El platino y el paladio

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a dar una breve pincelada sobre los mercados del platino y del paladio, dos metales preciosos que se han puesto de moda ante la reciente subida del precio del oro. También os voy a explicar porqué yo no invierto en platino o en paladio (sin perjuicio de que toméis vuestra propia decisión, por supuesto).  😉

El platino

Se trata de un metal precioso que se utiliza no solamente en joyería (que representa en torno al 30% del consumo total), sino también en componentes electrónicos, bujías, fertilizantes, componentes médicos y, principalmente, en catalizadores (siendo un componente fundamental a la hora de reducir las emisiones contaminantes de los vehículos y representando este uso más del 40% del consumo).

El principal productor de platino del mundo es Sudáfrica (que en 2016 produjo el 70% del total) seguido de Rusia (que produjo el 12%). La producción mundial en 2016 fue de unas 172 toneladas (una cantidad muy pequeña), siendo importante resaltar que la nueva producción no es suficiente para cubrir la demanda, por lo que se tiene que recurrir a reciclar platino previamente utilizado. Para los frikis a los que les interese, podéis ver todos los datos aquí (en miles de onzas).  

El paladio

En cuanto al paladio, su uso fundamental es de nuevo en los catalizadores de los vehículos (casi un 80% del consumo) pero también incluyen la electrónica, la joyería, fabricación de relojes o fotografía. Los principales productores son de nuevo los mismos que los del platino, pero cambiando el orden: el principal productor es Rusia (con algo menos del 40%) seguido de Sudáfrica (con el 35%) y la producción en 2016 fue de unas 208 toneladas.

Platino y paladio

¿Por qué yo no invierto en platino o paladio?

A primera vista parece que el precio de ambos metales podría aumentar en el futuro ya que es previsible que, por un lado, haya problemas de suministro (en Sudáfrica son habituales las protestas en las minas y en Rusia hay problemas de todo tipo, incluyendo sanciones internacionales) y que, por otro lado, la demanda continúe aumentando a medida que se intensifiquen los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático (y siempre y cuando sigan existiendo coches de gasolina o diesel, que los eléctricos no contaminan).

Además, como ya analizamos en este otro post, no hay duda de que el platino y el paladio tienen un valor intrínseco (hay que mover entre 7 y 12 toneladas de tierra para obtener una onza de platino) y que no se pueden imprimir.

No obstante, en mi opinión, estos dos metales no cumplen tres condiciones que sí que cumplen el oro y la plata:

1.- El paladio y el platino nunca han sido utilizados como moneda ya que son demasiado escasos, demasiado raros. Su producción es demasiado pequeña.

2.- El paladio y el platino no tienen el mismo valor psicológico que el oro o la plata. Históricamente, en una situación en la que haya pánico en los mercados, los inversores tienden a refugiarse en el oro y, en menor medida en la plata. Es probable  que, en una situación así, el paladio y el platino subirían también de precio pero lo harían porque el oro hubiera subido demasiado y los inversores acudirían al platino y el paladio buscando precios más asequibles, no por su valor psicológico.

3.- El paladio y el platino no actúan como seguro. Es muy complicado bajar a la calle con tus monedas de platino y cambiarlas por algún producto, precisamente por su escasez. La mayor parte de la gente no sabe diferenciar el platino o el paladio, mientras que el oro y la plata son fácilmente reconocibles.

Platino y paladio

Y ojo, que eso no quiere decir que el platino o el paladio no puedan ser excelentes inversiones especulativas. Pero debido a que cuando yo invierto en metales preciosos lo hago como inversión defensiva, prefiero centrarme en el oro y la plata.

Bueno, espero que ahora tengáis una pequeña idea de los mercados del platino y del paladio. Si os ha gustado el post, por favor, comentad y/o compartir que el objetivo de este blog es incrementar la educación financiera y, sin vuestra ayuda, llegaré a mucha menos gente.  😥

¨Amo la joyería, el oro y los diamantes. Soy una mujer.¨ Monica Bellucci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.