¿Cómo invertir en vino?

Tiempo de lectura: 3'

En el post de esta semana vamos a ver los distintos modos en las que se puede invertir en vino. Pero no os lo bebáis todo, ¡que os conozco!

¿Por qué el vino puede ser una buena inversión?

El vino es un activo que lleva con nosotros miles de años (la evidencia más antigua de su consumo es en torno al año 5.400 antes de Cristo en Irán) y  tiene pinta de que, por mucho que evolucione la tecnología, los seres humanos vamos a seguir consumiendo vino.

Además, los grandes vinos requieren un cierto período de maduración por lo que, bien conservado, tiende a aumentar su valor a medida que va pasando el tiempo. Eso implica que, si compras el vino joven y lo conservas adecuadamente, lo más lógico es que aumente su valor por el mero paso del tiempo.

Pero es que, además, desde los años 90, el vino se ha convertido en una inversión, se puede invertir en vino adquiriendo activos financieros sin necesidad de que el vino pase por nuestras manos.

¿Cómo hago para invertir en vino?

Existen distintas alternativas. Veámoslas.

Disclaimer: No tengo participación alguna en los fondos o empresas enumerados en el artículo, aunque lo estoy considerando.

1.- Comprando directamente las botellas

Una de las alternativas más tradicionales consiste en acudir a las bodegas y comprar botellas que deban conservarse un cierto tiempo antes de alcanzar su punto óptimo de consumo. Es decir, compras un vino embotellado pero que todavía no está listo para su consumo. Esta forma de comprar vino es bastante común en Francia, especialmente en Burdeos y Borgoña.

La principal ventaja de esta forma de inversión es que tienes un control absoluto sobre el activo en el que inviertes (la botella te la llevas).

Pero hay también una serie de inconvenientes. En primer lugar, necesitas ser un conocedor de la materia para saber qué estás comprando. En segundo lugar, necesitas mantener el vino en condiciones idóneas de conservación. Y, en tercer lugar, puede ser muy difícil vender las botellas pasados unos años ya que el comprador va a tener dudas, por ejemplo, sobre la adecuada conservación del vino.

Y también va a ser difícil fijar el precio. Existe una especie de bolsa que proporciona información sobre el precio de los vinos (Liv-Ex) y que incluso ha desarrollado una serie de índices que miden la evolución del precio de cestas de distintos vinos pero el acceso a dicha información sólo es posible mediante pago.

Invertir en vino
2.- A través de fondos que invierten directamente en vino

Otra posibilidad es comprar participaciones en fondos que hagan justo lo que hemos descrito en el punto anterior: comprar de la bodega, almacenar y vender. Algunos ejemplos son Wine Source FundThe Wine Investment Fund, Vinculum Fund o Wine Investment Fund Canada.

El problema es que, para poder invertir en estos fondos, vas a necesitar ser un inversor cualificado y, debido a que están fuera de España, es necesario estudiar muy bien el impacto de la fiscalidad.

3.- A través de fondos que invierten en la industria del vino

En este caso se trata de fondos que compran acciones de empresas relacionadas con el mundo vitícola: bodegas, distribuidores, productores de equipo agrícola… Un ejemplo es el fondo March International Vini Catena.

4.- A través de acciones en empresas del sector

Por ejemplo, comprando acciones de empresas como Barón de Ley o Bodegas Riojanas. Hasta hace unos años, también se podía invertir en Compañía Vinícola del Norte (CVNE) pero la excluyeron de cotización por los altos costes.

Conclusión

La inversión en vino puede ser una excelente opción para diversificar una cartera pero la inversión física en botellas es muy ilíquida y la inversión en fondos o acciones no deja de ser una inversión en activos financieros (si bien con un subyacente muy específico).

En cualquier caso, como siempre, recordaros que en este blog no damos recomendaciones de inversión y que, antes de invertir, es recomendable formarse bien, empezar pequeño e invertir sólo cantidades que podáis perder sin que os ocasione un gran quebranto.

Ten cuidado en confiar en alguien a quien no le guste el vino.” Karl Marx.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.