Como detectar falsificaciones de arte

Tiempo de lectura: 6'

En este post vamos a ver una serie de métodos sencillos que podemos utilizar para detectar falsificaciones de arte.

1.- Provenencia

Con este término nos referimos a la cadena de propietarios que ha tenido la obra antes de acabar en manos del vendedor. La provenencia es especialmente importante en obras de arte de gran valor (en obras menores no suele existir demasiada documentación).

La idea es pedirle al vendedor que acredite de dónde obtuvo la obra y que aporte toda la documentación que sea posible, intentando llegar idealmente hasta la fecha de creación de la obra.

En caso de que te etreguen algún tipo de información es necesario verificar todos y cada uno de los extremos de la misma.

Por ejemplo, si alguien te quiere vender una obra cubista anterior a 1907 es muy probable que sea una falsificación ya que el cubismo no surgió hasta esa fecha. Sería un error muy básico, pero este es el tipo de cosa al que los falsificadores no prestan atención.

Si te comentan que han comprado la obra en una galería de arte, es necesario verificar que dicha galería de arte existe y que estaba en funcionamiento en la fecha en la que se produjo la adquisición. También es conveniente pedir la factura que acredite la compra.

Además, si hay algún aspecto que te parece raro, es probable que tu intuición esté haciendo el trabajo por ti: una vez estuve interesado en comprar unas litografías de Andy Warhol (sin firmar, nada extraordinario, pero a muy buen precio) y la persona que me las quería vender me dijo que se las había comprado a un antiguo amante de Warhol… ¿Raro no?

Aquí tienes un vídeo en donde explican como detectaron que un Jason Pollock era falso porque se quería justificar la compra mediante un fax que se refería a que Pollock había muerto en 1955… pero murió en 1956.

 2.- Inspección visual

Un segundo paso es realizar una inspección visual del cuadro, por todas sus caras y desde distintos ángulos para ver si encontramos algún aspecto que no coincida con lo que esperaríamos de la pintura en cuestión.

Volumen: Las pinturas al óleo y acrílicas tienen volumen y éste debe ser visible en las pinceladas o en los bordes del cuadro.

Soporte: La base de la pintura debe de ser de un material sobre el que se pueda aplicar la técnica que aparece en el cuadro. Por ejemplo, las pinturas de acuarelas no crean texturas pero necesitan aplicarse sobre un papel absorbente.

Trama: Si se trata de una reproducción impresa, con una lupa se puede ver como la imagen se forma con puntos diminutos.

Si estás empezando es muy probable que no sepas que tipo de pistas debes buscar. ¡Investiga en internet!

 3.- Materiales y técnicas empleados

 Los materiales empleados deben ser congruentes con el lugar y el momento de creación del cuadro.

Por ejemplo, si vas a comprar un retablo de la edad media, la madera no puede ser una madera originaria de América, porque no había sido descubierta. La madera debería ser nogal, pino, abeto, roble o haya dependiendo de la ubicación. Maderas tropicales como la caoba no comenzaron a utilizarse hasta la Edad Moderna.

La técnica también debe ser congruente con la época. Por ejemplo, no hubo collages hasta que George Braque los inventó en 1912. No puede haber collages anteriores a esa fecha.

Y no hace falta que sepas estas cosas, es suficiente investigarlo en internet.

Detectar falsificaciones de arte

 4.- Catálogo de obras

Si estás interesado en comprar obras de arte de algún artista famoso, es probable que encontres fácilmente un catálogo muy exhaustivo de sus obras.

Si se trata además de obras gráficas (litografías o serigrafías, por ejemplo) es muy posible que puedas encontrar otros ejemplares de la misma tirada a la venta en páginas web como artsy.net. ¡E incluso puede que la encuentres más barata!

Búsca la obra que estás pensando comprar y no pares hasta que la encuentres. También puedes pedirle al vendedor que te ayude a encontar una página web donde esté identificada (en cuyo caso comprueba la legitimidad de la página web mirando por ejemplo su antigüedad).

 5.- Certificados de autenticidad

En muchas ocasiones las falsificaciones de arte vendrán acompañadas de un certificado de ¨autenticidad¨.

Para que no te engañen, es necesario que compruebes distintos aspectos del certificado como que: (i) la entidad que emite el certificado existe; (ii) esa entidad emite (o, al menos, emitía) certificados de autenticidad; (iii) el certificado de autenticidad no tiene faltas de ortografía ni elementos sospechosos; y (iv) la técnica utilizada en la emisión del certificado encaja con la fecha en la que se emitió.

Os pongo un ejemplo: La misma ocasión que quise comprar las litografías de Andy Warhol, el vendedor me mostró unos certificados emitidos el 11 de febrero de 1988 por el Carnegie Institute de Pittsburgh.

Lo primero que comprobé fue que el certificado estaba impreso con una impresora a color. Las impresoras a color comenzaron a utilizarse a gran escala en los años 80 así que este punto no era sospechoso si asumíamos un certificado emitido en 1988.

Luego le escribí al Carnegie Institute y me confirmó que no emitían certificados. Descubrí en internet que la Andy Warhol Foundation sí que había emitido certificados hasta 2012 , fecha en la que dejaron de emitir certificados porque les demandaban si negaban la autenticidad de una obra por la que un millonario había pagado una buena pasta.

Además, el certificado ponía como fecha 11 Febrery 1988 en vez de 11 February 1988. Un error ortográfico… ¡No parecía auténtico!

 6.- Comprueba la firma

Si estás comprando un cuadro en el que figura la firma del artista es importante la verificación de la firma con un análisis comparativo.

Para ello vas a tener que comparar la firma del cuadro con otras firmas del artista (es normal que los pintores varíen su firma a lo largo de su trayectoria) para lo que resulta muy útil consultar una enciclopedia de firmas y monogramas. La firma debe coincidir con la firma del artista en el año en que está fechado el cuadro.

Además compara la firma con respecto al resto del cuadro. ¿Han envejecido ambos igual o la firma parece más reciente?

7.- Consejos finales para detectar falsificaciones de arte

Unos últimos consejos para evitar comprar falsificaciones de arte:

– Si no quieres correr riesgos, lo mejor es que compres las obras en una galería de arte reputada que lleve establecida mucho tiempo. Ellos no se van a arriesgar a vender falsificaciones de arte porque su prestigio está en juego. Y no serán fácil que le cuelen a ellos falsificaciones ya que habrá un profesional al cargo.

– Ten en cuenta la relación entre el coste de falsificar y el precio que estás pagando. La primera obra de arte que yo compré me costó 325 euros. Al final, entre el coste de reproducir la obra en un papel de calidad, enmarcarlo y ponerle el paspartú, parece poco probable que alguien se tomase la molestia de hacer una falsificación por tan poco dinero.

– Aprende todo lo que puedas sobre arte antes de ponerte a invertir. En internet puedes encontrar cursos fabulosos y gratis como éste sobre cubismo del Museo Reina Sofía o éste sobre arte moderno del MoMa.

– Si tu instinto te dice que hay algo raro, hazle caso. Piensa que es mejor no comprar una obra de arte auténtica a buen precio que comprar una falsificación.

– Finalmente, si vas a realizar un desembolso muy importante, contrata a un profesional para que te asesore en todo el proceso.

¨Si hubiese una única verdad, sería imposible pintar 100 lienzos del mismo tema¨. Pablo Picasso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.