El impacto de tener un hijo en tus finanzas

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a analizar el impacto que tener un hijo provoca en nuestras finanzas personales.

Os anticipo que el impacto en las finanzas es negativo. Pero el objetivo es que podamos prever lo que implica para prepararnos y tener hijos sin pasar aprietos.  😉

Gastos directos derivados de tener un hijo

Los gastos directos que se derivan de tener un hijo empiezan durante el embarazo (o incluso antes, si la pareja ha precisado asistencia médica para quedarse embarazada o para adoptar). Veámoslos.

Embarazo y primeros años

Durante el embarazo, la mujer tendrá que comprar ropa para embarazada, acudir al ginecólogo para chequeos médicos o hacer cursillos prenatales.

Además, los padres primerizos tendrán que comprar todo tipo de equipamiento y accesorios que van a necesitar para el bebé: ropa de recién nacido, pañales, biberones, esterilizadores, cunas, carritos, moisés, bañera, sillita para que coman, chupetes, juguetes… El listado es muy amplio. Si la familia es católica, hay que sumar además el bautizo.

Una vez transcurridas las baja de maternidad y de paternidad, habrá que añadir costes de guardería o de una persona que cuide al bebé (salvo que se cuente con apoyo familiar).

Tener un hijo

Años escolares

Una vez que tu hijo comienza a ir al cole hay que añadir los gastos escolares (que se disparan si la educación es privada), los libros de texto, el uniforme, las actividades extra escolares y los cumpleaños (tanto organizar el propio como ¡regalar en los de los amigos de tu hijo!).

A partir de cierta edad, los niños comienzan a tener hábitos propios de consumo y hay que añadir gastos significativos como los videojuegos y, más tarde, el móvil, el ordenador o una tablet.

Y a medida que se va acercando a la adolescencia, aumenta significativamente el gasto en comida, ropa y salidas con los amigos.

Universidad o formación profesional

Una vez que tu hijo cumple 18 años, llega la época de la universidad (o la formación profesional), por lo que habrá que añadir las tasas universitarias, los libros de texto,  una residencia universitaria, colegio mayor o apartamento (si se va a estudiar fuera), transporte, gastos mensuales, viajes para volver a casa por Navidad o para aprender idiomas, dinero para mantenerle en verano mientras hace prácticas no remuneradas…

Y al acabar los estudios quizás tenga que realizar algún estudio de postgrado para poder encontrar empleo.  😥

Tener un hijo

Gastos indirectos derivados de tener un hijo

Pero es que, además, existen otros gastos indirectos derivados de tener un hijo que quizás no sean tan fáciles de percibir.

Por ejemplo, es probable que al tener hijos se piense en comprar una casa mayor o un coche más grande (con el consiguiente aumento de la hipoteca o el préstamo, gastos de comunidad, luz, agua, gas…).

También es posible que la carrera profesional de alguno de los padres se vea afectada y los ingresos futuros disminuidos. O que sea necesario contratar más ayuda en casa (como que la persona que viene a limpiar venga más a menudo) o incurrir en gastos adicionales como seguros privados.

Este tipo de gastos tienen un naturaleza más discrecional (esto es, dependen en gran medida de lo que decidamos) pero su importe puede ser muy significativo.

Ahorros derivados de tener un hijo

No obstante, hay que tener en cuenta que también existen ciertas ventajas financieras derivadas de tener un hijo como deducciones fiscales (especialmente en el caso de familias numerosas) y ciertas ayudas económicas que pueden cambiar mucho en el tiempo (como el famoso cheque bebé). En España no son gran cosa, pero todo suma.

También hay ciertas economías de escala a partir del segundo hijo (hay muchos artículos que pueden ser reutilizados como la ropa de embarazada, la cuna, el carrito, la sillita del coche, etcétera).

Y también es previsible que haya un cierto ahorro en el futuro, ya que muchos hijos cuidan a sus padres cuando son mayores.

Conclusión

Según las estimaciones de un estudio elaborado en 2008 por la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), criar un hijo en España cuesta en total un mínimo de 98.205 y un máximo de 310.274 euros (cifras de 2008).

En términos anuales, según una herramienta preparada por el Confidencial, el coste anual oscila entre 5.000 y 25.000 euros dependiendo de dónde vivas y si tienes sanidad y educación pública o privada.

Pero si dejamos de considerar el aspecto financiero, el valor que un hijo aporta a nuestra vida es, en mi opinión (y en la de la mayoría), muy superior al coste financiero.

Y es que tener hijos es caro. Pero para eso está el dinero. Para gastarlo. Y ningún sitio mejor para gastarlo que en un hijo.

Tener un hijo

¨No puedo pensar en nada mejor que hacer con mi dinero que gastarlo en la educación de mis hijos¨. Niall Fergurson, profesor y escritor británico.