¿Sabes qué es un ángel caído?

Tiempo de lectura: 2'

En economía, el término ángel caído se utiliza para referirse a aquellas empresas que emitían bonos con grado de inversión (investment grade) pero cuya calificación crediticia ha pasado a ser la de bono basura.

Para entender esta definición hay que puntualizar primero una serie de conceptos previos.

Agencias de rating y calificaciones crediticias

Es probable que hayas oído hablar de las agencias de rating o agencias de calificación crediticia: Standard & Poors, Moody’s y Fitch son las tres más conocidas.

Estas entidades se dedican a analizar empresas y activos financieros (bonos, titulizaciones, etc.), asignándoles una posibilidad de default o impago.

Esta posibilidad se traduce en una nota o rating que va desde la mejor posible (AAA o triple A) hasta la peor (C o D según la agencia).

Y las notas se dividen a su vez en dos categorías: grado de inversión (investment grade) e inversión especulativa (speculative), también conocida como bono basura si hablamos de bonos.

Existen sutiles diferencias entre las agencias pero en general el límite entre investment grade y bono basura se sitúa entre BBB (triple B) y BB (doble B). Aquí tenéis una gráfica del Wall Street Journal que muestra los distintos grados:

Ratings
Tabla preparada por Wall Street Journal

La diferencia entre ser investment grade o inversión especulativa es muy importante porque hay un número muy importante de fondos que sólo pueden invertir en activos con un rating invesment grade.

Por ello, al pasar a grado especulativo, el coste de la deuda aumenta no solo porque la posibilidad de default sea mayor sino porque, además, se reduzca drásticamente la demanda.

Concepto: ángel caído

Pues bien, un ángel caído sería aquella empresa que emite bonos cuyo rating original era investment grade pero que, por un motivo o por otro, pasa a ser bono basura.

El uso de término era relativamente poco común hasta la llegada del Covid-19 y el paquete de estímulos aprobado por la Reserva Federal estadounidense en abril de 2020 que incluían la compra de bonos que habían perdido el investment grade como resultado de la pandemia y que incluía nombres como Ford, Renault o Royal Caribbean.

En Europa, el Banco Central Europeo no está comprando directamente bonos basuras de ángeles caídos pero sí permite que se utilice como garantía en las operaciones de financiación de la banca.

Ángel Caído

La tesis de inversión en ángeles caídos

La inversión en ángeles caídos puede resultar atractiva si el motivo por el que el rating de la empresa ha caído se debe a una situación temporal (por ejemplo, el Covid) y se cree que cuando pase dicha circunstancia la empresa se recuperará.

El problema es que es posible que la empresa no se recupere del todo o que quede herida de muerte especialmente si ya tenía algún problema antes de que apareciese la circunstancia temporal.

Además, es muy difícil prever la evolución futura sobre todo porque la capacidad de las cosas de ir a peor es infinita.

Cómo invertir en ángeles caídos

La opción más intuitiva es directamente la de compra los bonos emitidos por la empresa pero hay otras opciones como comprar acciones o incluso invertir a través de ETFs, tales como el iShares Fallen Angels USD Bond ETF o el VanEck Vectors Fallen Angel High Yield Bond ETF.

¨La deuda es la cerilla que empieza el fuego de cada crisis. Cada crisis tiene sus villanos: banqueros, reguladores, bancos centrales, políticos, consumidores entusiastas o agencias de rating (escoge a tu favorito) – pero todas las crisis requieren el mismo ingrediente: demasiado endeudamiento¨.  Andrew Ross Sorkin, escritor norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.