¿Qué es la consolidación de deudas?

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a analizar la consolidación de deudas, una opción que es necesario explorar cuando nos encontremos ahogados por las deudas que tenemos que pagar.

Concepto

La consolidación de deudas consiste en unificar varias deudas en una sola. Para ello, lo que hacemos es pedir una deuda nueva que se utiliza para repagar las deudas anteriores.

Mediante la consolidación de deuda se consigue reducir lo que pagamos cada mes, bien porque el préstamo nuevo tiene un tipo de interés menor que las deudas anteriores, o bien porque su plazo de amortización es más largo (o incluso una combinación de los anteriores).

Un ejemplo

Imagínate que tienes dos préstamos que tienes que pagar cada mes: un préstamo que pediste para pagar un coche y un préstamo para pagar un viaje.

El préstamo para el coche es de 10.000 euros, con un plazo de amortización de 5 años y un tipo de interés del 3,5% por lo que la cuota a pagar cada mes es de 181,92 euros (puedes calcular la cuota a pagar con esta calculadora).

El préstamo para el viaje es de 3.000 euros, a amortizar en 3 años y su tipo de interés es del 5% anual. La cuota que sale a pagar es 89,91 euros al mes.

Entre ambos préstamos pagamos al mes es de 271,83 euros.

Si encontrásemos una opción que nos permitiese consolidar las deudas mediante un nuevo préstamo de 13.000 euros a 5 años y un tipo de interés al 4%, la cuota a pagar sería de 239,41 euros al mes, esto es, 32,42 euros menos cada mes.

Consolidación de deudas

Nota: a la hora de realizar el cálculo es necesario tener en cuenta si existen comisiones por amortización anticipada de las deudas anteriores o comisiones de apertura del nuevo préstamo. A efectos del ejemplo, por simplicidad, hemos asumido que no hay.

Ventajas e inconvenientes de la consolidación de deudas

La principal ventaja de la consolidación de deudas es que reducirás las cantidades que pagas cada mes, lo que te permitirá llegar a fin de mes con más tranquilidad. Esto es, aumenta tu liquidez.

Si la consolidación de deudas implica una reducción del tipo de interés, no solamente pagaras menos cada mes sino que, además, el total de intereses que pagarás a lo largo de la vida de la deuda nueva será menor que si mantuvieses las deudas antiguas.

Si la consolidación de deudas implica aumentar el plazo, en tal caso, aunque pagues menos cada vez, los inconvenientes son que tardarás más en pagar las deudas y que pagarás más intereses.

Pero, aun así, es posible que sea una buena idea por varios motivos:

1.- Porque, como decíamos antes, podrás llegar a fin de mes más fácilmente. Esta debe ser siempre la primera prioridad.

2.- Porque siempre puedes amortizar voluntariamente la deuda nueva.

Fíjate que al consolidar deuda pagas menos cada mes por lo que es más fácil que puedas ahorrar algo.

Y, además, consolidando puedes decidir pagar o no, mientras que sin consolidar tienes que pagar sí o sí. ¡Ganas flexibilidad!

3.- Porque al aumentar el plazo de una deuda mayor es el efecto de la inflación en tu favor (lo explicamos con detalle en este post).

Conclusión

La consolidación de deudas puede ser una fantástica herramienta para reducir lo que pagamos cada mes e incluso reducir el total de los intereses que pagaremos.

Aunque en algunos casos puede implicar que paguemos más intereses o tardemos más en repagar la deuda, si en la situación actual no llegas a fin de mes, es muy probable que merezca la pena.

Haz los cálculos con calma, no olvides las comisiones y toma una decisión informada.

Ah, y por favor, una vez consolidada la deuda no te pongas a pedir más deuda mala porque entonces el problema se hará mucho mayor.

La consolidación de deudas no reduce tus deudas, simplemente las restructura. Ten claro lo que pretendes conseguir al consolidar”. Barbara Corcoran, inversora norteamericana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.