La regla para conservar la riqueza de Jim Rickards

Tiempo de lectura: 3'

En el post de hoy me gustaría presentaros a Jim Rickards y la regla para conservar la riqueza que nos propone.

¿Quién es Jim Rickards?

Jim Rickards es un abogado, economista, historiador y escritor norteamericano con una visión que se aparta de la sabiduría convencional de Wall Street y que propone alternativas de las que se denominan ¨contrarian¨ (¡probablemente por eso me gusta!).

En mi opinión, merece la pena escuchar sus opiniones ya que Jim Rickards no solo ha trabajado en Wall Street durante más de 35 años sino que era consejero de un fondo de inversión denominado Long Term Capital Management L.P. en 1998, año en que la Reserva Federal de Nueva York organizó el rescate de dicho fondo mediante una inyección de 3.625 billones de dólares. Rickards fue el responsable de negociar el rescate por parte del fondo  así que conoce muy bien cómo funciona el sistema…

Nota Final: Si queréis saber más sobre Jim Rickars os recomiendo que leáis su libro Currency Wars (aviso, link de afiliado).

¿Y cuál es la regla que propone?

Pues al hablar de familias adineradas resulta habitual oír que la primera generación crea, la segunda mantiene y la tercera destruye. Pero hay algunas familias que conservan su riqueza durante siglos.

Pues Rickards se preguntó cuál era el secreto de esas familias para conservar la riqueza durante siglos. En particular, en una entrevista Jim comentó que en una cena en la que asistieron miembros de la familia Colonna (una familia italiana muy rica por lo menos desde el siglo XII), les preguntó cuál era su secreto para mantener la riqueza.

La respuesta que le dieron fue la regla de los tres tercios: Esto es, invertir un tercio de la riqueza en oro, un tercio de la riqueza en arte y un tercio de la riqueza en tierras.

¿Y por qué oro, arte y tierras?

Pues porque si ocurre cualquier debacle (como una guerra, una revolución comunista como la de Cuba o, sin irnos muy lejos, una crisis monetaria como la que está ocurriendo en Venezuela):

(i) al oro siempre se le reconocerá algún valor allá donde vayas y puedes transportarlo con relativa facilidad;

(ii) el arte también puede transportarse con cierta facilidad (al menos los lienzos de un cuadro) y actuará como un refugio de valor a largo plazo; y

(iii) la tierra (que no los edificios) resistirá el paso del tiempo y siempre será posible recuperarla o, al menos intentarlo (hay muchas familias cubanas esperando a reclamar las tierras que perdieron durante la revolución).

Piensa que en una situación dramática (¿recuerdas que hace no mucho nos preocupaba que se rompiese el euro?) es muy probable que la riqueza concentrada en activos financieros desaparezca porque el valor de un activo financiero depende, entre otras cosas, de que una contrapartida cumpla con su obligación (que una empresa tenga beneficios y distribuya dividendos, que alguien pague lo que debe…). Mientras que el oro, el arte y la tierra tienen un valor intrínseco.

Jim Rickards: regla para conservar la riqueza

Y es cierto que el valor de mercado de un bien no depende de su valor intrínseco (piensa en un bolso de marca, por ejemplo). Pero yo no creo que el oro, el arte o la tierra puedan llegar a valer cero (¿te imaginas un cuadro de Picasso que cueste cero euros?). La alternativa podría ser comprarte acciones del Banco Popular. Una inversión conservadora acorde con la sabiduría de Wall Street… que de la noche a la mañana pasó a valer cero.

Conclusión

Pues ahora conocéis a Jim Rickards y su regla de los tres tercios. ¿Funciona? Yo creo que incluso intituivamente podemos hacernos una opinión. Pero ya sabéis lo que siempre digo: En este blog no damos recomendaciones de inversión, sólo proporcionamos educación financiera. ¡Juzgad vosotros mismos!

¨Puede que sea muy tarde para salvar el dollar pero no para proteger nuestra riqueza. Vivimos en un sistema monetario de imitación que ha alcanzado su fase final¨. Jim Rickards.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.