Cuando tener oro era delito

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a explicar un acontecimiento histórico que sorprende, no sólo por lo que implica, sino también por dónde se produjo: Desde 1934 hasta 1974 tener oro en Estados Unidos era delito con penas de prisión de hasta 10 años.

¿Cómo es posible que ocurriera esto?

En 1933, tras el crack bursátil que comenzó el martes 29 de octubre de 1929, Estados Unidos estaba inmersa en la mayor depresión de su historia (que pasó a ser conocida como la Gran Depresión). La tasa de paro era de casi el 25%, la bolsa se había desplomado (en 1932 el valor de las acciones era sólo un 20% del valor en 1928) y casi la mitad de los bancos que existían antes de la Gran Depresión habían quebrado.

En este contexto, Franklin Delano Roosevelt fue elegido presidente de los Estados Unidos y, tras su toma de posesión el 4 de marzo de 1933, comenzó a adoptar una serie de medidas diversas para luchar contra la Gran Depresión que pasarían a ser conocidas como el New Deal. Estas medidas eran muy variadas e incluían la garantía estatal de los depósitos bancarios, proyectos de obras públicas, seguridad social y ayudas a granjeros y agricultores (llegando a aprobar ayudas a los agricultores que destruyesen sus cosechas para subir el precio de los productos agrícolas).

Para sufragar los gastos derivados de dichas medidas, el Gobierno Federal necesitaba sacar dinero de algún sitio para lo que redujo el sueldo de los funcionarios y las pensiones a los militares  y repelió la prohibición de fabricar y vender alcohol (lo cual no sólo incrementó los ingresos por impuestos sino que le granjeó un gran apoyo social). Pero los gastos seguían excediendo en mucho los ingresos por lo que necesitaba dinero adicional de alguna parte.

El recurso normal de los gobiernos en estos casos es el de imprimir dinero pero la ley de creación de la Reserva Federal exigía que todo el dinero que estuviese en circulación estuviese respaldado por al menos un 40% de oro. Pero eso no iba a parar al presidente de los Estados Unidos.

Así, el 5 de abril de 1933, Franklin Delano Roosevelt firmó una orden ejecutiva (la Orden Ejecutiva 6102) en virtud de la cual se prohibía la tenencia de monedas de oro, lingotes de oro y certificados representativos de oro bajo pena de multa hasta 10.000 dólares y/o prisión de hasta 10 años. Se exigía a cualquier persona que tuviese monedas, lingotes o certificados que los entregase a la Reserva Federal antes del 1 de mayo (con contadas excepciones) a cambio de 20.67 dólares por onza de oro. Posteriormente, el precio por onza para las operaciones internacionales fue incrementado hasta 35 dólares, devaluando el dólar frente al resto de divisas. Esa cantidad de 35 dólares por onza fue el precio oficial del oro hasta 1971, cuando Nixon suspendió la convertibilidad de los dólares en oro (el Nixon shock, sobre el que puedes leer en este post).

La prohibición se mantuvo en vigor hasta 1974, cuando el presidente Gerald Ford, que no sabía que tener oro era ilegal, vio en la televisión a Jim Blanchard preguntando por qué era ilegal ser propietario de una barra de oro, y suspendió la prohibición.

Oro delito

Con este post pretendo dar un ejemplo de las medidas que un gobierno puede adoptar cuando se enfrenta a situaciones desesperadas. Si Estados Unidos, país adalid del capitalismo y de la propiedad privada, fue capaz de prohibir la tenencia de oro, ¿qué podrían hacer otros países ante situaciones similares? ¿O Estados Unidos si vuelve a hacer falta?

Cuando se tiene oro se tiene miedo, cuando no se tiene oro se está en peligro”. Proverbio inglés.

Para saber más (en inglés):

Artículo de Mises Institute

Un par de artículos de Forbes

Otro más de The Telegraph