La creación de la Reserva Federal

Tiempo de lectura: 3'

En este post me gustaría contaros la historia de la creación de la Reserva Federal porque parece sacada de Hollywood.

Antes de la Reserva Federal

Entre los padres fundadores de los Estados Unidos existía un grupo liderado por Thomas Jefferson que se oponía violentamente a tener un banco central. A pesar de ello, durante la presidencia de George Washington, el Secretario de Estado Alexander Hamilton consiguió que se constituyese un banco central que se denominó el Primer Banco Central de los Estados Unidos y que fue constituido con una duración inicial de tan sólo 20 años. En 1811, sin embargo, el Congreso se negó a extender la duración del mismo y se extinguió.

Tan solo 5 años después, en 1816, el presidente James Madison aprobó la creación del Segundo Banco de los Estados Unidos con la intención de frenar la inflación que se había disparado desde la extinción del Primer Banco de los Estados Unidos. De nuevo la duración fue fijada en 20 años. Y de nuevo,  en 1836, el presidente Andrew Jackson se negó a extender su duración por verlo como una fuente de corrupción así que también desapareció.

El sistema financiero norteamericano careció entonces de un banco central hasta 1913, año en que se aprobó la creación de la Reserva Federal.

La crisis de 1907

Tras la crisis que azóto los Estados Unidos en 1907 (y que fue superada gracias a la intervención de JP Morgan) muchos banqueros y algunos políticos apoyasen firmemente la creación de un banco central que pudiese actuar en situaciones de crisis.

Es por ello que se creó una comisión presidida por el senador republicano Nelson Aldrich (suegro de John D. Rockefeller Jr.) que viajó a Europa a estudiar los bancos centrales de las grandes potencias: Reino Unido, Alemania y Francia.

Tras el viaje llegaba pues el momento de elaborar un plan para crear un banco central en Estados Unidos…

Jekyll Island

Por ello, en 1910, el Senador Aldrich convocó a una serie de magnates financieros para que se reuniesen en secreto y elaborasen ese plan de forma conjunta.

Estos magnates viajarían de incógnito hasta el sitio donde tendría lugar la reunión. El Senador Aldrich mandó su vagón de tren privado (sí, has leído bien, cosas de la época) a recogerlos a la estación de trenes de New Jersey. Debían llegar a la estación al mismo tiempo pero fingir no conocerse. Uno de ellos incluso llevaba un rifle de caza para poder utilizar la excusa de que iba a una cacería de patos.

Viajaron durante dos noches y un día hasta llegar a Brunswick, Georgia. Para mantener en secreto la identidad de los asistentes durante el viaje de tren (y que los sirvientes no les reconociesen), únicamente podrían dirigirse los unos a los otros por el nombre propio, sin usar sus apellidos.

Cuando llegaron a Georgia, tomaron un ferry y llegaron a un club para la élite situado en la Isla de Jekyll (parece que por sugerencia de JP Morgan, miembro del club) donde estuvieron reunidos durante 8 días. Una vez concluida la reunión, se volvieron a Nueva York.

Creación de la Reserva Federal

Las seis personas que acudieron a esta reunión secreta fueron:

(1) el Senador Nelson Aldrich;

(2) Arthur Shelton, asistente personal de Aldrich;

(3) Harry Davison, vicepresidente de JP Morgan y mano derecha de JP Morgan;

(4) Paul Walburg, socio de Kuhn, Loeb & Co. y Director de Wells Fargo Company;

(5) Frank Vanderlip, presidente de National City Bank; y

(6) Piat Andrew, profesor que trabajaba en ministerio de hacienda (Treasury) y que tuvo que prometer no informar a ministro (Treasury Seretary).

De la reunión salió un primer borrador de legislación que luego fue discutido en el Congreso y que, con ciertas modificaciones (algunas importantes), acabó convirtiéndose en la ley de creación de la Reserva Federal en 1913.

Los asistentes a la reunión negaron que la misma tuviese lugar hasta que habían transcurrido tres décadas desde que tuvo lugar.

Una historia de cine

La primera vez que oí la historia de la creación de la Reserva Federal me pareció más una historia de cine que otra cosa. Pero es totalmente cierta y la podéis comprobar en la propia página web de la propia Reserva Federal.

¿Y por qué fue tan secreta la reunión? Pues el motivo más probable es que era previsible que la opinión pública norteamericana, celosa de sus libertades individuales, se opondría fuertemente a cualquier plan de centralización.

Pero claro, también están las teorías conspiranoicas…

Si queréis saber más podéis leer los libros La criatura de la Isla Jekyll, que defiende la teoría conspiranoica, y El Banco de América: La lucha épica por crear la Reserva Federal, que intenta presentar una visión en mi opinión más imparcial (ambos links son de afiliado y a la versión inglesa).

¨Aquél que controla el suministro monetario de un país es el señor absoluto de todo el comercio y la industria¨. James Garfield, presidente de los Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.