El síndrome de ¨esta vez es distinto¨

Tiempo de lectura: 2'

En este post me gustaría explicaros lo que se conoce como el síndrome de ¨esta vez es distinto¨.

Este síndrome es descrito en un libro de idéntico nombre Esta vez es Distinto (link de afiliado), escrito por Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart. Es un libro muy interesante con muchos datos estadísticos.

Básicamente, este síndrome consiste en la creencia generalizada de que no puede producirse una crisis porque se han producido una serie de innovaciones, de naturaleza técnica o financiera y, por tanto, ¨esta vez es distinto¨.

Este síndrome ocurre a menudo antes de grandes crisis. Veamos algunos ejemplos.

La Primera Guerra Mundial

En los años 20, existía la creencia de que las extensas relaciones comerciales entre los países evitarían futuras guerras. Simplemente, un país perdería demasiado desde un punto de vista económico como para permitirse entrar en una guerra.

Esta creencia se vio reforzada porque varias disputas que tuvieron lugar a principios de siglo XX (como el apoyo de Alemania a la independencia de Marruecos frente a Francia o las disputas territoriales entre Gran Bretaña y Francia en el este de África), se resolvieron por la vía diplomática.

Pero al final, se desencadenó la Gran Guerra con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo.  😥

La burbuja de las puntocom

Entre 1997 y 2001 tuvo lugar un gran desarrollo de las tecnologías informáticas y de las telecomunicaciones que dieron lugar a una Nueva Economía y al desarrollo de la globalización. Las nuevas empresas prometían un gran crecimiento y altas rentabilidades con una baja inversión.

Se había producido un cambio de paradigma y de nuevo se escuchaba eso de que ¨esta vez es distinto¨. Hasta que pinchó la burbuja y arrastró a la quiebra a la mayor parte de estas nuevas empresas.

Esta vez es distinto

La crisis de 2007-2008

Antes de la crisis hipotecaria de 2007, la creencia general era que la globalización, la tecnología y la mejor gestión de la política monetaria serían capaces de prevenir una nueva crisis.

Hasta el Presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, defendió que avances financieros tales como las titulizaciones hacían más líquidas las inversiones en bienes inmuebles y que, por tanto, la subida de los precios de los inmuebles estaba justificada.

Pero al final, quebró Lehman Brothers y nos tuvimos que enfrentar a la mayor crisis desde la Gran Depresión de 1929.

¿Y qué hacemos si nos dicen que ¨esta vez es distinto¨?

Pues cada uno que haga lo que quiera… Yo creo que es una de las señales de la existencia de una burbuja y me preparo para la siguiente crisis.

¨Lo que sabemos sobre las crisis financieras globales es que no sabemos mucho¨. Paul Samuelson.