Cómo generar ingresos pasivos adicionales

Tiempo de lectura: 6'

En este post os voy a dar algunas ideas sobre cómo generar ingresos pasivos adicionales. A ver si os gusta alguna.

Hay muchas formas muy variadas de ganar dinero. Buscando en internet encontrarás sugerencias tan distintas como donar sangre (¡o esperma!), hacer encuestas por internet, dar clases particulares o vender las cosas que no usas (gran idea, por cierto, y para la que podéis utilizar la aplicación Wallapop para muebles o Chicfy para ropa de segunda mano).

Pero la mayoría de estas formas de ganar dinero no son métodos pasivos (esto es, métodos que casi no requieren tiempo o que requieren muy poquito), sino activos, que requieren inversión de nuestro tiempo.

La filosofía de este blog es la de generar ingresos pasivos realizando inversiones (en particular, inmobiliarias). Pero, a petición de algunos lectores, en este post vamos a explicar una serie de ideas que pueden servir para generar ingresos pasivos extras. Estos ingresos pasivos no te servirán para jubilarte porque no serán recurrentes (no se repetirán en el tiempo, serán excepcionales), pero te pueden ayudar a superar un bache.

Para generar estos ingresos pasivos extras hay, básicamente, dos fórmulas:

(A) Genera ingresos pasivos con los activos que ya tienes:

 1.- Bienes inmuebles

Muchos de nosotros tenemos bienes inmuebles de los que no obtenemos rendimiento alguno y que podríamos poner a producir. Veamos algunos ejemplos.

Quizás el ejemplo más habitual sería alquilar alguna habitación que tengas libre en tu casa, pero es muy posible que no te apetezca compartir tu casa con un desconocido. Pero a lo mejor no te importa que alguien se quede en tu casa el fin de semana cuando vas a visitar a tus padres al pueblo o el mes de agosto durante las vacaciones.

Hay multitud de páginas web donde puedes poner en alquiler habitaciones y/o tu casa por períodos cortos. La famosa página web AirBnB surgió porque el fundador necesitaba dinero extra y se le ocurrió que, como había un congreso en San Francisco y los hoteles estaban llenos, quizás podría poner unos colchones hinchables y alquilarlos. Y lo hizo. La idea evolucionó… y ¡se ha forrado el tío!  😉 

Otro ejemplo puede ser una plaza de garaje. Por supuesto, si tienes una plaza de garaje vacía, deberías alquilarla. Pero también podrías alquilarla cuando coges el coche para irte a trabajar. Porque es posible que a alguna otra persona que trabaje por donde tú vivas le pueda interesar alquilar tu plaza de garaje mientras estás trabajando. No sería complicado cobrar 50 euros al mes (¡que son 600 euros al año!). ¡Es una pequeña paga extra!

Y otra posibilidad sería alquilar tu trastero. Te sorprendería la cantidad de gente que estaría interesada en alquilar un trastero para dejar el equipo de esquí, las bicicletas o, simplemente, trastos varios. Si tienes un trastero vacío, alquilarlo es una opción que te puede dar algún dinerillo extra y que no debes descartar. Simplemente por unos cuantos anuncios en tu edificio y los edificios de la zona a ver qué pasa.

2.- Medios de transporte

Lo mismo puedes hacer con cualquier medio de transporte de tu propiedad. Podrías empezar por alquilar tu coche cuando no lo uses. Prueba aplicaciones como SocialCar o Drivy.

Quizás no puedes alquilar tu coche porque lo necesitas pero es posible que puedas ofrecer transporte a otros vecinos que trabajen por la misma zona que tú a cambio de que te ayuden a pagar los gastos de gasolina. Ellos se ahorran tener que ir en tren o autobús, tú te sacas un dinerillo y encima puedes utilizar los carriles VAO o de alta ocupación y ahorrar tiempo. ¿Te suena BlaBlaCar?

O quizás tengas una moto que solamente utilizas de vez en cuando y que podrías alquilar temporalmente mientras pasas una mala racha. O lo mismo con una bicicleta que podrías alquilar en Bikee. Yo he visto un anuncio de una persona que preguntaba a sus vecinos si podría alquilarles una bicicleta durante una semana porque se le había estropeado la moto. De nuevo, por intentarlo no pierdes nada.

Para que te hagas una idea de hasta dónde llega esto, puedes alquilar… ¡tu barco! en sitios como Incrediblue, Boatbureau o Nautal.

Además, puedes probar con cualquier otra cosa que se te ocurra en Relendo.  Hasta espacio de almacenamiento de tu ordenador que no utilices puedes alquilar en MaidSafe (aunque te pagarán en Safecoin, una criptomoneda).

Ingresos pasivos

(B) Utiliza el tiempo que vas a dedicar a una cosa para hacer varias a la vez o lo mismo a mayor escala (¡y cobra por ello!)

3.- Haz algo por lo que puedes cobrar mientras haces algo que te apetece

Por ejemplo, los viernes por la noche a mí no me apetece salir a cenar o a tomar copas. Que le voy a hacer, ya estoy mayor y lo que me apetece es quedarme en casa y ver una peli o leer un libro.  😳 

Pues podría hacerlo perfectamente mientras hago de niñera. Es verdad que algunas veces no podré estar tranquilo pero en muchas ocasiones los niños se irán a la cama a dormir y me sacaré un dinerillo extra por no hacer nada. Y no resulta complicado proponérselo a tus vecinos, que seguro que están encantados de que alguien a quien conocen se quede con sus hijos y de no tener que llevarte luego a tu casa…

Otro ejemplo (que funciona) es sacar a pasear al perro, especialmente al medio día. Las personas que tienen perro y trabajan suelen sacar al perro a pasear por las mañanas, antes de ir a trabajar, y/o por la tarde noche, cuando vuelven de trabajar. Pero al mediodía no pueden darse el lujo de volver a casa. Seguro que a muchos de ellos les gustaría que sus perros pudiesen salir un poco a la hora de comer pero tampoco le van a dejar las llaves de su piso a cualquiera. Imagínate qué suerte si justo el vecino de al lado no le importa sacar al perro un ratito mientras sale a correr por el parque… Si podría encajarte, prueba a ver con Gudog o Heygo.

4.- Haz algo que tienes que hacer pero a mayor escala

De nuevo aquí, la mejor forma de explicarlo es poner ejemplos.

Imagínate que en tu edificio vive alguno de esos pocos jóvenes afortunados que ha encontrado un trabajo, que se mata a trabajar y que llega a casa muy tarde, demasiado cansado para cocinar pero demasiado hambriento para no cenar nada. A lo mejor le puedes proponer que le preparas la cena un par de veces por semana a la misma vez que preparas la cena para tus hijos y que se la dejas en la puerta de su apartamento. Por cocinar un poco más de cantidad, te sacas un dinerito extra que te puede ayudar a pagar esos gastos extraordinarios e imprevistos. ¿No te parece que se pueda ganar dinero así? Pues lee este artículo de El Mundo para que veas la que hay montada.  Y hasta servicios especializados en comida sana hay. Si quieres probar aquí te dejo el link a Chefly donde puedes ofrecer tu comida casera. ¡Ñam, ñam!

Otra opción sería, cuando vayas al súper a hacer la compra, hacer la compra de otros vecinos (por ejemplo, a vecinos mayores a los que les cueste cargar con las bolsas o vecinos que no tengan coche y no puedan ir a un gran supermercado a menudo). Ofrécete a hacerles la compra a cambio de una pequeña cantidad y te sacas un dinerito extra. Mira las páginas de DelSuper  y Deliberry

Ingresos pasivos adicionales

En fin, esto son los ejemplos que se me han ocurrido a mí pensando un ratito. Seguro que si te pones a pensar y aplicas estos dos principios (maximizar el rendimiento de tus activos y maximizar el rendimiento de lo que haces) se te ocurren ideas adicionales de generar ingresos pasivos que a mí no se me han ocurrido. Yo he visto en Facebook a gente que quería alquilar cámaras de vídeo para rodar un corto o cámaras de fotos para hacer un curso de fotografía… Pon tu mente a trabajar y sé creativo.  💡 

La mejor forma de tener una buena idea es tener muchas ideas”. Linus Pauling.