Cómo hacer testamento en España

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a ver cuáles son los puntos clave a la hora de hacer un testamento. Es un tema delicado pero es fundamental dejarlo todo bien atado para evitar peleas entre nuestros herederos. Lo último que queremos es que la familia se deje de hablar por nuestra herencia, ¿no?

Tipos de testamento

Básicamente hay tres tipos de testamento (hay algunos más, pero éstos son los más comunes): (i) el testamento notarial abierto; (ii) el testamento notarial cerrado y (iii) el testamento ológrafo.

Los dos primeros, el testamento notarial abierto y el cerrado, se otorgan ante Notario en escritura pública.

El testamento notarial abierto se llama así porque el Notario prepara la escritura (y, por tanto, conoce el contenido del testamento).

Por el contrario, en el cerrado, el testador entrega un documento al Notario que lo introduce en un sobre que no puede abrirse sin romperlo. Este sobre puede ser custodiado por el Notario, por un tercero o por el propio testador, siendo el riesgo de que se pierda mayor en estos casos (por ejemplo, en un incendio).

El testamento ológrafo es un testamento realizado a mano por el testador, fechado y y firmado. Para que sea válido, debe presentarse al juez en el plazo de 5 años desde la muerte del testador.

Yo he realizado recientemente un testamento abierto. El coste es totalmente irrisorio (menos de 50 euros).

¿Qué tengo que saber para hacer testamento?

Pues lo primero es que, en España, no puedes dejar tus bienes a quien te de la gana sino que hay una parte de tus bienes (la legítima) que le tienes que dejar a tus herederos legítimos. Y funciona así:

1.- Si tienes hijos (o si tus hijos han fallecido pero tienes nietos) dos tercios de todo lo que tengas es para ellos.

De estos dos tercios, un tercio se reparte a partes iguales entre todos y el otro tercio (el tercio de mejora) lo puedes repartir como quieras entre ellos (por ejemplo, todo a un hijo: una forma asegurada de liarla parda).

2.- Si no tienes hijos ni nietos, tus herederos legítimos son tus padres (o, en su defecto, tus abuelos) que se quedan: (i) la mitad de la herencia, si no estás casado, o (ii) un tercio, si estás casado.

3.- Tu esposo o esposa tiene derecho a lo que se llama el usufructo (básicamente, derecho a usar los bienes mientras viva, pero cuando muera los bienes pasan a tus herederos) de un porcentaje distinto de tus bienes dependiendo de los familiares que tengas: (i) un tercio de la herencia si hubiera hijos o nietos; (ii) la mitad si no hay hijos ni nietos pero sí hay padres (o abuelos) o (iii) dos tercios si no hay hijos, ni nietos, ni padres ni abuelos.

Ojo que esto sólo aplica si estás casado, pero casado de verdad. A fecha de este post no aplica con las parejas de hecho.

¿Complicado, verdad? Pues además hay seis Comunidades Autónomas con particularidades: Aragón, Baleares, Cataluña, Galicia, Navarra y País Vasco. Que os las cuente el Notario.

Cómo hacer testamento

¿Y no puedo desheredar a mis herederos legítimos sin son unos sinvergüenzas?

Si se puede, pero tienen que ser muy sinvergüenzas. Las causas de desheredación (que así se llaman) son pocas y tasadas. Y son cosas muy graves en plan negar alimentos, acusar falsamente de delitos condenados con pena de prisión superior a 6 años, intentar matar al testador (¡salvo que haya reconciliación posterior!)…

Si quieres desheredar a algún heredero forzoso, pide asesoramiento a un abogado, porque es un tema complicado.

¿Y qué pasa con el resto de la herencia?

Pues la parte que no forma parte de la legítima y la mejora es lo que se llama la parte de libre disposición, y puedes hacer con ello lo que quieras.

¿Y si no tengo herederos legítimos?

Pues si alguien no tiene descendientes ni ascendientes y no está casado (por ejemplo, porque vive con su pareja pero sin casarse), puede dejarlo todo a quien quiera.

¿Y si no hago testamento y no hay herederos legítimos?

Pues, en este caso, la herencia pasaría, por este orden, a los hermanos, a los sobrinos, a los tíos, a los primos, a los tíos segundos o a los sobrinos segundos… Y si no hay nadie, pues va para el Estado que tiene que destinar dos tercios a beneficiencia y otro a pagar deuda.

¿Qué es lo más común en España?

Lo más común es la fórmula que se conoce como ¨del uno para el otro, y después para los hijos¨ que quiere decir que, mientras viva uno de los esposos (aunque vuelva a casarse) tendrá derecho al usufructo de todos los bienes y cuando fallezca, la herencia pasará a los hijos por partes iguales.

Bueno, y podríamos ver más cositas pero yo creo que con esto ya sabes lo fundamental. Lo más sensato es que te asesore un Notario. ¡No lo dejes para más adelante!

¨En este mundo no hay nada cierto salvo la muerte y los impuestos¨. Benjamin Franklin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.