La primera crisis de países emergentes: 1825

En el post de esta semana vamos a ver la que fue la primera crisis de países emergentes.

Nota: Este post está basado en gran parte en un ensayo publicado por The Economist

La independencia de las colonias americanas

Influidos por las ideas de las revoluciones norteamericana y francesa y aprovechando la situación de debilidad de España (que desde 1808 se encuentra ocupada por las tropas napoleónicas), a partir de 1810 muchas de las colonias españolas en América se levantan en armas para conseguir su independencia.

Así, liderados por Simón Bolívar, José de San Martín y José Antonio Sucre, apoyados por Gran Bretaña y favorecidos por las disensiones en España (incluyendo la rebelión del General Rafael Riego en 1823, antes de embarcar para América desde Cabezas de San Juan), comienzan las declaraciones de independencia: México, Guatemala, Gran Colombia, Perú, Argentina…

Llegan los inversores británicos

Una serie de factores dieron lugar a que esta independencia fuese vista como una gran oportunidad por muchos inversores, especialmente en Gran Bretaña:

1.- Hasta ese momento la deuda emitida por Gran Bretaña había sido uno de los principales activos para la inversión pero, una vez acabada las guerras napoleónicas, los intereses eran cada vez menores (habían pasado del 5% en 1822 al 3,3% en 1824).

2.- Londres se había convertido en la principal plaza financiera mundial (desplazando a Amsterdam), por lo que los estados extranjeros acudían a este mercado para realizar la emisión de bonos.

3.- Gran Bretaña se encontraba en una fase de crecimiento en plena revolución industrial y necesitaba tener acceso a nuevos mercados.

Estos factores hicieron que las inversiones en las antiguas colonias españolas se hiciesen muy atractivas. Así, entre 1822 y 1825 Colombia, Chile, Perú, México y Guatemala emitieron bonos por un importe total de 21 millones de libras esterlinas (unos 2.800 millones de dólares actuales) en Londres.

Las acciones de empresas mineras británicas también se hicieron muy populares: por ejemplo, las acciones de la empresa Anglo Mexican pasaron de 33 a 158 libras en un solo mes.

Y los bancos ingleses se lanzaron a comprar grandes cantidades de bonos así como a realizar grandes préstamos especulativos. Se estaba formando una burbuja.

¿Y por qué era una burbuja?

Pues hay dos factores que explican porqué la inversión en estos países era mucho más arriesgada de lo que parecía.

1.- La falta de información.

Por aquel entonces ir y volver a América tomaba unos seis meses por lo que la información de la que se disponía era, por lo menos, imprecisa, cuando no directamente falsa.

Un ejemplo fueron los bonos emitidos en 1821 por un escocés llamado Gregor MacGregor que decía ser el cacique de un país llamado Poyais, ubicado en Centroamérica. Cientos de inversores compraron esos bonos sin hacer muchas preguntas y sin saber que no era un país real.  Incluso algunos colonos emigraron, la mayor parte muriendo en la aventura.

Otros países como México y Colombia sí que existían, pero tenían unos sistemas impositivos en fases muy rudimentarias, así que era muy improbable que pudiesen pagar los bonos que habían emitido.

Primera crisis de países emergentes 1825
2.- La enemistad entre Gran Bretaña y España

Los inversores eran conscientes de que la rivalidad con España significaba que Gran Bretaña apoyaba la independencia de las colonias españolas.

Pero eso no significaba que Gran Bretaña garantizase los bonos que emitían (como había hecho con las emisiones de otros países durante las guerras napoleónicas). No obstante, los inversores pensaron que, en caso de problemas, Londres saldría al rescate de los nuevos países y, como ofrecían una rentabilidad mayor que los bonos británicos, eran mucho mejor inversión.

España devuelve el golpe (sin querer)

Por ironías del destino, fue España la que pinchó la burbuja que se había creado. En 1823 parecía inminente que España iba a declarar una nueva quiebra, lo que generó que la ansiedad se instalase en los mercados de bonos y los precios comenzasen a caer dramáticamente: Para finales de 1825, los bonos de Perú habían perdido hasta un 40% de su valor nominal.

Los bancos británicos, expuestos a los bonos y a las acciones mineras, empezaron a tener problemas y los ahorradores, preocupados de que los bancos quebrasen, empezaron a retirar sus ahorros.

A pesar de que el Banco de Inglaterra suministró liquidez al sistema e incluso rescató algunas entidades (estableciendo lo que luego se convirtió en el modelo de rescate bancario), más del 10% de los bancos en Inglaterra y Gales quebraron.

Las consecuencias de la primera crisis de países emergentes

A pesar de que la burbuja se había creado fundamentalmente porque los inversores habían invertido sin diligencia alguna, el Banco de Inglaterra culpó a los bancos de la crisis e introdujo ciertos cambios legislativos.

Los bancos en Inglaterra no podían tener más de seis socios, por lo que había muchos bancos, pero muy pequeños. En Escocia, sin embargo, los bancos podían tener tantos socios como quisieran y emitían acciones libremente, y a los bancos escoceses les había ido mucho mejor durante la crisis. Así que el Parlamento adoptó el modelo escocés y aprobó la Banking Act de 1826, que permitió la existencia de grandes bancos y disparó las fusiones entre ellos.

Había empezado la época de los mega bancos o, como se llaman ahora, los bancos sistémicos.

¿Qué curioso, no? Los grandes bancos existen como resultado de la primera crisis de países emergentes…

¨Los bancos son gestionados por directivos. Los directivos van a hacer lo que sea necesario para protegerse. Por eso los bancos no van a actuar siempre de forma racional¨. Daniel Kahneman, autor del libro Thinking Fast and Slow