Cómo mejorar tu situación financiera en 5 pasos

Tiempo de lectura: 13'

En este post voy a describir paso a paso lo que debéis hacer si queréis mejorar vuestra situación financiera. Sin rodeos, vamos directo al grano:

Pasos para mejorar tu situación financiera

Paso 1: Determina tu situación financiera actual 

Para poder llegar a tu destino, necesitas en primer lugar saber desde dónde empiezas. Así que lo primero que tenemos que hacer es analizar dónde nos encontramos desde un punto de vista financiero para lo que tendremos que hacer un listado de una serie de conceptos. Este primer paso resulta a veces complicado por lo aburrido que puede parecer pero, si no eres capaz de tomar este primer paso, en el fondo no estás comprometido con mejorar tu situación financiera así que… ¡manos a la obra!.

Ingresos y gastos

Comencemos en primer lugar por analizar lo que ganamos, nuestros INGRESOS. La mayor parte de las personas tienen un único ingreso: su sueldo. Asegúrate de poner la cantidad neta que recibes (esto es, sueldo bruto descontando impuestos y seguridad social) ya que lo importante a nuestros efectos es lo que efectivamente recibes, lo que ingresas. Si tienes dudas sobre el importe, simplemente pon lo que te transfieren al banco.

Algunas personas reciben otros ingresos ya sea porque tienen más de un empleo, porque reciben una beca o algún tipo de ayuda pública o porque tienen algún alquiler. En ese caso, tendremos que listarlos todos como INGRESOS.

Una vez que tengamos identificados los INGRESOS, pasaremos a analizar los GASTOS. Normalmente, el principal gasto de una persona es la hipoteca o el alquiler, pero el listado de GASTOS será extenso: el préstamo del coche, seguros, compra del supermercado, internet, el agua, la electricidad, el gas, la televisión por cable, la cuota del gimnasio, clases particulares, comidas en restaurantes, ropa… el listado es francamente interminable. Mi consejo es que los enumeres con cierto grado de detalle pero sin llegar a un nivel tal que enumeres gastos muy pequeños. Yo, por ejemplo, incluyo una partida que se llama ¨Otros gastos¨ en la que meto todos los gastos pequeños ya que no es necesario llegar a tanto grado de detalle y lleva mucho tiempo.

Para evitar tener que estar apuntando todos los GASTOS, una forma muy sencilla de tenerlos controlados es pagar todo lo posible con la tarjeta bancaria (ojo, la tarjeta de débito, no la de crédito, luego hablaremos de ellas). De esa forma, cuando veo mi extracto bancario aparecen ordenados todos mis GASTOS y, todo lo que he sacado en efectivo y me he gastado, lo introduzco en la partida de ¨Otros gastos¨.

Una vez identificados nuestros INGRESOS y nuestros GASTOS tenemos que compararlos. El objetivo que los INGRESOS sean mayores que los GASTOS (y cuanto más, ¡mejor!). Si no lo son, tendremos que adoptar ciertas medidas que describiremos en el paso 2.

Activos y pasivos

A continuación, tendremos que analizar lo que tenemos y lo que debemos. Vamos a referirnos a lo que tenemos como nuestro ACTIVO. Mi consejo es que únicamente incluyáis en el listado los ACTIVOS importantes, que tienen un precio fácilmente determinable: tales como la casa, el coche, acciones (si tienes alguna) y el dinero (el saldo de vuestras cuentas bancarias y lo que tengas guardado fuera del banco, ¡si tienes algo!). No tiene mucho sentido enumerar, por ejemplo, una colección de sellos o un sofá caro (aunque, llegado el caso, pudieses venderlos). Limitaos a lo que sea importante.

En cuanto al importe o precio de dichos activos, mi recomendación es que no perdáis mucho tiempo a la hora de determinarlo y pongáis algo razonable. Por ejemplo, para una casa o un coche, yo pondría el precio que, siendo prudente, creo que podría obtener si los vendiese mientras que para acciones pongo el precio de cotización. La idea es tener una idea aproximada.

Finalmente, tendremos que identificar nuestras deudas, a las que nos referiremos como PASIVO. Las deudas más habituales son la hipoteca, el préstamo para el coche, otros préstamos para consumo, deudas de tarjetas de crédito y préstamos de familiares. En este caso, identificar el importe suele resultar tan sencillo como consultar tu extracto bancario: el banco al que le debes el dinero lo tendrá perfectamente identificado. Si tienes deudas familiares, probablemente sabrás cuanto debes exactamente y, si no, pues tendrás que preguntar o calcularlo.

De nuevo, una vez identificados nuestro ACTIVO y nuestro PASIVO tendremos que compararlos, siendo de nuevo el objetivo que nuestro ACTIVO sea mayor que nuestro PASIVO.

Una vez que hayas determinado tu situación financiera como hemos descrito, habrás hecho lo mismo que hacen las empresas es sus estados financieros: la comparación de INGRESOS y GASTOS es lo que las empresas hacen en la CUENTA DE PÉRDIDAS y GANANCIAS y la comparación entre el ACTIVO y el PASIVO lo que las empresas hacen cuando elaboran el BALANCE de situación.

Un último apunte antes de pasar al siguiente paso: a los efectos de poder medir la evaluación de tu situación financiera, tendrás que realizar este análisis cada cierto tiempo. En mi caso yo lo hago con carácter mensual por dos motivos: (i) por simplicidad, ya que muchos de los gastos tienen un carácter mensual (la hipoteca, los préstamos, la electricidad…) y (ii) por ser prácticos, ya que al realizar el análisis cada mes, no tengo que estar preocupado cada día con lo que gasto pero, si hay algo que se me está yendo de las manos, no pasa mucho tiempo sin que lo identifique. Dicho lo cual, hacedlo cada cuanto tiempo como os apetezca, pero hacedlo.

Reto

Si de verdad estás comprometido con mejorar tu situación financiera, tienes que ponerte manos a la obra de inmediato. Para ayudarte, he preparado una Plantilla en Excel que te puedes descargar, por supuesto, gratis. Te reto a que prepares tu CUENTA DE PÉRDIDAS Y GANANCIAS y tu BALANCE en el plazo de una semana. Tómatelo en serio que tu futura libertad financiera depende de ello.

Paso 2: Reduce tus gastos (si te hace falta y sólo los que haga falta)

En primer lugar, indicaros que la filosofía de este blog no es en absoluto la de reducir gastos y vivir por debajo de tus posibilidades (ya que ello crea una mentalidad de escasez perjudicial) sino la de expandir vuestros medios para que podáis llevar la vida con la que soñáis (creando una mentalidad de abundancia).

No obstante, si te encuentras en una situación en la que tus GASTOS son casi iguales o incluso superiores a tus INGRESOS, necesitamos tomar una serie de medidas, de carácter temporal, para revertir la situación.

Gastos discrecionales y gastos no discrecionales

Para saber que GASTOS reducir, es conveniente que distingamos entre los gastos que hacemos porque queremos o GASTOS DISCRECIONALES y los que hacemos porque debemos, que son los GASTOS NO DISCRECIONALES (lo explicamos en más detalle en este post).

Para aumentar nuestros ahorros los más productivo es reducir los GASTOS DISCRECIONALES (comprar ropa, ir a restaurantes o de copas, los viajes…). Fijaros que digo ¨reducir¨ y no ¨eliminar¨ ya que eliminarlos crea una sensación de escasez contraproducente. Aunque si la situación es crítica no quedará más remedio que eliminarlos, al menos temporalmente.

También podemos reducir los GASTOS NO DISCRECIONALES (la hipoteca o el alquiler, el agua, el gas, la electricidad…). Estos gastos no pueden ser eliminados totalmente (imagina que dejas de pagar el alquiler, la electricidad o internet…) pero se pueden buscar alternativas más baratas. Al ser gastos recurrentes, un pequeño ahorro puede ser significativo en un año.

Resumiendo: reduce los GASTOS DISCRECIONALES y, solo si hace falta, elimínalos totalmente. Y busca alternativas más baratas para los GASTOS NO DISCRECIONALES.

Reto

Una vez que hayas preparado tu CUENTA DE PÉRDIDAS Y GANANCIAS, intenta clasificar tu gastos entre discrecionales y no discrecionales. Los gastos no discrecionales te darán una buena indicación de la cantidad máxima en la que podrías incrementar tu ahorro.

Paso hacia la libertad financiera

Paso 3: Deshazte de tu deuda (de la mala, no de la buena) 

La deuda en sí no es ni buena ni mala sino una herramienta que nos permite adquirir bienes sin tener todo el dinero que cuesta. Imaginad por ejemplo que para poder comprar una casa tuvieras que ahorrar todo el precio… ¡Sería muy complicado!

Deuda buena y deuda mala

No obstante, por conveniencia, vamos a seguir la distinción que ha realizado Robert T. Kiyosaki entre DEUDA BUENA y DEUDA MALA. DEUDA MALA sería aquella que hace que cada vez tengas menos dinero mientras que DEUDA BUENA sería la que hace que cada vez tengas más dinero.

Si te compras un apartamento para ir de vez en cuando, o te compras un coche o una moto cara para fardar, y te endeudas, esa deuda es DEUDA MALA porque cada mes tendrás que pagar la deuda y tendrás menos dinero para dedicar a otras cosas. Sin embargo, imagínate que te compras un apartamento para alquilar o un coche o una moto porque te hace falta ir a trabajar. En ese caso, la deuda será DEUDA BUENA porque gracias a ella cada mes ganarás dinero que no ganarías si no tuvieses esa deuda. Lo explicamos en más detalle en este post.

Muy bien pues, llegados a este punto, vamos a hacer un listado de todas las deudas que tenemos y vamos a clasificarlas en DEUDA BUENA y DEUDA MALA (excluyendo la hipoteca que dejamos aparte). Si no tienes DEUDA MALA, puedes pasar directamente al siguiente paso. Si tienes DEUDA MALA lo primero es repagarla. Así  aumentaremos el dinero disponible que tendremos cada mes. Lo único que tenemos que hacer es destinar parte de lo que ahorremos cada mes a amortizar deuda.

Para ello hay dos opciones: (1) comenzar a repagar las deudas más pequeñas primero o (2) comenzar a repagar las deudas más caras primero. El primer método tiene la ventaja de que vemos los resultados rápidamente… si bien yo recomiendo comenzar a pagar primero las deudas más caras. En cualquier caso, empieza a repagar la DEUDA MALA en cuanto antes.

Advertencia: algunas deudas establecen comisiones por amortización anticipada. En esos casos, el principio debe ser el mismo (pagarla cuanto antes) pero intenta hacerlo minimizando el importe de la comisión. Tendrás que hablar con tu banco y enterarte bien de las condiciones.

Reto

Haz un listado de toda la DEUDA MALA que tienes identificando claramente cuánto debes y cuál es el tipo de interés de cada una. Por ejemplo, imagínate que te compraste una moto y pagas una letra de 100 euros al mes. Pues intenta amortizar otros 50 euros al mes (esto es, pagando un total de 150 euros cada mes). Una vez que hayas pagado toda la deuda de la moto, de esos 150 euros al mes que antes destinabas a pagar la deuda de la moto, destina 125 euros a pagar la deuda del coche (por ejemplo) y quédate con los otros 25 euros para darte un capricho que te lo has ganado. Sigue así hasta que no te quede DEUDA MALA y verás como tienes mucho más dinero cada mes. ¡¡¡Acaba con la DEUDA MALA!!!

Paso 4: ¡Ahorra e invierte!

Si has llegado a este paso ya nos encontramos en posición de comenzar a hacer inversiones para alcanzar la libertad financiera. ¡Enhorabuena!

Cuanto mayor sean nuestros ahorros más fácil será invertir, eso está claro. Así que ahorra todo lo que puedas. Pero eso no quiere decir que debamos privarnos de nuestros pequeños lujos (recuerda lo que dijimos en el paso 2). Ojo que tampoco quiere decir que haga falta tener dinero ahorrado para comenzar a invertir pero eso lo trataremos en otro post más adelante.

Ahorrar es la parte fácil. Pero… ¿invertir? ¿En qué invertimos? La filosofía de este blog es que el camino más adecuado para alcanzar la libertad financiera consiste en realizar inversiones productivas (en este post puedes ver lo que queremos decir por inversiones productivas). Pero existen varias clases de activos en los que podemos invertir por lo que tendremos que seleccionar cuál de ellos encaja más con nuestras preferencias y especializarnos en el mismo. Invertir no es muy complicado pero si lo hacemos sin haber aprendido antes los aspectos fundamentales del activo de que se trate no estaremos invirtiendo, sino apostando.

Por lo tanto, tendremos que invertir en nuestra formación: leer libros sobre la materia, escuchar programas de radio, estudiar la historia y hacer cursos sobre el activo de que se trate.  Dicho lo anterior, en mi opinión, la formación no es suficiente para convertirnos en expertos pero si que sirve para ganar confianza y ayudarnos a perder el miedo. Para convertirte en un experto hay que empezar a invertir y adquirir la experiencia. Y cuando empecemos a invertir, inevitablemente cometeremos errores por lo que mi consejo es que, elijas el activo que elijas, tus primeras inversiones sean pequeñas ya que así tus primeros errores serán pequeños también.

En mi caso, mis primeras inversiones fueron en bienes inmuebles. En este post puedes ver los principales tipos de activos, sus ventajas e inconvenientes. Empieza por elegir el que más te guste y comienza a aprender (mientras ahorras, no te olvides).

Reto

Lee el post sobre los principales tipos de activos, elige el que más te gusta y cómprate un libro (y léelo) o apúntate a un curso online sobre el activo (y hazlo). También puedes descargarte un podcast y oírlo mientras vas a trabajar. Así convertirás ese tiempo desaprovechado en tiempo dedicado a tu formación.

Libertad Financiera

Paso 5: Fija tus objetivos

He preferido poner este paso en quinto lugar ya que creo que, para poder fijar objetivos es importante al menos saber cuáles son los otros cuatro pasos. Porque los objetivos deberían ser distintos dependiendo de tu situación financiera. Así, al principio, el objetivo puede consistir en hacer tus cuentas cada mes durante los próximos tres meses, o reducir determinados GASTOS DISCRECIONALES, repagar una DEUDA MALA, ahorrar una determinada cantidad o hacer un curso de inversión en bienes inmuebles. Y porque creo que fijar objetivos no debería ser un procedimiento estático, que hacemos el día 1 de enero de cada año (por ejemplo) y que ya no volvemos a realizar hasta el año siguiente, sino que debe ser un procedimiento dinámico, de tal forma que nuestros objetivos vayan cambiando a medidas que vayamos avanzando en nuestro camino hacia la libertad financiera.

Y en mi opinión, fijar objetivos es muy importante ya que los objetivos nos sirven de guía, de “brújula” a la hora de tomar decisiones. Por ejemplo, imagínate que quieres comprarte una nueva televisión porque la que tienes está un poco vieja. Actualmente no tienes ahorros suficientes para comprarla pero podrías comprarla a crédito, digamos a pagar en un año a un tipo de interés razonable. Pero en ese momento tienes el objetivo de repagar todas tus DEUDAS MALAS. En tal caso, es probable que tu objetivo te ayude a controlarte y decidas que mejor te esperas un poco, que al fin y al cabo la tele que tienes todavía funciona. Y así pospongas la decisión de compra a un momento posterior en el que ya te hayas librado de toda la DEUDA MALA y hayas ahorrado un poco.

En mi caso, antes de tomar una decisión, valoro las opciones, me pregunto cuál de ellas me acerca a mis objetivos y elijo la que creo que me acerca más. Si creo que ninguna de las opciones me acerca a mis objetivos, me pregunto cuál de las opciones me aleja más de mis objetivos y esa es la que deshecho. Si ninguna de mis opciones me acerca ni me aleja de mis objetivos, entonces es probable que no sea una decisión muy importante así que elijo la opción que más me apetezca que tampoco hay que volverse loco.

Además, los objetivos nos sirven también para medir nuestro progreso, nuestra evolución. Cada vez que cumplamos uno de nuestros objetivos nos daremos cuenta de que hemos avanzado un poquito en nuestro camino y ganaremos en confianza (comenzamos a darnos cuenta de que es posible, de que se puede). Imagínate la satisfacción que tendrás cuando te hayas liberado de toda la DEUDA MALA o cuando te propongas ahorrar 500 euros al mes… ¡y lo consigas! Y una vez cumplidos nuestros objetivos podremos fijarnos nuevos objetivos que de nuevo nos servirán de guía y nos ayudarán a seguir avanzando en nuestro camino y a seguir creciendo.

Cualquier objetivo es mejor que ningún objetivo así que por favor empieza a fijarte objetivos de inmediato. Aquí puedes encontrar recomendaciones sobre cómo fijar objetivos.

¨Cuando se trata de alcanzar tus objetivos financieros, cualesquiera que sean, no hay mejor momento que el presente¨. Suze Orman

  • https://www.facebook.com/app_scoped_user_id/1306841399432186/

    Muy buen blog Mr. Finanzas aquí tienes a un lector fiel. Espero el post sobre la hipoteca con interés. Saludos.

    • https://twitter.com/MrFinanzasPerso

      Gracias Primo. El post sobre las hipotecas ya está en marcha. Saldrá en breve. ¡Abrazos!

  • https://plus.google.com/112950354897808291464

    Sin duda de acuerdo contigo, buen artículo, también recomiendo invertir en criptomonedas pero con suma precaución por el riesgo que ellas contraen, por eso siempre recomiendo hacer estas inversiones en aquellas que ofrezcan un verdadero respaldo, últimamente han surgido criptomonedas respaldadas en metal, como Cryptosilver que se está respaldando en plata física, metal que tiene un buen pronóstico a futuro.

    • https://twitter.com/MrFinanzasPerso

      Gracias por tu comentario Nick. En el blog hay una sección entera dedicada a criptomonedas que quizás te pueda interesar. Cryptosilver no la conocía pero la voy a analizar. Hay otra denominada Glint https://glintpay.com respaldada por oro, por si es de tu interés. Saludos!!!