Errores de finanzas personales habituales

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a ver una serie de errores de finanzas personales que son muy habituales. La idea es que seamos capaces de identificar estos errores para que dejemos de cometerlos y, así, mejorar nuestra situación financiera.

1.- Gastártelo absolutamente todo

Si llegas a fin de mes habiéndote gastado todo lo que has ganado ese mes (o, incluso peor, habiendo gastado más de lo que ganas) no vas a poder nunca avanzar hacia tu libertad financiera ya que no vas a poder ahorrar. Y no olvides que el ahorro es el paso previo necesario para la inversión y, si no inviertes, no mejorarás.

Es cierto que para muchas personas resulta muy complicado ahorrar porque la vida se ha vuelto muy cara y los alarios no son suficiente en muchos casos. Si estás en esa situación, los siguientes consejos te van a venir de perla.

2.- Mantener gastos innecesarios

Es muy probable que, si analizas tus gastos identifiques algunos que podrías eliminar o reducir.

Un ejemplo muy tonto: yo iba a un gimnasio en el que pagaba 50 euros al mes pero solo iba dos veces por semana (ocho veces al mes). La entrada individual para un día me costaba 4 euros así que me dí de baja y ahora pago 32 euros al mes (4 euros al día por 8 días). Parece una tontería pero ahorras 18 euros al mes, que son 216 euros al año.

Analiza tus gastos e intenta eliminar o reducir lo que puedas (pero sin que afecte a tu calidad de vida salvo situación de emergencia).

3.- No tener en cuenta los gastos extraordinarios

Nos guste o no, los gastos extraordinarios surgen constantemente (y en los momentos más inoportunos). Es por ello que necesitas que, como regla general, todos los meses gastes un poco menos de lo que ingresas para ahorrar y, poder crear una reserva para hacer frente a los gastos extraordinarios si es necesario.

Mi último gasto extraordinario ha sido una lavadora. Se nos ha roto la que teníamos justo cuando acabó la garantía…

4.- Endeudarse para consumir

Este es quizás de los errores de finanzas personales más serios que se pueden cometer. Cuando nos endeudamos para consumir lo que ocurre básicamente es lo siguiente:

(a) queremos comprarnos algo que no nos podemos permitir;

(b) nos endeudamos para poder comprarlo (con deuda al consumo, que es de las que cobran intereses más altos);

(c) durante los próximos 12, 24 o 48 meses (lo que sea) tedremos que repagar esa deuda por lo que nuestra capacidad financiera durante esos meses será menor.

Es decir, básicamente estás robándole a tu yo del futuro. La deuda al consumo es deuda mala y hay que mantenerse alejado de ella.

Errores de finanzas personales

5.- No tener objetivos financieros

Sin objetivos estás dejando tu futuro financiero al azar. Es como si salieses de viaje con el coche y te dejases llevar a cualquier destino. ¡Es probable que no acabes donde quieres!

Los objetivos financieros son fundamentales para mejorar. Algunos ejemplos de objetivos financieros podrían ser gastar menos de lo que ingresas, repagar la deuda mala, ahorrar una cantidad al mes, tener una reserva para emergencia, invertir, jubilarte a los 40…

Además, los objetivos te ayudarán a tomar decisiones. ¿Comprarte el nuevo iPhone te acerca a tu libertad financiera? Probablemente no, así que quizás sea mejor idea seguir con el iPhone antiguo un par de añitos más…

6.- No invertir

Por desgracia, en el sistema financiero actual diseñado para que haya inflación, ahorrar no es suficiente para alcanzar tu libertad financiera. Es necesario invertir.

Y si lo piensas, es lo prudente. Porque si no inviertes tús únicos ingresos van a provenir de tu salario. Y eso le da mucho poder a tu jefe sobre tu vida. ¿Qué ocurre si te despide? ¿Y si quiere que trabajes en Navidad? ¿Qué haces?

7.- Invertir sin aprender antes

Este es quizás el menor de los errores de finanzas personales, pero es el más frecuente entre las personas de clase media o alta. Tienen ahorros que invierten pero no quieren tener que preocuparse de su dinero y lo ponen en mano de expertos que lo gestionarán. El problema es que esos expertos no son siempre de fiar y, al final, los que ganan dinero son ellos, y no tú.

Así que lo que habría que hacer es aprender sobre el tipo de activo que más te interese y empezar a invertir poquito a poco, con cantidades pequeñas que puedas perder, hasta que cojas confianza.

Seguro que hay algún activo que te interesa. ¿No te gustan las acciones? ¿Un apartamento en la playa o la montaña que puedas alquilar cuando no estés? ¿El oro o la plata, aunque sea en joyas? ¿O el vino? ¿Y el arte? Si te apasiona la tecnología podrías invertir en criptomonedas…

¿No te gusta nada? Pues entonces plantéate invertir en un fondo indexado de gestión pasiva con comisiones muy bajas. No te harás millonario pero pondrás tu dinero a trabajar y no te estarán robando.

 ¨La felicidad es inversamente proporcional al número de jefes¨. Eduard Punset

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.