El ratio oro-plata

Tiempo de lectura: 2'

En este post vamos a analizar el ratio oro-plata: uno de los indicadores que se utiliza para determinar si es buen momento para comprar oro o para comprar plata.

Concepto

Ratio oro-plata

El ratio oro-plata indica cuántas onzas de plata hacen falta para comprar una onza de oro.

Así, por ejemplo, si una onza de oro cuesta 1.200 dólares y una onza de plata cuesta 20 dólares, el ratio es 60. ¡Es tan sencillo como dividir 1.200 entre 20!

¿Y qué implica el ratio oro-plata?

Pues el ratio oro-plata nos da una indicación de si, en términos relativos, está más barato el oro o la plata.

Así, un ratio alto indica que la plata está barata en relación con el oro y un ratio bajo indica que el oro está barato. De este modo, si quieres comprar metales preciosos, este ratio te podría indicar cuál de los dos metales preciosos está más barato y ofrece mejores oportunidades de revalorización.

¿Y cómo ha funcionado el ratio durante la historia?

Históricamente, el ratio ha oscilado entre 14 y 100. Antes de 1900, el ratio tendía a ser alrededor de 16. Pero no olvidemos que en esa época, los metales preciosos eran moneda de curso legal, ya sea el oro (patrón oro), la plata (patrón plata) o ambos (patrón bimetálicos).

En los sistemas basados en un patrón bimetálico, los gobiernos establecían un ratio oro-plata ¨oficial¨ que se mantenía estable. Pero surgían problemas cuando se descubrían nuevos yacimientos de metales preciosos.

Asumamos que el ratio oro-plata oficial es 16 (una onza de oro equivalía a 16 onzas de plata). Pero se descubría un nuevo yacimiento de plata y aumentaba la plata en circulación. Al haber más plata, bajaba su precio por comparación con el oro.

Una persona que tuviese 16 onzas de plata iba al mercado y veía que como había abundancia de plata, ahora una onza de oro (o lo que podía comprar con esa onza de oro) le cuesta 17 onzas de plata…

¿Qué hacía? Pues se iba a la casa de cambio oficial del estado, cambiaba sus 16 onzas de plata por una onza de oro y, luego, o bien se guardabas la onza de oro (por si acaso) o se iba al mercado y la cambiabas por 17 monedas de plata (ganando una moneda de plata así, como si nada). Al final, todo el mundo tendería a guardar el oro y gastar la plata. Esto es lo que se conoce como la Ley de Gresham, que viene a decir que cuando hay dos monedas, la moneda mala es la que circula y la buena la que se guarda.

Y esto también podía funcionar incluso entre distintos países si uno tuviese patrón oro y otro patrón plata… ¡Era muy complicado!

¿Y en la actualidad?

Pues en la actualidad, ya no hay sistemas patrón oro, plata o bimetálico por lo que el ratio oro-plata ha oscilado mucho más

En el siguiente gráfico muestra la evolución del ratio durante los últimos 100 años (si cliqueas en el gráfico puedes ver una versión interactiva):

Ratio oro-plata

A fecha de este post, una onza de oro cuesta en torno a 1.232 dólares y una onza de plata cuesta unos 14,75 dólares por lo que el ratio está en 83,5. Esto quiere decir que el oro está caro en términos relativos frente a la plata, por lo que probablemente comprar plata sea mejor inversión.

En cualquier caso, como siempre os digo, ya sabéis que en este blog no hacemos recomendaciones de inversión y solamente perseguimos educarte para que puedas tomar tus propias decisiones. Ahora ya tienes otra herramienta que puede ayudarte, el ratio oro-plata.

¨Si tengo efectivo y no soy capaz de invertirlo en bienes inmuebles o en mi negocio, lo invierto en oro y plata¨. Robert Kiyosaki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.