Las criptomonedas emitidas por bancos centrales o CBDC

Tiempo de lectura: 1'

En este post vamos a analizar qué son las criptomonedas emitidas por los bancos centrales o CBDC (acrónimo en inglés de Central Bank Digital Currency).

Concepto de CBDC

Las CBDC serían criptomonedas emitidas por un banco central bien en sustitución o como complemento al dinero fiat de ese país.

Por ejemplo, el Banco Central Europeo podría emitir criptoeuros que serían equivalentes a los euros y servirían como medio de pago.

El primer banco central que comenzó a analizar esa posibilidad fue el Banco Central de Inglaterra.

Otros bancos centrales que están explorando esta posibilidad son el Banco Popular de China, el Banco Central Sueco, el Banco de Canadá o el Banco Central del Uruguay (entre muchos otros).

Ventajas e inconvenientes

Las principales ventajas que aportaría la implementación de una CBDB serían las derivadas del uso de la tecnología blockchain:

(i) velocidad de las transacciones sin necesidad de utilizar intermediarios;

(ii) seguridad;

(iii) trazabilidad que serviría para prevenir la evasión fiscal, el blanqueo de capitales o la financiación al terrorismo;  y

(iv) posibilidad de sustituir el efectivo y reducir los costes de señoreaje que implica (esto es, el coste de acuñar moneda o imprimir billetes).

El principal inconveniente sería, sin embargo, que, al ser emitida por un banco central, no existiría la descentralización propia de las redes blockchain, lo que las haría susceptible tanto a un ataque por parte de un tercero (imagina un hacker que bloquea todo el sistema) como a abusos o manipulaciones por parte del banco central o gobierno de turno.

Otro problema que plantean las CBDC es la posibilidad de que el banco central de que se trate (o el gobierno) tenga toda la información sobre los gastos que realizan sus ciudadanos, información de carácter personal y muy sensible.

CBDC

Futuro de las CBDC

En mi opinión tarde o temprano algún banco central emitirá una CBDC por las ventajas que aporta.

Dejando de lado el fallido Petro de Venezuela (que no pretendía sustituir a los bolívares), si tuviera que apostar, creo que lo haría por el Banco Popular Chino, al que no le aplican las mismas restricciones sobre tratamiento de datos personales que a los bancos centrales de la UE, Estados Unidos o Canadá.

De hecho, sería una herramienta (más) de control muy adecuada…

¨Toda nuestra tecnología es completamente innecesaria para llevar una vida feliz¨. Tom Hodgkinson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.