El trading social (o invertir copiando)

Tiempo de lectura: 2'

En este post vamos a hablaros del trading social, una forma de inversión relativamente nueva que se basa en la capacidad de compartir a través de las redes sociales. Veámoslo brevemente.

Concepto y modalidades de trading social

El trading social es una modalidad de inversión que consiste en conectar a un grupo de inversores de tal modo que los inversores más experimentados comparten las inversiones que hacen, y las estrategias de inversión que siguen, y los inversores menos avanzados pueden replicarlas.

Existen a su vez distintas modalidades de trading social. Así, hay plataformas en la que puedes replicar automáticamente las inversiones de un tercero (copy trading). También hay otras plataformas que te permiten replicar la estrategia de inversión de un tercero (mirror trading). E incluso inversores profesionales que publican sus inversiones en foros, redes sociales, newsletters o blogs.

En algunos casos, los inversores profesionales comparten sus conocimientos con los demás de forma altruista pero, en la mayor parte de los casos, reciben algún tipo de retribución (como, por ejemplo, una comisión en función del número de seguidores o una cuota por abonarse a la newsletter o al blog).

Una herramienta muy interesante (y gratuita) que he descubierto recientemente es Vadevalor, que asigna calificaciones a distintos gestores de fondos de inversión españoles. No es exactamente social trading, pero identifica las principales inversiones de cada uno a ciertas fechas.

Trading social

Ventajas e inconvenientes

Los defensores del trading social señalan como su principal ventaja que permite comenzar a invertir ¨de forma profesional¨ a pesar de no tener conocimientos financieros (siendo suficiente con elegir de forma adecuada al inversor al que se seguirá).

Otra ventaja es que, mediante el trading social, los inversores particulares pueden aprender a invertir de una forma muy práctica, comparando las diferentes técnicas de inversión de los inversores profesionales.

No obstante, el hecho de que los inversores profesionales cobren por compartir la información puede dar lugar a que hagan inversiones especulativas y muy arriesgadas para obtener beneficios espectaculares y, de ese modo, que le sigan más particulares. Esto se agrava por el hecho de que, si las inversiones salen mal, el inversor profesional puede crearse un nuevo perfil con otro nombre y empezar desde cero.

Incluso, el social trading ha sido criticado por ser una  forma encubierta de prestar asesoramiento financiero (y cobrar por el mismo) sin tener que obtener las autorizaciones correspondientes y sin asumir ningún tipo de responsabilidad.

Conclusión

Sea como fuere, lo cierto es que en la última década han proliferado las plataformas de trading social como eToro.

Personalmente, yo no creo en las fórmulas mágicas que prometen resultados sin esfuerzo y por eso no he probado el trading social. Pero que a mí no me guste, no quiere decir que no pueda ser una opción válida para otros.

Y seguro que es mejor que invertir sin tener ningún tipo de conocimiento…

¨En este negocio, si eres bueno, aciertas seis de cada diez veces. Nunca vas a acertar nueve de cada diez¨. Peter Lynch, inversor norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.