Cómo invertir en sellos

Tiempo de lectura: 4'

Aunque cuando uno habla de la inversión en sellos lo que le viene a la cabeza es la imagen de un señor cargado de álbumes y ojeando con una lupa los puestos de la Plaza Mayor de Madrid, lo cierto es que se estima que hay unos 400.000 coleccionistas sólo en España y unos 60 millones en el mundo. No es un mercado pequeño y tiene proponentes tan variopintos como la anterior presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen.

Veamos los puntos básicos.

Principales aspectos de la inversión en sellos

1.- La unidad de inversión

Como regla general la unidad de inversión no es el sello, sino la serie (sellos que se emiten en un mismo día con un mismo motivo). Es decir, el equivalente a una acción, un bono o una moneda de oro sería una serie de sellos, no un sello único.

Invertir en sellos

No obstante, existen ciertos sellos clásicos que si pueden ser objeto de inversión como, por ejemplo, el famoso penique negro, el primer sello postal emitido en la historia, que puede llegar a alcanzar precios estratosféricos.  ¡Y hay sellos todavía más caros!

En España un ejemplo de sello singular (más bien anecdótico) sería el famoso ¨Franco rojo¨, un sello de dos pesetas emitido en 1955 de color rojo que, claro, daba lugar a muchas bromas. La leyenda urbana dice que cuando Franco se enteró ordenó dejar de producirlo de inmediato al grito de ¨¿Rojo yo? ¡Ni en los sellos!¨ (aunque probablemente la explicación es otra).

2.- Tipos de sellos

En función de que hayan sido utilizados, o no, los podemos clasificar en tres tipos: el sello no usado o sin timbrar, el sello usado y el sello con charnela (que es un sello sin usar pero que coleccionista pegó en un álbum utilizando la esquina del sello y, por tanto, tiene un defecto en la goma de pegar). Evidentemente, el sello no usado es el que tiene más valor.

Otra clasificación es la relativa a la calidad: de lujo, normal o dañado. El sello de lujo es el que está perfecto y no tiene defectos, arañazos o errores de impresión. El sello dañado normalmente carece de valor.

3.- Valor del sello

El valor de los sellos depende fundamentalmente de dos aspectos: la limitación de su tirada y su aceptación universal. El valor estético influye algo pero muy poco.

Ventajas de la inversión en sellos

Las ventajas de este tipo de inversión son principalmente tres:

(i) el valor estético y el placer que se obtiene mediante la inversión (asumiendo que te guste la filatelia, claro);

(ii) se trata del activo tangible más fácil de transportar. Dicen que durante la segunda Guerra Mundial muchas personas pudieron llevar sus sellos consigo cuando huían y venderlos posteriormente; y

(iii) que es una inversión relativamente independiente de la evolución de los mercados financieros, pudiendo actuar por tanto como inversión defensiva.

Inconvenientes

No obstante, los inconvenientes no son pocos ya que, para poder invertir en sellos:

(1) es necesario, o bien ser un experto filatélico, o bien asesorarse adecuadamente;

(2) la inversión en sellos tiene que ser una inversión a largo plazo y, además, es bastante ilíquida siendo tus opciones de venta fundamentalmente:

(i) vender por internet en páginas como eBay o páginas especializadas;

(ii) vender a algún comerciante (que no compran cualquier cosa) o a otro coleccionista;

(iii) vender mediante casas de subastas; o

(iv) vender a través de sociedades filatélicas;

(3) es un mercado en el que no existe información estandarizada. Por ejemplo, para poder ver la evolución de los precios es necesario comparar los precios de una misma serie en los catálogos de distintos años; y

(4) es necesario conservar los sellos adecuadamente. Un problema de humedades puede implicar que has perdido toda tu inversión.

Invertir en sellos

Por dónde empezar a invertir en sellos

Yo no he sido capaz de encontrar ningún tipo de fondo de inversión o activo financiero que invierta en sellos (si conocéis alguno, por favor, ¡avisad!) lo que nos deja básicamente dos opciones:

(i) comprar sellos directamente en establecimientos especializados, ferias o por internet, o

(ii) hacer inversión dirigida mediante las sociedades filatélicas (que tienen mala fama desde Afinsa y Forum Filatélico pero que en su mayoría operan de forma legítima) que en muchas ocasiones incluso garantizan la recompra de los sellos y permiten comprar invertir pequeñas cantidades.

Si crees que te podría interesar invertir en sellos, Correos prepara un boletín trimestral que puede ser un muy buen punto de partida para los no iniciados. Aunque quizás lo mejor sea que te busques algún tipo de mentor que te guíe con el proceso y empezar con pequeñas inversiones, intentando disfrutar en el proceso.

El futuro de la filatelia

Para acabar, una última reseña: aunque parece que la filatelia es un hobby al que se dedican en exclusiva hombres de cierta edad, lo cierto es que la filatelia está experimentando su propia revolución digital con sellos en 3Ds o que incluyen realidad aumentada e incluso una serie de sellos con sabores y aroma desarrollada por Ferrán Adriá. ¿A que no te lo esperabas?

¨Lo más interesante sobre un sello postal es la persistencia con la que se adhiere a su trabajo¨. Napoleon Hill

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.