7 consejos para las finanzas en pareja

Tiempo de lectura: 4'

Hoy nos toca ver una serie de consejos para gestionar adecuadamente las finanzas en pareja. Y es que la gestión de las finanzas puede ser una de las principales fuentes de conflictos… ¡Evitémoslos!

 1.- Que hablar de dinero no sea tabú

Lo primero que tenemos que conseguir es ser capaces de hablar de dinero sin que ello genere una sensación de incomodidad o malestar. Esto puede no ser sencillo en absoluto, pero es absolutamente necesario.

Si tienes dificultades para hablar de dinero con tu pareja una buena idea puede ser fijar períodos específicos para ello. Para hacerlo más fácil podrías proponer tener una cena romántica en la que habléis de vuestros objetivos. Entre tus objetivos incluye algún objetivo financiero (ahorrar una cierta cantidad o hacer una inversión) y la conversación fluirá naturalmente hacia el medio para conseguirlo: el dinero.

Recuerda que cuanto más hables de finanzas en pareja, más normal será mantener ese tipo de conversaciones.

2.- Que haya comunicación fluida

Una vez que hayas evitado que la conversación sobre dinero sea un tabú, es conveniente fomentar el intercambio de información: saber cuánto gana cada uno o cuánto gasta cada uno.

Ojo, la idea no es que estéis constantemente hablando de dinero pero sí que tengas una idea de cómo van las cosas. Y no es tan difícil de conseguir ya que, en general, lo que gana una persona suele ser una cantidad relativamente estable cada mes (el sueldo).

Lo que uno gasta sí que cambia mes a mes. Yo,  para saber el importe aproximado de lo que ha gastado mi pareja le digo lo que he ahorrado ese mes y le pregunto cuánto ha ahorrado ella. Como sé lo que gana, ¡pues ya sé lo que ha gastado!

3.- Explorad la posibilidad de tener una cuenta conjunta

Dependiendo de cada pareja, es posible que tengáis todo el dinero en cuentas conjuntas, en cuentas separadas o un poco de dinero en cada tipo de cuenta.

En mi opinión es sano para la gestión de las finanzas en pareja que cada uno mantenga al menos una cuenta individual ya que, por ser parte de una pareja, no dejas de ser un individuo. Esa cuenta la puedes dedicar a tus gastos personales sin tener que estar dando explicaciones de cada euro que gastas.

No obstante, especialmente si hay hijos, es conveniente que haya una cuenta común destinada a pagar los gastos familiares comunes como el supermercado o el colegio de los niños. Si no, uno de los miembros de la pareja podría tener la impresión de que está pagando más gastos comunes de los que le tocaría.

Si tenéis una cuenta común, lo más recomendable es que cada uno aporte una cantidad cada mes, bien la mitad de lo que haya que aportar o bien en proporción a los ingresos de cada uno (lo que hago yo con mi pareja).

Para evitar discusiones posteriores, esta cuenta deberá ser utilizada con responsabilidad y sólo para pagar gastos comunes: Si te vas de marcha con tus amigos, esos gastos págalos con tu cuenta individual.

Finanzas en pareja

4.- Fijad objetivos financieros comunes

Como ya apuntábamos antes brevemente, una de las mejores formas de crear una dinámica sana en cuanto las finanzas en pareja es fijar objetivos financieros comunes.

Porque fijarse objetivos comunes obligará a trabajar en equipo y, si se fijan de forma correcta, la consecución de los mismos dará una sensación de logro, de éxito, que reforzará la pareja.

5.- Definid roles

Que trabajéis en equipo para conseguir objetivos financieros comunes no quiere decir que tengáis que hacer los dos lo mismo. Ya andamos bastante ocupados todos con el día a día como para ponernos a hacer las cosas por duplicado.

Si a uno de vosotros le gusta hacer las cuentas y controlar los gastos y el otro prefiere centrarse en ganar algo más de dinero, pues os complementáis perfectamente.

6.- Haced vuestra cuenta de resultados conjunta

Este punto es ya nivel avanzado y yo tengo que admitir que mi pareja y yo no lo hacemos.

Pero lo cierto es que es algo tan sencillo como que cada uno haga su cuenta de resultado mensual y que luego las suméis. Así podréis ver no sólo vuestra evolución personal sino también vuestra evolución financiera como pareja. Y podréis medir si estáis alcanzando vuestros objetivos comunes.

7.- Recordad que el respeto es fundamental

Este consejo no es estrictamente de finanzas personales pero creo que es muy relevante. A veces no será posible cumplir con los objetivos, porque habrá ingresos menores a los previstos, gastos excepcionales o inversiones fallidas o por cualquier otro motivo.

En tal caso replantearos la gestión de vuestros recursos, aprended de los errores y seguid trabajando juntos. Pero no os enfadéis ni os faltéis al respeto (y mucho menos por dinero).

Bueno, y esto es todo por hoy. Si se os ocurre algún otro consejo, ¡compartidlo por favor!

¨No me importa mucho el dinero, porque el dinero no puede comprarme amor¨. Los Beatles.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.