Las 5 mejores compras inmobiliarias de la historia

Tiempo de lectura: 5'

En este post vamos a dar una breve pincelada de las 5 mejores compras inmobiliarias de la historia (en mi opinión, claro  😛 ), ordenadas por orden cronológico.

Veréis que todas estas compras tienen un elemento en común: Estados Unidos. 

La compra de Manhattan por 24 dólares

La Compañía Holandesa de las Indias Occidentales era una sociedad que fue constituida en 1621 con el objetivo de hacerle la competencia a los españoles y portugueses en sus colonias americanas.

Según la leyenda, Peter Minuit (en aquél entonces Director General de la compañía) compró la isla de Manhattan a los indios por baratijas valoradas en unos 60 florines. A mediados del siglo XIX se estimó que esos 60 florines equivalían a unos 24 o 25 dólares y de ahí viene la expresión de que Manhattan costó 24 dólares (si bien a día de hoy serían unos 24 dólares, sino unos 1.000 dólares por el efecto de la inflación, que explicamos en este post).

No obstante, debido a que la primera referencia que existe a esta adquisición procede de una carta escrita el 7 de noviembre de 1626 y que hace una mención genérica a la compra, existen dudas sobre algunos extremos. Por ejemplo, quién hizo la compra (la carta no menciona a nadie en concreto), si lo que se compró fue la propiedad o no (los indios no tenían un concepto de propiedad similar al nuestro), si se compró a los indios adecuados (parece que la isla pertenecía a los Algonquines y el acuerdo fue con los Lenapes) y si se pagó con baratijas o con otras mercaderías más valiosas como armas o herramientas.

Sea como fuere, esa operación fue el comienzo de la que es hoy la ciudad más importante del mundo: Nueva York.

Compras inmobiliarias: Nueva York

La compra de la Louisiana por 15 millones de dólares

En 1803 la Francia Napoléonica estaba inmersa en un merdé considerable. Aunque acababa de firmar la paz con Reino Unido en 1802, el acuerdo no era satisfactorio para ninguna de las partes y era previsible que las hostilidades volverían a empezar pronto (lo hicieron en mayo de 1803 y Napoleón planeaba nada menos que invadir Inglaterra). Francia estaba ahogada por las deudas y su colonia más rica en el Caribe, Haití, se había alzado en armas.

En este contexto, Napoléon no tenía claro qué hacer con Louisiana, un inmenso territorio de algo más de 2 millones de km2 (que iba desde Nueva Orleans en la desembocadura del río Missisipi hasta lo que hoy es la frontera con Canadá en los estados de Montana y Dakota del Norte) y que Francia había recuperado de España en 1800, a través de un tratado secreto que se haría público en 1803 .

Cuando los norteamericanos descubren que la Louisiana iba a volver a manos francesas en 1803 se ponen nerviosos ya que les preocupaba perder sus derechos de comercio por el río Mississipi.

Por ello, el Presidente de los Estados Unidos, Thomas Jefferson, envía a un par de delegados a París con la idea de comprar solamente Nueva Orleans. Pero cuando llegan Napoleón les ofrece toda la Louisiana y no dudan en comprarla sin tan siquiera consultarlo. La compraventa fue firmada en París el día 30 de abril de 1803 y el precio a pagar era de 15 millones de dólares (unos 245 millones de dólares actuales según la calculadora de inflación).

A pesar de que hubo cierta polémica por cómo se acordó la compra e incluso porque no estaba claro que el presidente tuviese facultades de hacer la compra según la constitución americana, la operación fue una ganga y ha sido calificada varias veces como la mejor operación inmobiliaria de la historia.

La compra de Florida por 5 millones de dólares

Aunque después de la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, Florida quedó formalmente en manos de España, lo cierto es que España no tenía control sobre el territorio. Esta situación se agravó durante las guerras napoleónicas, durante la que se produjo el alzamiento de las colonias americanas, primero en respuesta al nombramiento de José Bonaparte (Pepe Botella para los amigos) como rey de España y, una vez que las tropas napoleónicas fueron expulsadas de España, como resultado de las diferencias entre las colonias y el nuevo Gobierno de Fernando VII.

En ese contexto, España (que no estaba para muchos líos) y Estados Unidos acordaron en 1819 que España cedería la soberanía de la Florida a Estados Unidos a cambio de que Estados Unidos reconociese la soberanía española sobre Texas (que Estados Unidos reclamaba como parte de la compra de Louisiana a Francia) y pagase 5 millones de dólares (unos 80 millones de dólares actuales). Pero Estados Unidos no pagaría esos 5 millones, sino que serían compensadas con una serie de reclamaciones que los Estados Unidos tenían contra España…  Me da a mí que nos tomaron bien el pelo.

La compra de California, Nuevo México, Nevada, Utah y Arizona (y más) por 15 millones de dólares

Como acabamos de ver, Estados Unidos reconoció la soberanía española sobre Texas en 1819 pero, en 1821, México se independizó de España. Los americanos pensaron que era buena idea intentar comprarles Texas por 5 millones de dólares, pero México rechazó la oferta.

Aun así, desde 1823 se empiezan a establecer colonos norteamericanos en Texas y van surgiendo tensiones por las diferencias de lengua, religión, los mayores impuestos que se pagan en México, las restricciones al comercio… total, que en 1836 se declara la República de Texas. Hay una guerra entre Texas y México (que gana Texas) y posteriormente Texas se adhiere a los Estados Unidos en 1845.

Claro, se lía la marimorena porque los mejicanos piensan que todo ha sido una argucia de los yanquis y estalla la guerra entre Estados Unidos y México en 1846. Pero México pierde la guerra y, en febrero de 1848, con las tropas norteamericanas instaladas en la Ciudad de México, se firma un tratado en virtud del cual Estados Unidos “compra” los actuales estados de California, Utah, Nuevo México, Nevada, Arizona, partes de Colorado, Oklahoma, Kansas y Wyoming por 15 millones de dólares (unos 420 millones de dólares actuales) como ¨compensación¨ para cubrir los daños ocasionados por la guerra.

Compras inmobiliaria: California

La compra de Alaska por 7.2 millones de dólares

Los rusos en su momento también montaron una Compañía rusa de América y, desde poco antes de 1800, empezaron a crear asentamientos en Alaska. Pero las expediciones era costosas, los indígenas se rebelaban a menudo, Rusia atravesaba dificultades financieras y los británicos (que en aquél entonces seguían controlando Canadá) habían puesto sus ojos en Alaska.

En ese contexto, en 1867, Estados Unidos compró Alaska al zar ruso por 7.2 millones de dólares (unos 125 millones de dólares actuales). La operación fue criticada en Rusia ya que se mal vendía un territorio en el que se había puesto mucho esfuerzo. También fue criticada en Estados Unidos, porque se compraba un bloque de hielo. Pero en 1890 se descubrió oro y todo cambió. Por no mencionar el petróleo que se extrae actualmente…

Los americanos hicieron otras inversiones inmobiliarias estupendas tales como la compra de las Islas Vírgenes a los daneses en 1917 por 25 millones de dólares. Y justo después de la Segunda Guerra Mundial, los americanos se ofrecieron a comprar Groenlandia por 100 millones de dólares pero esta vez los daneses no respondieron…  🙄 

¡Caray con los americanos! Está muy claro que saben ir de compras…

¨El valor de tu casa es el precio que tu vecino quiere pagar por ella¨. Confucio