La primera empresa de la historia: la Compañía Británica de las Indias Orientales

Tiempo de lectura: 4'

En este post vamos a presentar muy brevemente a la Compañía Británica de las Indias Orientales, la primera empresa que se fundó en la historia.

Origen

El 31 de diciembre de 1600, la reina de Inglaterra Isabel I constituyó, mediante cédula real, la Compañía Británica de las Indias Orientales, a la que otorgó el monopolio del comercio inglés con todos los países al este del Cabo de Buena Esperanza (en la actual Sudáfrica) y al oeste del Estrecho de Magallanes (en la Tierra del Fuego, entre Argentina y Chile). El objetivo de la compañía era romper el monopolio que hasta entonces disfrutaban los españoles y portugueses.

El primer viaje partió en 1601 con un solo barco, el Dragón Rojo, capitaneado por Sir James Lancaster, y fue un éxito al capturar una carraca portuguesa en el estrecho de Malaca. Posteriormente, continuaron los viajes hasta 1612 cuando, después de derrotar a los portugueses, consiguieron llegar a un acuerdo de comercio con el Imperio Mogul (un imperio musulmán que dominaba gran parte de la India).

Expansión de la Compañía Británica de las Indias Orientales

Para conseguir alcanzar la posición de dominio que acabó alcanzando, la Compañía tuvo que superar oposición tanto en Inglaterra como fuera de ella.

El hecho de que hubiese un monopolio provocó rechazo en Inglaterra, lo que llevó a que se fundase otra compañía rival en 1635 (la Asociación Courteen) si bien ambas acabaría fusionándose en 1708.

En cuanto a la oposición exterior, durante principios del siglo XVII la Compañía Británica de las Indias Orientales no fue capaz de imponerse a la Compañía Holandesa de las Indias Orientales pero, actuando juntos, lograron expulsar a los españoles y portugueses de las costas chinas. En 1662, la Compañía Británica recibiría las colonias portuguesas en India como parte de la dote de Bárbara de Braganza al casarse con el rey de Inglaterra Carlos II.

La gran expansión se produjo a partir de 1750, cuando comenzó a reclutar soldados de forma sistemática. Tras la guerra de los Siete Años, los británicos incorporaron gran parte de las posesiones francesas en la India. Además, los británicos se enfrentaron a los holandeses hasta en cuatro ocasiones durante los siglos XVII y XVIII. Tras la Cuarta Guerra Anglo Holandesa (entre 1780 y 1784) la Compañía Holandesa estaba prácticamente acabada, desapareciendo definitivamente en 1796 y disfrutando los británicos de un monopolio casi total del comercio con Asia.

Principales bienes comerciados

La Compañía Británica de las Indias Orientales comerció con productos innumerables tales como seda, índigo, especias o porcelana. Pero los siguientes productos fueron especialmente significativos:

Algodón

El principal producto que se comenzó importando desde la India, se establecieron tres factorías que acabarían siendo las sedes de las futuras presidencias británicas: Bengala, Madras y Calcuta. Los enfrentamientos con líderes locales y/o franceses llevaron a que la Compañía acabase dominando la totalidad de la India.

Salitre

Uno de los productos más lucrativos con los que la Compañía comerció durante el siglo XVII fue el salitre que importaba desde la India hasta Inglaterra, con la finalidad de proporcionar pólvora para los ejércitos reales.

Esclavos

A partir de la década de 1620, la Compañía Británica de las Indias Orientales comenzó a transportar esclavos mayoritariamente desde Mozambique y Madagascar a sus colonias en Indonesia, la India y la isla de Santa Elena. El transporte de esclavos fue dominante entre 1730 y 1750 y acabó en torno a 1770.

Té y opio

Durante la segunda mitad del siglo XVII, el té se convirtió en una de los principales productos que importaba la Compañía. Durante el siglo XIX, para poder financiar el comercio del té, los británicos comenzaron a importar opio desde la India a China. China prohibió el comercio del opio (llegando a estar penado con la muerte), que continuó ilegalmente y desembocó en la Primera Guerra del Opio (tras la que Inglaterra recibió Hong Kong) y la Segunda Guerra del Opio.

Como curiosidad, comentar que el nacimiento del banco HSBC en 1865 está íntimamente ligado con dicho comercio.

El declive

Durante la década de 1670, Carlos II de Inglaterra otorgó a la Compañía el derecho de adquirir territorios de forma autónoma, acuñar moneda, construir fuertes, reclutar ejércitos, forjar alianzas, declarar la paz y la guerra y ejercer la jurisdicción civil y criminal en sus territorios, constituyendo prácticamente un estado dentro de otro estado.

Compañía Británica de las Indias Orientales

Eventualmente, el Parlamento británico, cansado de verse envuelto en guerras que no eran prioritarias y queriendo recuperar su hegemonía, aprovechó las dificultades financieras que atravesaba la Compañía (que, de hecho, fue también la primera empresa en ser rescatada por un estado en 1773, mediante un préstamo de 40.000 libras), y adoptó una serie de normas por las que recuperó el control político. A partir de 1834 la Compañía Británica de las Indias Orientales se limitó a ser la agencia de gobierno de la India, papel que perdió en 1857. Finalmente, la Compañía desapareció en 1873.

¨Es la competencia lo que hace salir a las empresas de su complacencia¨. John Mackey, hombre de negocios norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.