realizar buenas inversiones.

¨Compra cuando veas sangre en las calles, incluso si la sangre es tuya¨ frase atribuida a Nathan Rothschild, probablemente de forma errónea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.