5 hábitos de los millonarios

Tiempo de lectura: 4'

Un buen punto de partida para mejorar nuestra situación financiera es analizar como actúan y piensan los millonarios y comenzar a imitarles. En mi opinión, estos son los 5 hábitos característicos de los millonarios:

1.- Establecen objetivos (piensan en el largo plazo).

Cuando salimos de excursión es importante saber cuál es el destino y trazar una ruta para llegar al mismo ya que, en caso contrario, dejamos el destino en manos del azar. El mismo principio aplica con respecto a nuestra situación financiera. Hay que saber a dónde queremos llegar y elaborar un plan que nos permita llegar a ese destino. La mayor parte de la gente no se establece objetivos financieros sino que se contentan con ir tirando mes a mes y, al final, es sólo eso lo que consiguen, ir tirando.

2.- Trabajan por adquirir conocimientos y riquezas

No trabajan por un salario sino por adquirir conocimientos que les permitan generar riqueza. Los millonarios no quieren vender su tiempo a cambio de dinero (lo que hace cualquier empleado) sino que quieren aprender nuevas habilidades que les permita alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo. Una persona que quiera ser millonaria estará dispuesta a aceptar un empleo mal pagado (o incluso trabajar gratis) si cree que así podrá adquirir nuevos conocimientos que le permitan alcanzar sus objetivos.

Coche millonarios

3.- Los millonarios hacen inversiones

Los millonarios invierten, mientras que la clase media ahorra. Los millonarios invierten para generar riqueza y alcanzar lo antes posible sus objetivos. La clase media, al no tener objetivos financieros, no invierte sino que ahorra e invierte cuando piensa que tiene mucho ahorrado. Además, este hábito de invertir se manifiesta en otros tres sub-hábitos:

(i) Los millonarios invierten primero y gastan lo que les sobra.

Tienen un objetivo a largo plazo que les permite aceptar sacrificios en el corto plazo si es necesario. La clase media primero gasta, ahorra lo que le sobra y decide invertir cuando cree que ya ha ahorrado suficiente.

(ii) Cuando invierten, adquieren activos

Los millonarios adquieren activos como acciones, bienes inmuebles, negocios que a su vez le van a generar nuevos ingresos. La clase media adquiere cosas: un coche más grande, un apartamento en la playa, unas vacaciones más caras. Los millonarios también adquieren esas cosas pero antes han adquirido los activos productivos que le permiten no tener que trabajar para adquirirlas.

(iii) Invierten para aprender

Los millonarios, cuando invierten, invierten ellos mismos. Han aprendido antes de invertir o están en el proceso de aprendizaje y están dispuestos a aprender si hace falta. La clase media le da su dinero a un tercero (un agente de bolsa o el asesor de su banco) que le dice en qué invertir. De esta forma, no sólo no aprenden, sino que además se ponen en manos de un intermediario que quizás no sea más que un vendedor (y no un experto) y que prefiera recomendarle los productos con mayores comisiones.

4.- Tienen mentores

Mentores millonarios

Es mucho más sencillo aprender a esquiar con un monitor de esquí o a tocar el piano con un profesor de piano que aprender a hacerlo uno mismo. Los mentores son expertos en una materia que nos permiten acelerar el proceso de aprendizaje, reduciendo el número de errores que cometemos y animándonos a superar los obstáculos. Un millonario que vaya a invertir en acciones buscará primero un mentor del que pueda aprender, un profesional del sector, y tomará unos cuantos cursos sobre la materia. Estos cursos le ayudarán a mejorar sus conocimientos, lo cual, a su vez, le ayudará a ganar confianza y reducirá su miedo. Y probablemente le saldrá mucho más barato que invertir a ciegas (que no es muy distinto de apostar).

5.- Utilizan el apalancamiento

La clase media cree en el trabajo duro, los millonarios en el trabajo duro y el apalancamiento. Lamentablemente, trabajar duro no es suficiente para ser rico. Todos conocemos a muchas personas que trabajan duro y que no llegan a fin de mes.

Los millonarios trabajan duro al principio, aprendiendo. Una vez que han aprendido, utilizan el apalancamiento, entendido como la capacidad de hacer más con menos, para ganar dinero. Así, aprenden a utilizar en apalancamiento financiero (deuda) para incrementar sus ingresos, utilizan los conocimientos de otras personas (contratando asesores) de tal forma que no necesiten dominar todos los aspectos para realizar una inversión, incluso utilizan el tiempo de otras personas (¡y de forma ética!), como cuando contactan a un agente inmobiliario y le piden que les avise si una propiedad con determinadas condiciones sale al mercado. Este apalancamiento de distinto tipo les permite conseguir mucho antes sus objetivos pero requiere trabajo duro para adquirir el conocimiento previo.

Existen otras diferencias como, por ejemplo, que los millonarios suelen madrugar o que realizan una gestión no emocional del dinero (esto es, no entran en pánico si lo pierden), pero estos 5 hábitos son para mí los más importantes mientras que los otros son en cierta medida resultado de los anteriores. Si tienes objetivos que alcanzar, te será mucho más fácil levantarte pronto que si tienes que ir a un trabajo que detestas. Y si has aprendido sobre invertir en acciones, sabrás que a veces perderás dinero y otras no. ¡Es parte del proceso de aprendizaje!

¨El dinero es un buen sirviente, pero un pésimo amo¨. Sir Francis Bacon.