Cómo afrontar los gastos extraordinarios

Tiempo de lectura: 3'

En este post vamos a ver cómo hacer frente a los gastos extraordinarios. Es muy frustrante hacer todo lo posible por ahorrar y que, de pronto, sin comerlo ni beberlo, tengamos que hacer frente a un gasto extraordinario y, no sólo no ahorremos, sino que encima gastemos parte de nuestros ahorros. ¿Qué hacer?

No te castigues

Por desgracia es inevitable que de vez en cuando tengamos que hacer frente a algunos gastos extraordinarios.

Puede ser algo descorazonador ver como, a pesar de todos tus esfuerzos, ocurre algo fuera de tu control y todo tu progreso financiero se va al garete. Si es el caso, mi primer consejo es que no te castigues.

Intenta ser positivo. Por ejemplo, piensa en qué situación financiera estarías si en los últimos meses no hubieras estado mejorando tus finanzas. Ese gasto extraordinario poder devastardor pero si no te hubieses puesto a ahorrar hace unos meses, estarías mucho peor.

Además, ese gasto extraordinario proporciona un valioso aprendizaje. Ya sabes como gestionar los meses inusuales y la próxima vez que ocurra (que ocurrirá) ya sabrás cómo reaccionar.

Crea un fondo de emergencia para hacer frente a estos gastos extraordinarios

Una medida prudente cuando empezamos a ahorrar es destinar una parte de nuestros ahorros a crear una especie de fondo de emergencia que esté siempre disponible.

Existen autores que recomiendan que el fondo de emergencia sea una cantidad entre tres y seis meses de gastos (si al mes necesitas 1.000 euros para vivir, que el fondo sea 3.000 o 6.000 euros). Lo dejo a tu elección.

En cuanto a dónde dejar el dinero del fondo de emergencia, si crees que no vas a ser capaz de controlarte y te lo vas a gastar, entonces quizás sea buena idea depositarlo en una cuenta de ahorro, para que no puedas tirar de ella con la tarjeta (pero ojo, que sea disponible cuando la necesites).

Yo, personalmente, lo dejo en la cuenta que uso a diario pero sé que hay un saldo mínimo del que no puedo pasar, porque me estaría comiendo el fondo de emergencia

En la medida de lo posible, planifica los gastos extraordinarios

Por definición los gastos extraordinarios son muy difíciles de anticipar pero, mirando los gastos extraordinarios que hemos afrontado durante el año anterior, es posible hacer una estimación de cuáles serán los gastos extraordinarios e intentar estar preparado para ello (por ejemplo, destinando una mayor cantidad al fondo de emergencia).

Por ello, cuanto más tiempo haga que controlas tus finanzas, más fácil te será estimarlos.

Gastos extraordinarios

Y si tengo que hacer frente a gastos extraordinarios y no tengo dinero

Entonces me temo que no queda otro remedio que endeudarse (y esa deuda es deuda mala). Yo intentaría por este orden: (i) pedir el dinero a un familiar (si es algo verdaderamente extraordinario y el familiar tiene dinero, es probable que te ayude); (ii) pedir un préstamo bancario; (iii) tirar de la tarjeta de crédito o (iv) pedir un préstamo rápido (ojo, que esta es la peor de las deudas malas, ultimísimo recurso por favor).

Y una vez hayamos pagado el gasto extraordinario, nuestro objetivo prioritario debería ser repagar esa deuda mala a toda velocidad (y luego construir ese fondo de emergencia para que los gastos extraordinarios no nos vuelvan a pillar desprevenidos).

Conclusión

Al fin y al cabo, el camino hacia la libertad financiera no es en absoluto un camino recto. Hay altibajos. Es normal. Pero cuánto mejor manejemos nuestras finanzas personales, mejor podremos hacer frente a los imprevistos.

Lo importante es no frustrarse, superar el bache, aprender todo lo que sea posible, y seguir avanzando hacia nuestros sueños.

¨Nuestros objetivos solo pueden alcanzarse a través de un plan, en el cuál creamos fervientemente, y a través del que actuamos vigorosamente. No hay otra ruta hacia el éxito¨. Pablo Picasso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.